Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

lunes, 27 de enero de 2014

Nueva frontera marítima entre Chile y Perú.

 

La Haya modificó la frontera marítima entre Chile y Perú, pero no concedió los reclamos de Lima.


Con el nuevo mapa, la CIJ confirmó las fronteras reivindicadas por Santiago hasta las 80 millas y más allá de ese punto, dio razón a Lima hasta las 200 millas
 
Chile y Perú esperan el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo marítimo. 

LA HAYA.- La Corte Internacional de Justicia (CIJ) modificó hoy la frontera entre Chile y Perú en beneficio de Lima, aunque no ajustó las coordenadas precisas ni concedió los reclamos iniciales de la demanda peruana.
Según un mapa mostrado en la sala, los jueces de la máxima instancia judicial de la ONU confirmaron las fronteras reivindicadas por Chile hasta las 80 millas y más allá de ese punto, dio razón a Perú hasta las 200 millas.
"La Corte establece que la frontera sigue una línea paralela (...) hasta las ochenta millas y a partir de ahí adquiere una dirección sur hasta un punto B, bajando (en línea recta y a la altura de las 200 millas) hasta un punto C", dijo el presidente de la CIJ, Peter Tomka.
 
Así queda el nuevo mapa. Foto: El Mercurio
 
Los límites marítimos actuales, que benefician a Chile, prevalecían desde los tratados de 1952 y 1954
El presidente de la CIJ, Peter Tomka, comenzó a leer el fallo al que han llegado los 15 jueces de esta máxima instancia judicial de Naciones Unidas a las 11 y terminó de emitir el veredicto dos horas después. La sentencia es de obligado cumplimiento e inapelable.
Los presidentes de Perú y Chile, Ollanta Humala y Sebastián Piñera, respectivamente, así como las fuerzas armadas de ambos países, han reiterado que acatarán y cumplirán la sentencia.
Los mandatarios habían acordado comunicarse telefónicamente apenas conocido el fallo, antes de entregar una versión oficial a la ciudadanía. El presidente chileno también tiene previsto hablar con la presidenta electa, Michelle Bachelet, quien asumirá su segundo mandato el 11 de marzo.
Piñera esperó el fallo en el Palacio de La Moneda, la sede del gobierno chileno, y después de se reunirá con los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, los miembros de las comisiones de Relaciones Exteriores de ambas cámaras legislativas, y los presidentes de todos los partidos políticos del país.

Discrepancias

Las primeras discrepancias van de la mano del plazo de la implementación de la determinación de la CIJ, aun cuando los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y Perú, Ollanta Humala, se comprometieron a aceptarlo y cumplirlo en virtud del Pacto de Bogotá de 1948.
"El fallo es jurídicamente exigible y mandatorio para ambos países desde el momento de su lectura. Para el Perú es de alto interés ponerle punto final a esta controversia en el más breve plazo", dijo ayer la canciller peruana, Eda Rivas. Eso fue interpretado como una contradicción a los dichos del presidente Piñera, que tras reunirse con el Consejo de Seguridad Nacional chileno, la semana pasada, había manifestado que su ejecución sería gradual.
"No es posible el cumplimiento inmediato del fallo y eso el presidente Humala lo sabe muy bien", señaló Piñera.

El territorio

La Haya debió pronunciarse sobre la disputa alrededor de 38.000 kilómetros cuadrados de mar que Perú reclama como suyos, y que hoy pertenecen a Chile.
Lo que está en juego no es tanto una transferencia de territorio, en este caso marítimo, sino los derechos económicos exclusivos como pesca, minería y gas, sobre esa zona que actualmente está bajo soberanía chilena, incluida un área de 200 km cuadrados de su mar territorial con gran actividad pesquera.
Perú además reclama "derechos soberanos exclusivos en la zona marítima situada en el límite de las 200 millas de su costa".
Pese a los insistentes pedidos del gobierno peruano a su población para no agitar las aguas y mantener la buena sintonía con Chile, las viejas rencillas que se remontan a la confrontación militar de 1879-1883, en la que Perú perdió parte de su territorio sur, siguen latentes.
Bolivia, que en abril de 2013 presentó a su vez una demanda en la CIJ contra Chile, al que reclama una salida al Océano Pacífico, estará pendiente del fallo ya que considera que ello puede incidir en su caso.

1 comentario:

Carlos Pissolito dijo...

l presidente de Chile, Sebastián Piñera, lamentó "la pérdida de derechos económicos2 que supone el área de delimitación marítima fronteriza, que el Tribunal de La Haya falló a favor de Perú.

"Si bien en esta zona Chile mantiene a plenitud sus libertades de navegación marítima y de navegación aérea, sin duda esta cesión constituye una lamentable pérdida para nuestro país", dijo Piñera, en un mensaje desde el palacio de La Moneda.

"Esta decisión de la Corte significa que Chile debe ceder derechos económicos en una zona de aproximadamente 20.000 a 22.00 km2 al oeste de la milla 80", agregó el mandatario.

Además, dijo que "hoy la Corte Internacional de Justicia de La Haya ha confirmado en lo sustancial los argumentos de la posición chilena", refiriéndose a la decisión de la Corte Internacional, que reconoció la existencia de una frontera marítima chilena que sigue el paralelo hasta las 80 millas y el inicio de la frontera en el Hito Uno, como la reclamaba Chile, y como estaba vigente hasta ahora.

El jefe de la delegación chilena, Alberto van Klaveren, lamentó la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de conceder a Perú la soberanía de una zona del Pacífico que hasta ahora estaba bajo control de su país.

"Lamentamos profundamente esta decisión", que "carece de fundamento", dijo van Klaveren a la prensa al término de la lectura del fallo, que confirmó la frontera reivindicada por Chile hasta las 80 millas, pero más allá de ese punto, y hasta las 200 millas, dio la razón a los reclamos de Perú.

La zona en disputa abarcaba 38.000 kilómetros cuadrados de océano en una zona que se extiende hasta el límite de la plataforma continental de cada país.

La demarcación trazada por la Corte Internacional de Justicia pone fin a décadas de discusiones sobre cómo dividir una de las pesquerías más ricas del mundo frente a las costas de los dos países vecinos, que registra una pesca anual evaluada en 200 millones de dólares por la industria pesquera peruana. La mayor parte es una especie de anchoa utilizada para fabricar harina de pescado que se emplea para alimento animal y fertilizantes.

Perú y Chile, en ese orden, son los dos primeros exportadores mundiales de harina de pescado.

Pero para muchos lo que estaba en juego en el pleito iniciado por Lima en 2008 era el orgullo nacional. Chile se apoderó de sus tres actuales provincias norteñas en la Guerra del Pacífico de 1879-83, en la cual Perú perdió territorios y Bolivia su único litoral marítimo.

La zona fronteriza ha sido durante muchos años un modelo de coexistencia. Ciudadanos de ambos países viajan libremente entre Arica y Tacna, en Perú, ciudades que dependen de la pesca y una de la otra.

Los chilenos acuden a los hospitales y clínicas de Tacna, donde la atención médica es más barata, en tanto peruanos trabajan en la construcción y otros oficios en Chile. Unas 5.000 personas cruzan la frontera en ambos sentidos, según el alcalde de Arica, Salvador Urrutia.

Los dos países, miembros de la Alianza del Pacífico habían declarado de antemano que aceptarían el fallo y que colaborarían en el escenario post-Haya
Fuente: La Nación - 27 Ene 14.