Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 3 de noviembre de 2013

La convergencia germano-española.

 

 

 

http://www.clarin.com/edicion-impresa/industria-espanola-converge-alemana_0_1022897789.html

La industria española converge con la alemana


Por Jorge Castro - 03/11/13

                                  
España tiene 26% de desocupación (54% entre los jóvenes de 18 a 29 años), 3 años de recesión continuada hasta el primer semestre de 2013 y el nivel de calificación de su fuerza de trabajo está entre los 3 más bajos de la Zona Euro. Al mismo tiempo, los costos laborales han caído 30% en los últimos 5 años y la productividad del sector industrial se ha incrementado en un porcentaje superior. De ahí que la cuenta corriente se haya tornado positiva por primera vez en los últimos 20 años, arrastrada por las exportaciones fuera de Europa, dirigidas sobre todo a China, India, México y Brasil.
España dispone de 20 grandes empresas transnacionales, cada una de las cuales ocupa uno de los tres principales lugares de su actividad; y esas compañías han generado el año pasado 60% de sus ingresos en el exterior (50% o menos en 2007).
Ello ubica a España en el 11° lugar en el mundo dentro del sistema transnacional de producción.
Las exportaciones manufactureras alcanzaron los 222.643 millones de euros en 2012, la cifra más alta de su historia; y hay una nítida convergencia con la industria alemana –que fija el marco de lo posible en la Zona Euro– con un nivel de incremento de la productividad 2,5% mayor en España que en la República Federal.
Si esta tendencia se mantiene en el próximo lustro, la productividad/competitividad de la industria española superaría a la de Alemania. Lo que sucede con la reestructuración de la manufactura española no se traduce necesariamente en un incremento del producto, ni tampoco en la creación de empleo, que corren por cuerda separada.

El salto de productividad de la industria española marca el rumbo de la economía y de la sociedad en los próximos 10/20 años, y al hacerlo, disminuye estructuralmente la incertidumbre provocada por la crisis, y en este sentido adelanta el futuro. El superávit de cuenta corriente señala esta tendencia y treparía este año a 1% del producto, tras haber mostrado un saldo negativo de -1,1% en 2012 y prometer una brecha positiva de 1,8% en 2014 (4.712 millones de euros).
Si la productividad de la industria española converge con la alemana, implicaría un incremento de la competitividad manufacturera de 7% respecto a los niveles de los últimos 10 años. Pero este logro tendría un impacto mayor en España que en la República Federal, debido al punto inferior de partida. Es crucial que este incremento provenga de nuevas y exitosas empresas, capaces de dejar atrás la sobreregulación característica de la economía española en los últimos 30 años, traducida en las elevadísimas barreras de ingreso para los nuevos emprendedores.
En el “modo capitalista de producción” surgido tras la crisis financiera global de 2008-2009, sólo las empresas y actividades hipercompetitivas logran sobrevivir. Por eso, las políticas de estabilización de efecto inmediato se asimilan ahora a las reformas estructurales de largo plazo. La crisis de la Zona Euro no tiene un carácter primordialmente financiero. Por debajo de ella, lo esencial es la incapacidad de competir en un mundo globalizado, como lo revela su déficit estructural de cuenta corriente.
Esta situación se ha agravado ante las nuevas reglas de competencia de la economía mundial que ha establecido la industria hipercompetitiva del continente asiático, hacia el cual se ha trasladado el eje del proceso de acumulación global. Esta es la tendencia que ha logrado revertir España en los últimos 5 años; y su mérito histórico se mide en relación a las exigencias del mundo que le toca enfrentar.
España ha retomado ahora el camino de las reformas que realizó Alemania entre 2003 y 2007 (gobierno socialdemócrata de Gerhard Schröder), cuando se transformó del “hombre enfermo de Europa” a la primera potencia exportadora del mundo avanzado.
Todo en el capitalismo tiene temporalidad, y no hay en él pasado ni futuro, sólo un eterno presente.

No hay comentarios: