Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 11 de abril de 2017

Volver a ser lo que debemos ser.



















por Carlos Pissolito

"Los Pueblos alcanzan aquello que son capaces de conseguir". Dijo un poeta. Con esta perogrullada nos advirtió que la fuerza prima por sobre la justicia, los derechos y los campeones morales. La historia da cuenta que a la hegemonía la alcanzan aquellos dispuestos a todo. En defensa de sus propios intereses, por supuesto.

En este marco los pueblos anglosajones vienen superando a los otros, incluido al nuestro,  desde el siglo XIX. Un hecho que fuera reconocido por la literatura del genial Joseph Conrad, cuando nos hablada de la ingenuidad de los Pueblos del Sur frente al cinismo de los del Norte.

En la actualidad, tanto la cultura latina, como la eslava y hasta la laboriosa asiática parecen meros acompañantes de quienes hoy deciden que Siria siga su curso de Estado fallido o que Venezuela no termine de definirse, ni en un sentido ni en otro.

Por unos pocos meses, tuvimos la falsa esperanza de que el nuevo presidente de los anglosajones encarnaría un cambio posible y contrario a los imperativos del Nuevo Orden Mundial.

Cincuenta y nueve misiles de crucero disparados contra una base militar siria bastaron para anoticiarnos que nada había cambiado en realidad.

Pese al pesimismo de lo expresado, aún quedan resquicios para un cauto optimismo. Por ejemplo, Trump no ha hecho otra cosa que despertar a un gigante dormido. El de los EEUU profundo y poner al descubierto a las fuerzas oscuras que lo mantienen atenazado.

El no podrá ser, seguramente, su conductor, pero ha preparado el terreno para que otros lo sean. Ha desnudado al establishment como ningún otro lo había hecho hasta el momento.

Por ejemplo, los europeos, aún, están a tiempo de retomar la fuerza de sus raíces cuando opten en sus respectivas elecciones nacionales. También, podrá la Rusia de siempre volver acariciar sus sueños de grandeza, pues como hemos dicho siempre: no es tan fuerte como ella se cree, pero tampoco, tan débil como la consideran sus enemigos.

Además, quedan los pueblos asiáticos en las figuras fundamentales de la China y del Japón. Engañosamente similares; pero con una vieja ansia de independencia y de grandeza.

Y por último estamos nosotros mismos, los americanos del Sur. Tras años de decadencia nos hemos convertido -merced de la corrupción y del bandolerismo- en un lugar peligroso para vivir.

Pero, bastaría que recordáramos la palabras de cuando teníamos algo que decir para que volviéramos a ser lo que debemos ser.

No hay comentarios: