Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

lunes, 20 de enero de 2020

BREXIT; la elección británica

http://www.traditionalright.com/author/wslind/








por William S. LIND

La escena de la película Cabaret en la
que un integrante de las Juventudes
Hitleristas afirma que el
futuro le pertenece
El contraste más interesante que surgió de las recientes elecciones británicas no es la brecha entre los conservadores ganadores y los laboristas, que perdieron por mucho. Es la diferencia entre las elecciones de 2017 y 2019.

En 2017, la desafortunada Sra. May, entonces Primer Ministro conservador, intentó lo mismo que Boris Johnson hizo este año. Ella convocó una elección para obtener una mayoría sólida en el Parlamento para poder hacer que ocurriera el Brexit. En cambio, los conservadores perdieron escaños, obligándolos a formar un gobierno de coalición e imposibilitando el Brexit. ¿Por qué resultó tan diferente solo dos años después?

La Sra. May era una conservadora del Establishment, similar a los republicanos norteamericanos. Sus políticas se orientaron hacia el globalismo y las grandes empresas como a las finanzas que se benefician del globalismo. Jugó bien en las reuniones de los líderes europeos, usó, debidamente, los santos y señas del marxismo cultural y no tenía nada para decirles a los votantes laboristas tradicionales del norte de Inglaterra.

Boris Johnson, en cambio, es un populista, similar en muchos aspectos al presidente Trump. Pudo atraer a los votantes tradicionales conservadores y laboristas por igual. Prometió tomar decisiones y actuar donde la Sra. May había vacilado. Jugó al toro en la tienda de porcelana de la Unión Europea, disfrutando de lanzar y atacar a los eurócratas y líderes europeos establecidos por igual. Parecía preocuparse poco por la corrección política, en lugar de "Gran Bretaña primero" o incluso "Inglaterra primero", un punto que no se pierde en los escoceses (que son subsidiados por los ingleses). Muchos votantes ingleses que habían sido laboristas en cuestiones económicas fueron influenciados por el mensaje cultural de "mantengamos a Inglaterra inglesa". Como entiende el presidente Trump, al menos en tiempos de relativa prosperidad, la cultura triunfa sobre la economía.

Estos factores fueron, creo, más importantes para moldear el resultado de las elecciones que el Brexit o el neomarxismo de Jeremy Corbyn. Representan un amplio movimiento político que está creciendo en todo Occidente. Cada vez más europeos y estadounidenses rechazan el marxismo cultural en todas sus obras, incluida la inmigración masiva, el culto a los perdedores y la pretensión de que la raza, el origen étnico y la cultura no importan. Están orgullosos de la historia de su nación, incluso en el caso de Inglaterra que manejó la mayor parte del mundo durante varios siglos y hacen un buen trabajo, mejor, ciertamente, que los que vinieron después de ellos (el Rey Jorge nunca hubiera soñado con gravar con impuestos a los estadounidenses como, en gran medida, lo hace  "su propio" gobierno, ahora). (1)

Los partidos del Establishment y los políticos tendrán que adaptarse al surgimiento de una verdadera derecha o quedar marginados. En Europa, vemos una combinación de ambos. En Alemania, la CDU, falsamente conservadora, está perdiendo terreno, al igual que los socialdemócratas y la verdadera derecha de la AFD, es ahora la oposición en el Reichstag (como se llamará nuevamente cuando la AFD gane la mayoría). (2) En Francia, Monsieur Macron solo puede solo envidiar  las encuestas de popularidad del presidente Trump. Los italianos vuelven a encontrar mucho que admirar en el Duce.

¿Qué suma todo esto? A la derrota del marxismo cultural, también conocido como corrección política o "multiculturalismo". Pronto, en todo Occidente, las mayorías entregarán sus gobiernos a partidos que rechacen las autodestructivas demandas culturales del marxismo, el rechazo de la orgullosa historia de las naciones como solo historias de "opresión", el uso del poder del gobierno para poner a los no blancos y los a inmigrantes sobre blancos nativos, a la inundación de países ordenados con agentes de desorden. Los marxistas culturales se han extralimitado y están en un curso balístico hacia la papelera de la historia. A medida que perciben ese rumbo, responden volviéndose más exigentes, más estridentes y más absurdos. La gente ha visto al hombre detrás de la cortina de la izquierda, e Karl Marx, ahora vestido con políticas culturales fallidas en lugar de políticas económicas fallidas. Su reacción es un, "Puaj".

Como dice la línea de Cabaret, el futuro me pertenece. (3)

Traducción y notas: Carlos Pissolito.

Notas: 

(1) Se refiere al Jorge III del Reino Unido, quien en 1776  introdujo la Ley del Timbre, que impuso un nuevo impuesto que motivaron la sublevación de las colonias británicas en Norteamérica.

(2) El edificio del Reichstag es un famoso edifico que fue la sede del gobierno en tiempos del II Imperio alemán (1871-1918). 

(3) La película musical norteamericana "Cabaret" se desarrolla en el Berlín de postguerra y la línea que se menciona es pronunciada por un integrante de las Juventudes Hitlerianas. 

LA FORMACIÓN DE UN FRENTE POLÍTICO ELECTORAL Y LA REALIDAD POLÍTICA


     Cada hombre debe tener derecho a elegir su destino







por Carlos Enrique Laidlaw (*)

                                                                         
Un frente político electoral es la unión de diferentes Partidos Políticos con escaso desarrollo territorial y/o reducido volumen de asociados, cuya participación electoral tiene pocas posibilidades de éxito, de lograr separadamente, un triunfo con su fórmula presidencial.

Esta es la causa eficiente de su razón de ser, para integrarse alrededor de aquel que, potencialmente, posee -en principio- un caudal electoral importante y a través del mismo, lograr la formación de una alianza para ganar elecciones, tanto en la primera fase (PASO) como en la posterior (Elección General) con el fin que el binomio presidencial del Frente obtenga la mayoría para constituir un futuro Gobierno del Estado Nacional y lograr mayorías en el Poder Legislativo, al cual pueden sumarse los gobernadores de provincia cuyos partidos locales necesitan unirse al Frente mayoritario al cual son afines, para lograr su continuidad  en el ejercicio de sus cargos

domingo, 19 de enero de 2020

No todos los gatos son pardos.








por Carlos Pissolito

Foto reciente de un gato andino,
al que se lo creía extinto.
Muchas veces los mitos son más reverenciados que la verdad misma. Especialmente, cuando ese destructor del criterio propio que son la ideologías toman el lugar del sentido común. Que cómo ya sabenos es el menos común de los sentidos.

Por estos días, varios mitos parecen volver a cobrar vida. Uno de ellos sostiene, por ejemplo, que el Justicialismo es un movimiento de Izquierdas u otro que dice que no tenemos más remedio que ser aliados incondicionales de los EEUU.

EEUU: Otra falla operacional y estratégica

http://www.traditionalright.com/author/wslind/








por William S. Lind


Una base norteamericana en Irak. 
Una vez más, las FFAA de los EEUU ha demostrado que tiene poca comprensión del arte o la estrategia operativa. En venganza por un ataque con cohetes contra una base conjunta estadounidense-iraquí que mató a un contratista estadounidense e hirió a cuatro soldados estadounidenses, los Estados Unidos lanzaron ataques aéreos contra bases de Kataib Hezbollah, una milicia chiíta iraquí a la que culpó por el ataque con cohetes. Los ataques aéreos en Siria e Irak mataron a 24 miembros de la milicia. Kataib Hezbollah negó que sus fuerzas lanzaron los cohetes.

miércoles, 15 de enero de 2020

La PARTICIPACION CIUDADANA es la PUERTA para el BUEN GOBIERNO.










por Carlos Pissolito

Una clara consigna que movilizó
multitudes. 
Hace pocos días, la provincia de Mendoza, vio a sus legisladores,  de los 2 partidos mayoritarios, modificar una ley para permitir el uso del cianuro para tareas de extracción minera. Y luego, de asistir a una masiva protesta popular contra esa ley, como pocas veces se había visto antes. También,  presenció a su gobernador, pasar del apoyo irrestricto a la norma, a no querer reglamentarla y, finalmente, a obtener su derogación por esa misma legislatura.

El hecho saliente que queremos señalar no tiene nada que ver con la minería y la leyes que reglamentan su ejercicio. Sino de cómo se están modificando las formas de legitimidad política, no solo en nuestra provincia, sino en el Mundo en general. Pues, si antes bastaba, tal como lo prevé nuestro marco constitucional provincial, que una ley fuera votada por nuestra Legislatura, para que la misma fuera considerada como tal y acatada, en consecuencia. Eso ya no alcanza.

Como lo expresó el mismo gobernador hace falta que para que una ley sea ley cuente con el debido consenso social para que sea considerada justa y obligatoria.

Como ya dijimos este hecho está lejos de ser uno aislado. Nos marca el camino de lo que se viene. Tal como ha quedado evidenciado en varias protestas populares que se desarrollan, en forma simultánea, en lugares tan disímiles como Teherán y Santiago de Chile.

Por estos hechos y por otros no tan evidentes, creemos que se necesita un cambio radical para superar la crisis en nuestros sistemas de gobierno.  Hoy se ha puesto de moda la palabra “solidaridad”, aunque las Izquierdas y las Derechas tenga de ella una idea muy diferente. Ya que las primeras quieren nivelar todas las desigualdades, hasta las necesarias, y las segundas pretenden mantener todos los privilegios posibles, aún los injustos.

Otra forma de verlo es entre una puja entre populistas y republicanos. Para los primeros se trata de un problema de desigualdad, de la opresión de los grupos desfavorecidos y la imposición de fuerzas del mercado para todo, desde los servicios públicos hasta los espacios urbanos. Mientras que para los segundos, se hay que integrarse al Mundo como un país normal, respetuoso de las formas y de la cohesión de "gente como nosotros".

Sea como sea, la solidaridad conduce, siempre, a una discusión sobre ls valores y, en este sentido,  el debate tiende a polarizarse y a terminar siendo una discusión sobre las mejores  formas de políticas de representación.

Al calor de estas discusiones las sociedades alrededor del mundo se preguntan a sí mismas: ¿cómo podemos unir a las personas para garantizar que nuestras instituciones tengan legitimidad y trabajen para satisfacer las exigencias del bien común?

No son pocas, tanto nacionales, provinciales y hasta municipales que creen haber encontrado la respuesta a este problema en distintas formas de participación y de deliberación ciudadana.

Existen varios modelos de deliberación, pero todos se basan en el principio de darle voz y un mayor poder de representación a los ciudadanos de a pie. Ya sea, utilizando procesos estructurados o, simplemente, escuchando la “voz” que amplifican las omnipresentes redes sociales.

No cabe duda que los participantes en de estos procesos deliberativos los disfrutan. Una proporción significativa cambia sus puntos de vista durante el proceso y, aunque no siempre se busca o se logra el consenso total, ayuda a las personas a desarrollar una comprensión respetuosa de sus diferencias. Se puede decir que, en marcado contraste con la mayoría de los resultados políticos convencionales, la deliberación saca lo mejor de una comunidad.

Por otro lado, el proceso fomenta el respeto de los políticos profesionales para con las distintas corrientes de opinión sobre un tema dado. También, de paso, ayuda a esos mismos políticos, a seguir adelante con debates que se han estancado y que se han polarizado, facilitando la toma de decisiones difíciles, al demostrar que los ciudadanos verdaderamente representativos, han llegado a conclusiones similares.

Un proceso deliberativo ayuda a enmarcar y estructurar los debates sobre temas complejos. Por ejemplo, antes de la votación de Brexit en la Gran Bretaña, muchos parlamentarios y otras figuras de alto perfil, como arzobispo de Canterbury, sugirieron la realización de una "asamblea de ciudadanos" deliberativa como una forma de avanzar en la búsqueda de una solución.

Procesos similares se ha verificado en otros lugares en los que era necesario tomar decisiones sobre temas complejos como los intensos debates que tuvieron lugar en Colombia para poner límites al proceso de paz con las FARC. O, en temas más sencillos, como ocurre en ciudades Bélgica, de Canadá y de España, donde ciudadanos del común son invitados para participar en las innumerables asambleas deliberativas organizadas en varias ciudades. Ya que muchos gobiernos municipales  consideran que los paneles de ciudadanos son una parte vital de la "arquitectura de toma de decisiones" de sus ciudades.

Las mayores barreras para el mayor uso de la deliberación en forma institucionalizada es la vanidad de algunos de nuestros políticos profesionales. Pues, no entienden ni aceptan la deliberación. Ya que para ellos “el pueblo no delibera ni gobierna”. Para eso están ellos, sus representantes.  En no pocos casos, adoptan la posición de: "no lo entiendo, así que no me gusta". Es más, algunos de ellos ven con hostilidad a los ciudadanos comunes que se manifiestan y tienden a negarles el acceso a los medios de comunicación masiva. Pero,
con esta actitud, quedan expuestos, como ya ha quedado demostrado, a las cada vez más frecuentes, explosiones de deliberación espontánea.

Lamentablemente para ellos, vivimos en una era de hiperconectividad y de sobreabundancia informativa. La gente, si bien ya no lee, como antes, ni siquiera mira televisión. Se informa por las redes sociales y de entre ellas, ha elegido a la menos seria de todas: al Whatapps.

Una red que no solo es útil para coordinar el pool del transporte escolar de nuestros hijos y otras tareas prácticas. Es una, técnicamente, ideal para la transmisión de cadenas con mensajes multimedia. Y una que es, especialmente, vulnerable y con ninguna medida de control, pues no existe una cabecera de red, contra las denominadas “fakenews”.

Al respecto, todos nosotros, podemos dar fe de la innumerable cantidad de mensajes recibidos por estos días en relación al mencionado tema de la megaminaría. Algunos de ellos, muy agresivos y abiertamente tendenciosos.

En función de ello, si nuestros representantes políticos se siguen negando a admitir la necesaria institucionalidad de los nuevos procesos de deliberación, me temo que se deberán preparar para enfrentar las explosiones de las espontáneas; fogoneadas por una red de operadores invisibles, pero muy efectivos.

