Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 5 de enero de 2014

Las dos Américas Latinas.


 

 

 

 

Las dos Américas Latinas.

 

Por David Luhnow - 03 de enero 2014 19:55 ET


Existe una división continental entre un bloque que favorece a los controles del Estado y otro que abarca los mercados libres.

Hay dos Américas Latinas en estos momentos. La primera es un bloque de países -entre ellos Brasil, Argentina y Venezuela- que da al océano Atlántico, desconfía de la globalización y da al Estado un papel importante en la economía. La segunda -formada por países que enfrentan el Pacífico, como México, Perú, Chile y Colombia- abarca los mercados de libre comercio.

Debido a que ambos grupos de países comparten similares geografía, cultura e historia, esta división hace que el continente hoy en día una especie de experimento controlado en economía.

Durante casi una década, las economías de los países del Atlántico han crecido más rápidamente, en gran parte gracias al aumento de los precios mundiales de los productos básicos.

Pero los próximos años se ven mucho mejor para los países del Pacífico. La región en su conjunto se enfrenta a una decisión acerca de que modelo adoptar: ¿hacia el Atlántico o el Pacífico?

Gran parte del continente está "pagando los costos del proteccionismo exagerado y la política irresponsable", dijo Alan García, el ex presidente de Perú, en una reciente conferencia en la Ciudad de México.

"Esa no es la América Latina que veo en el futuro. Veo el futuro en países como Chile -que ha sido un buen ejemplo de cómo hacer las cosas por un tiempo- Colombia, Perú y México."

En 2014, el bloque comercial de la Alianza del Pacífico (que consta de México, Colombia, Perú y Chile) está previsto que crezca un promedio de 4,25%, impulsado por los altos niveles de inversión extranjera y la baja inflación, según las estimaciones de Morgan Stanley.

Pero el grupo Atlántico de Venezuela, Brasil y Argentina -todos vinculados en el MERCOSUR- unión aduanera que se prevé crezca sólo un 2,5%, con un peso pesado de la región, Brasil, programado para crecer un magro 1,9%.

Las líneas de tendencia divergente entre las dos Américas Latinas pueden durar mucho más allá de 2014.

Cuando el crecimiento económico de China estaba en su apogeo, el gigante que se elevaba bruscamente buscaba el petróleo venezolano, la soja argentina, el cobre chileno y el mineral de hierro de Brasil. Pero a medida que la economía de China se ha ralentizado, los precios de las materias primas han seguido el ejemplo.

El ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, se jactaba de que el modelo de desarrollo económico de su país pronto se extendería por todo el mundo. Pero Brasil -con sus altos impuestos, la burocracia y los aranceles- hizo poco para prepararse para el día en que los precios de las materias primas podrían debilitarse.

Los economistas dicen que los países de la parte de libre comercio de América Latina se encuentran en mejores condiciones para prosperar, con mayores aumentos de la productividad y las economías abiertas con más posibilidades de atraer inversiones.

Los países del Pacífico, incluso aquellos que, como Chile, que todavía dependen de los productos básicos como el cobre, también han hecho más para fortalecer las exportaciones de todo tipo.

En México, las exportaciones de manufacturas representan actualmente casi la cuarta parte de la producción económica anual. (La cifra para Brasil: Un mísero 4%), las economías del Pacífico son más estables también. Países como México y Chile disfrutan de una inflación baja y abultadas reservas internacionales.

Por el contrario, Venezuela y Argentina están empezando a parecerse a los casos perdidos económicos, con alta inflación y finanzas públicas débiles.

En Venezuela, la inflación está por encima del 50%, a la par de Siria, devastada por la guerra. El Presidente Nicolás Maduro, sucesor del fallecido populista Hugo Chávez, está duplicando el control de precios para tratar de controlar la inflación. El resultado es bastante previsible: la escasez generalizada de todo, desde los coches nuevos al papel higiénico.

Una aplicación nueva y popular utiliza crownd-sourcing para informar a los residentes de la capital de Venezuela dónde los compradores afortunados han encontrado, por ejemplo, carne, para permitir que otros se apresuren a la tienda y puedan apoderarse de los artículos escasos.

Las finanzas del Este de América Latina no son impresionantes. Las tres peores monedas en desempeño de la región en 2013 fueron las de Venezuela, Argentina y Brasil. El peso de la Argentina, por ejemplo, cayó un 32% frente al dólar -a tasas oficiales- y alrededor del 47% en el mercado negro.

Argentina también ha sufrido regulación de mano dura. En Buenos Aires, los meses de verano del hemisferio sur han traído crecientes temperaturas y apagones regulares. El gobierno auspició el control de precios sobre los precios de la energía en 2002, con la esperanza de ayudar a los pobres a superar el colapso financiero de 2001. Pero, lo que se suponía era una medida temporal, se convirtió en permanente. Por los controles de precios las compañías eléctricas dejaron de invertir para superar el envejecimiento de la red eléctrica de la ciudad.

Incluso Brasil, que ha tenido una gestión económica mucho más responsable que Venezuela o Argentina, está empezando a luchar con la subida de los precios y el auge del crédito. El año pasado, un economista de Brasil resumió el bloque atlántico con dureza:

"Brasil se está convirtiendo en Argentina, Argentina se está convirtiendo en Venezuela, y Venezuela se está convirtiendo en Zimbabwe."

Un momento clave en la creación de las dos Américas Latinas llegó en 2005, cuando Brasil, Argentina y Venezuela (entonces dirigida por el Sr. Chávez) se alinearon para matar al Área de Libre Comercio de las Américas -una zona de libre comercio desde Alaska hasta la Patagonia propuesta y promovida por el presidente George W. Bush.


Preocupada por la desaparición del ALCA, la Alianza del Pacífico se propuso crear su propia zona de libre comercio, la eliminación de los aranceles sobre el 90% de las mercancías y el establecimiento de un calendario para eliminar el resto.

La diplomacia practicada por estos sectores de América Latina difiere demasiado: Mientras que el bloque del Atlántico a menudo ve a los EE.UU. con desconfianza u hostilidad abierta, los países del Pacífico tienden a tener vínculos más estrechos con Washington.

"Nos propusimos crear la Alianza del Pacífico, porque queríamos diferenciarnos de los populistas", dijo Pedro Pablo Kuczynski, ex ministro de Finanzas del Perú.
La mayoría de la región es joven y el grueso de la población, emite sus votos para los políticos como el Sr. Chávez, quienes ofrecieron un crecimiento sin dolor mediante la impresión de dinero. Estos votantes jóvenes pueden tener dolorosas lecciones por delante.

"Al final, los resultados de los distintos bloques resuelven los debates", dijo Kuczynski, "pero las malas ideas tardan mucho tiempo en morir."