Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

lunes, 20 de febrero de 2012

El General Manuel Belgrano y el uniforme militar.


Se ha puesto de moda afirmar que personajes de nuestra historia, como el General Manuel Blegrano, hubiera preferido su condición de abogado civil a la de general de la Nación. Un breve fragmento de la obra "La Transformación de la Guerra" de Martin van Creveld pone la cuestión en un perspectiva más amplia y universal.

"Todo lo que es verdad acerca de las armas en la guerra lo es acerca de los uniformes. Los guerreros tribales siempre vieron a la guerra como la mejor ocasión para recubrirse con cuanto objeto fino poseyeran, incluyendo plumas, máscaras y tatuajes. Si hay alguna cosa de la que la épica guerrera nunca se cansó, seguramente, fue la de alabar la apariencia esplendida de sus héroes. Aunque Augusto fue mucho más grande como político que como general, la estatua que colocó en el foro que lleva su nombre lo muestran vistiendo armadura, un ejemplo que fue más tarde seguido por Marco Aurelio, a quien si lo juzgamos por su muy importante obra Meditaciones, [i] fue por su temperamento uno de los conductores más pacíficos que alguna vez vivió.

 Tal como lo muestran los ejemplares que han sobrevivido, la armadura medieval a menudo fue valorada tanto por razones decorativas como prácticas. Aun en 1799 los Mamelucos llevaban al campo de batalla sus posesiones más preciadas con el resultado de que los franceses luego de su victoria sobre ellos se encontraron pescando sus cuerpos en el Nilo.[ii]  Una visita a cualquier museo militar nos muestra las fortunas que se han gastado en cascos de oro; en armaduras grabadas; decoradas y hechas a medida; o en diferentes versiones de cubiertas corporales laqueadas; de tal modo que aun hoy, el equipamiento de un guardia montado de la Reina Isabel de Inglaterra cuesta tanto como un pequeño auto.
A medida que la armadura perdía sus funciones y era reemplazada por los uniformes, una invención de fines del siglo XVII; no transcurrió mucho tiempo en que el volviera a reinar el gusto por la decoración. Líderes del siglo XVIII como Luís XIV, Pedro el Grande y Carlos XII, así como otros de menor nivel, a menudo adoptaron como hobby el diseño de uniformes. No es para sorprenderse, que muchos de los atuendos producidos fueran, militarmente hablando, tan inútiles como hermosos. Tampoco debe pensarse que los cuellos almidonados, los botones brillantes, los sombreros de copa, los pantalones ajustados, los moños multicolores y las pelucas empolvadas se pretendían que sólo serían usados en los desfiles y nada más. Por el contrario, durante una gran parte de la historia, incluido el periodo napoleónico, las batallas en sí mismas representaban al más grande de todos los desfiles. En ese entones, así como ahora, los ejércitos que marchan, realizan operaciones de exploración y reconocimiento o cavan posiciones durante las operaciones de sitio, a menudo se ven como un conjunto de espantapájaros. Sin embargo, la víspera de cualquier gran combate encontrará a las tropas trabajando duramente para pulir sus armas y arreglar sus uniformes. La inclinación de los arqueólogos modernos a atribuir una función “ceremonial” a cualquier objeto costoso y muy decorado que encuentren se apoya, tanto en un malentendido del pasado como en una interpretación errónea.

Como decía Platón, la batalla es el momento apropiado para que el hombre luzca elegante.  Durante los últimos 150 años, el creciente aumento en la letalidad y en el alcance de las armas ha tornado problemáticas a las demostraciones marciales; los ejércitos, uno por uno y generalmente contra su voluntad, se vieron forzados a mudar sus esplendidos uniformes y reemplazarlos por los utilitarios “uniformes de combate” para poder mezclarse con el entorno. Aun, tan tarde como en la Primera Guerra Mundial el uniforme era la prenda normal para los jefes de estado que no fueran presidentes de una república, quienes a menudo lucían su triste figura en medio de sus resplandecientes colegas. Aun hoy la predilección por los uniformes es común entre ciertos grupos sociales quienes se visten con chaquetillas mimetizadas, borceguíes de salto y boina. A los líderes de muchos países en desarrollo, así como los jefes guerrilleros desde Jonas Sawimbi a Yasser Arafat, les encanta mostrase ataviados militarmente. Mientras que para la mayor parte del mundo desarrollado no es más la vestimenta normal ésta se ha mantenido como el traje ceremonial por excelencia. Desde Beijing hasta la Casa Blanca, cuando sea que un líder quiere impresionar, se rodea de guardias de honor cuyos uniformes son a menudo tan inútiles como teatrales". [iii]

Traducción y notas: Coronel Carlos Pissolito.



[i] El libro escrito en griego ponía de manifiesto las ideas estoicas de su autor. Su tesis central era que sólo la rectitud moral conducía a la tranquilidad, a través de la práctica de virtudes como la sabiduría, la justicia y la templanza. (N.T.)
[ii] Los Mamelucos eran esclavos convertidos al Islam al servicio de las dinastías turcas que gobernaron Egipto a partir del 1250. Luego de detentar un gran poder desaparecieron tras la derrota infligida por Napoleón en la batalla de las Pirámides. (N.T.)
[iii]  La aparición del Presidente de los EE.UU. George W. Bush a bordo de un portaaviones para anunciar el fin de las operaciones militares principales después de la invasión a Irak, vestido con el traje de vuelo de piloto de combate, es la más reciente y clara prueba de lo persistente de esta tendencia. (N.T.) 
Publicar un comentario