Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 19 de diciembre de 2015

El terrorismo yihadista, ¿fruto de la pretendida falta de oportunidades a los hijos de inmigrantes musulmanes?








Los ultraizquierdistas pretender justificar el terrorismo yihadista con la excusa de que gran número de europeos musulmanes hijos de inmigrantes sienten que su país occidental (Francia, España, Estado Unidos, Reino Unido, Bélgica, etc.) no les brinda oportunidades y no tienen las mismas posibilidades que los occidentales de origen cristiano en ascender socialmente. Añaden estos ultraizquierdistas que los jóvenes musulmanes que sienten fascinación por el salafismo y yihadismo rechazan la cultura occidental por su mercantilismo, su hedonismo y egoísmo y aspiran a un mundo mejor y que se sienten ofendidos por los valores occidentales.
Según expertos occidentales la integración de musulmanes (en los países occidentales) ha fallado. El premier danés, Lars Løkke Rasmussen, explicó en su intervención en la apertura del Parlamento en Copenhague el martes 3 de octubre de 2015 que ha fallado la integración (de los inmigrantes musulmanes): “Hasta ahora, la integración ha fallado. De todos los inmigrantes de países no occidentales, no están empleados ni la mitad, a pesar de que muchos están aquí desde hace 10, 20 ó 30 años. Es profundamente preocupante”.



Pero la integración de los inmigrantes musulmanes no sólo ha fallado en los países de substrato cristiano, también ha fracasado en países musulmanes. En Indonesia, el país con más musulmanes en el mundo, cerca del 88 % de su población –de 256 millones- es musulmana, el diario Jakarta Post el 5 de junio de 2015 que en los países de mayoría musulmana cuyas constituciones son seculares, al igual que en Europa, los fundamentalistas musulmanes están tratando de desvincularse de las naciones, no sólo a causa del fracaso de las políticas establecidas por los gobiernos seculares, sino principalmente debido a la falta de los mismos musulmanes y que el fracaso de la integración musulmana podría estar moldeado por la discrepancia del sistema social y político en los gobiernos seculares, no debiendo ignorar que la deslealtad y el espíritu de desvinculación son inherentes en algunos grupos musulmanes.

Es muy difícil integrar a una inmigración musulmana cuando 3 de cada 4 sirios que han emigrado a Europa apoyan A HamÁs, Hizbulá, al Qaeda, y cuando casi uno de cada cinco musulmanes británicos tiene alguna simpatía con los que han huido del Reino Unido para adherirse a la Yihad del Estado Islámico en Siria, y el porcentaje entre jóvenes musulmanes 18-34 años de edad es aún mayor, uno de cada cuatro apoya las atrocidades perpetradas por los yihadistas. Las cifras surgieron en una encuesta exclusiva realizada por el diario británico The Sun después de las atrocidades París liderados por yihadistas franceses y belgas que regresan de la zona de guerra. Prominentes musulmanes dijeron que la encuesta fue una llamada de atención.

La mayoría de los inmigrantes musulmanes que viven en Europa quieren la Sharia –ley islámica- en lugar de las leyes seculares de sus países de acogida de Europa. Esto de acuerdo a una encuesta realizada en 2008 por WZB Centro de Ciencias Sociales de Berlín a partir de entrevistas con musulmanes procedentes de seis países, entre ellos Suecia. A los inmigrantes turcos y marroquíes en Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Holanda y Suecia se les pregunto:

1. ¿Es la Sharia es más importante para usted que las leyes del país en elque usted está viviendo en? (Sí: el 66 por ciento).
2. ¿Cree que sólo hay una interpretación legítima del Corán que debería ser obligatorio para todos los musulmanes? (Sí: el 75 por ciento).
3. ¿Cree usted que los musulmanes deberían regresar a las “raíces” islámicas? (Sí: el 60 por ciento).

Y esta Sharia que prefiere la mayoría de los musulmanes en Europa impone como castigos decapitaciones, lapidaciones, crucifixiones, crímenes de honor, palizas, amputaciones de miembros, muerte a los apóstatas, tortura, golpear a la esposa, matrimonio infantil / violación, ahorcamiento de los homosexuales, la censura, la extorsión de los no musulmanes –impuesto -yizya- , persecución y / o la muerte por blasfemia / ateísmo, el testimonio de un hombre ante un tribunal vale más que el de dos mujeres, flagelación al que bebe alcohol, prohibición de la música / canto, la potestad de los hijos son del padre, nunca de la madre, el hombre puede repudiar a sus mujeres, la mujer nunca a su marido.

La integración es un esfuerzo de las personas que se integran

Numerosas gentes con diversas religiones e ideologías han tenido que emigrar por necesidades económicas, persecuciones religiosas, políticas, y en general han sido discriminados por los habitantes de los países de acogida. Durante y después de la guerra de Estados Unidos-México entre 1846 y 1848 en la que los mejicanos perdieron Texas, Nuevo México y Alta California, se registró en la primera llegada de inmigrantes irlandeses y alemanes católicos en gran escala a los Estados Unidos, hasta entonces en gran parte protestante. El nativismo norteamericano protestante apareció en la política de Nueva York ya en 1843, bajo la bandera del Partido Republicano de Estados Unidos. El movimiento se extendió rápidamente a los estados vecinos, tuvieron éxito en una serie de elecciones locales y del Congreso. Se crearon órdenes semi-secretas que hicieron de la antimigración de irlandeses, alemanes y sudamericanos católicos y del anticatolicismo temas centrales de su agenda política, particularmente en las décadas inmediatamente anteriores a la Guerra Civil (1861-1865). Cuando se les preguntaba a sus miembros acerca de sus actividades, respondían “I know nothing” (Yo no sé nada) por lo que sus detractores les acuñaron el nombre de “los Ignorantes”. En este periodo llegaron también pequeñas cantidades de chinos al oeste estadounidense. Los estadounidenses nacidos en el país reaccionaron intensa y negativamente a su llegada, lo que condujo a la única ley contra la inmigración que nombre a un grupo específico como objeto de una política restrictiva: Ley de Exclusión China de 1882 que les impedirá ser ciudadanos. En 1865 se prohibirá la esclavitud en los Estado unidos luego de la Guerra Civil mediante la Decimotercera Enmienda.

Nunca ha sido fácil la vida para la primera generación de inmigrantes, ni en los Estados Unidos, ni en ningún otro país. Pero nunca ha habido hispanos, católicos o chinos rechazando las leyes del país, todos ellos se han integrado, nunca han explotado y asesinado en nombre de la hispanidad, catolicismo, o asiatismo-chino.

La minoría cristiana no asesina en Turquía en nombre de la cristiandad por ser discriminados y en recuerdo de la derrota de Constantinopla. Tampoco explotan ni asesinan a turcos en nombre del cristianismo los armenios, griegos pónticos y asirios cristianos que padecieron en genocidio perpetrado por los turcos del último Califato Otomano. Tampoco los cristianos coptos asesinan en nombre de la cristiandad a los musulmanes en Egipto, ni los árabes-cristianos caldeos explotan y asesinan en nombre de Jesús en Irak. Tampoco los inmigrantes vietnamitas en Francia han explotado y asesinado franceses en nombre de Vietnam, ni tampoco en los Estados Unidos, a pesar de la guerra de estos con Vietnam. Ni tampoco los sudamericanos que viven en España han explotado y asesinado en nombre de las supuestas víctimas de la Conquista española de América.

No sólo no ha ocurrido esto, sino que en diferente medida, todos los migrantes se han adaptado a los nuevos países, manteniendo en diferentes grados sus identidades. Y al cabo de una o dos generaciones adquieren el mismo estatus real que el resto de ciudadanos.

Pero, en el caso de los hijos de los inmigrantes musulmanes, muchísimos de ellos no sienten los países que han acogido a sus padres como sus naciones, no se esfuerzan en integrarse y consideran que la Sharia está por encima de la ley del país en el que viven.

Europa se tendrá que plantear en serio si se tiene que aceptar a alguien que no se esfuerza en integrarse y si se tiene que admitir aquellas personas que viven en sus estados y que los rechazan y que no prevén razonablemente la educación para sus hijos y constantemente adoctrinan a sus hijos en el odio al país que lo acoge y a los que no son musulmanes.

“El tema de la integración musulmana no es exclusivamente un problema europeo, pero también es un problema en muchos países de mayoría musulmana. Durante las últimas dos o tres décadas, los medios de comunicación y las conversaciones políticas han abordado el asunto como si se tratase de un problema específico de los países occidentales. Los recientes casos de atrocidades cometidas por criminales musulmanes, como el ataque asesino contra los editores de Charlie Hebdo en París han vuelto a encender la cuestión interminable de la integración musulmana. Lo que es importante subrayar aquí es que muchos estudiosos y expertos creen que los musulmanes han dejado de aceptar los valores europeos.  […] nos encontraremos con que el tema de la integración musulmana no es característicamente un problema europeo. En la mayoría de países de mayoría musulmana cuyas constituciones son seculares, la integración musulmana es igualmente crucial. Indonesia no es una excepción. Si por “integración” se entiende el proceso mediante el cual las personas (ciudadanos) pueden vivir y trabajar juntos bajo los valores nacionales compartidos, los musulmanes son los grupos religiosos más ansiosos que tratan de hacer frente a este proceso.

Estoy hablando de los musulmanes en su propia tierra, Indonesia. En Europa, la actitud de los musulmanes en la expresión de su identidad religiosa y su demanda de más regulaciones islámicas en los espacios públicos a menudo se considera una forma de desconexión de los valores nacionales (occidentales); por lo tanto, su proceso se desintegre de la nación. En Indonesia, esta actitud se puede encontrar en varios grupos del fundamentalismo islámico. Organizaciones como Hizbut Tahrir Indonesia (HTI) pretenden claramente un Califato Islámico y denuncian la Constitución de Indonesia. El grupo ha estado haciendo campaña en contra del Estado y su estructura política.

En los últimos 15 años, el grupo ha reclutado activamente miembros, en particular de los estudiantes universitarios, y les ha adoctrinado a desobedecer la República. Hay otros grupos que comparten la visión de HTI, particularmente en términos de la voluntad de islamizar el país. Estos grupos no están de acuerdo con la oferta de HTI de un Califato pero totalmente de acuerdo con su agenda de islamización, tales como la aplicación de la Sharia en un ámbito más amplio del país. Islamización en el sentido de imponer los valores islámicos en la vida pública de las personas no es sólo un fenómeno de Indonesia. Se puede encontrar en otros países de mayoría musulmana cuya constitución no se basa en la ley islámica.

Turquía es un claro ejemplo de ello. Si la desintegración se refiere al proceso de disociar las personas del grupo más grande, lo que los islamistas han estado haciendo en todo el mundo musulmán es, sin duda, un acto de desintegración. Al igual que en Europa, los fundamentalistas musulmanes están tratando de desvincularse de las naciones, no sólo a causa del fracaso de las políticas establecidas por los gobiernos seculares, sino principalmente debido a la falta de los mismos musulmanes. Es irónico para cualquiera, ya sea en Europa o en los países musulmanes, reprochar las políticas gubernamentales pero no logran en comprender la complejidad de las comunidades musulmanas. El fracaso de la integración musulmana podría estar moldeado por la discrepancia del sistema social y político en los gobiernos seculares. Pero no se debe ignorar que la deslealtad y el espíritu de desvinculación son inherentes en algunos grupos musulmanes.