Nunca ha sido una buena receta barrer las críticas bajo las alfombras del poder. Por el contrario, si la democracia es como una bicicleta y no avanza a cierta velocidad, comienza a tambalearse. Y la deliberación, bien, podría ser la forma de hacer girar los pedales.

martes, 7 de enero de 2020

Trump, el Intimidador falla nuevamente. Porque él es solo un matón con delirios de grandeza.


https://www.nytimes.com/2020/01/06/opinion/trump-iran-trade.html?action=click&auth=login-google&login=google&module=Opinion&pgtype=Homepage








Paul Krugman (1)

Las crisis internacionales, a menudo, conducen, al menos inicialmente, a un creciente apoyo para el liderazgo de un país. Y eso está sucediendo claramente ahora. Hace apenas unas semanas, el líder de la nación enfrentó un descontento público tan intenso que su control del poder parecía estar en riesgo. Ahora el asesinato de Qassim Suleimani ha transformado la situación, generando una ola de patriotismo que ha fortalecido enormemente a los responsables.

Desafortunadamente, esta manifestación patriótica alrededor de la bandera no está ocurriendo en los Estados Unidos, donde muchos (con buena razón) sospechan profundamente de los motivos de Donald Trump, sino en Irán.

sábado, 4 de enero de 2020

¿Es lícito matar a un comandante enemigo?











"Es excelente tener la fuerza de un gigante. Pero es tiránico usarlo como un gigante."

W. Shakespeare. "Medida por medida".





por Carlos A. PISSOLITO

Desde las guerra tribales y hasta la Edad Media, matar al jefe enemigo representaba el mejor método para ganar un combate, una batalla y hasta una guerra. El ejemplo más conocido de todos, es el del gran Alejandro en Gaugamela, cuando cargó directamente contra Darío con la esperanza, bien fundamentada, de que la cohesión de las fuerzas persas dependía
La muerte del popular general motivó
grandes manifestaciones en Teherán. 
sólo de la presencia del “Gran Rey” en la línea de batalla.

Posteriormente, los siempre prácticos romanos, recompensaban a un soldado que matara al comandante enemigo con una alta condecoración, la denominada la “spolia opima”.

La Modernidad trajo consigo la idea de que quienes hacían la guerra eran meros empleados estatales. Por lo que no se suponía que combatieran por un interés personal. En consecuencia, matar o detener a aquellas personas responsables de la conducción de las operaciones militares, perdió sentido y se dejó de hacer.

miércoles, 1 de enero de 2020

EEUU: El fin de la candidatura de Biden.

http://www.traditionalright.com/author/wslind/






William Lind

¿Por qué la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, retrasa la transmisión de los artículos de juicio político al Senado? Debido a que ella y otros demócratas saben que un juicio en el Senado contra el presidente Trump podría significar el fin de la candidatura más fuerte de los demócratas, Joe Biden, por la Casa Blanca.

Si los senadores republicanos muestran un poco de coraje y un poco de cerebro, convertirán el juicio de Trump en un juicio contra Joe Biden. ¿Por qué? Porque si la solicitud del presidente Trump al presidente de Ucrania para investigar a los Bidens se basó en una relación genuinamente corrupta entre Joe Biden, su hijo y una compañía de gas ucraniana, entonces el presidente Trump solo estaba cumpliendo con su deber al hacer la solicitud. No se trata simplemente de corrupción en Ucrania; significaría corrupción en la Casa Blanca de Obama. Y la corrupción en la Casa Blanca, en una reciente administración presidencial, es algo que el pueblo estadounidense debe saber, especialmente cuando la persona que encabeza la escalera de corrupción ahora es la candidata a la presidencia.

Hombre rico, hombre pobre.








Martin van Creveld

Capital in the Twenty-First Century (front cover).jpgQuienquiera que eche un vistazo superficial a los medios de comunicación de hoy no puede escapar a la impresión de que, en casi cualquier país que uno pueda poner bajo la lupa, la desigualdad económica ha ido en aumento. Hasta el punto, de hecho, donde ahora representa un peligro real no solo para la democracia, que se encuentra en el umbral de convertirse en una simple conspiración entre políticos y capitalistas destinada a robar a todos los demás, sino al orden social y, en el no tan remoto futuro, tal vez el gobierno como tal. En cualquier caso, tales son las conclusiones que la gente saca del libro: “El capital en el siglo XXI” de Thomas Picketty, desde que se publicó en 2013, no solo se ha convertido en un best-seller sino que ha alcanzado un estatus casi icónico entre muchos. Ahora no hay duda de que Picketty es tan buen economista como ellos. ¿Pero lo hizo bien? ¿Es la situación realmente tan mala como parece? Para algunas respuestas muy breves, considere lo siguiente.