Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

El VALOR del TIEMPO y de las OPORTUNIDADES en la POLÍTICA y en la ESTRATEGIA.











por Carlos Pissolito

Siendo la Estrategia, como lo es, una ciencia interactiva. Se orienta por el otro, en el caso particular de ella, por alguien que pasa a llamarse: el enemigo.

Nada valen, en este sentido solo las teorizaciones, lo importante son las reacciones propias a las acciones de nuestros enemigos. En este particular terreno gana quien se anticipa, adoptando mejores y más oportunas decisiones de quien tiene enfrente.

En este sentido, el tiempo y las oportunidades que éste nos presenta, cobran especial valor.  Por lo general, gana quien se decide antes. Para lo cual, lo normal, es que solo pueda hacerlo quien se ha preparado mejor para la batalla. Ya que ella se gana en los preparativos.

Sin exagerar el valor que tienen los planes. No puede enfrentarse a un enemigo sin tener uno. Al menos uno esquemático y, por sobre todo, uno muy flexible. Uno que abarque la mayor cantidad de alternativas posibles.


Hecha esta introducción caemos en la cuenta de que el actual gobierno, al perecer, carece -excepto en el área económica- de algún tipo de plan. Por ejemplo, para contener o combatir al narcotráfico o simplemente, devolverle a la sociedad un ambiente estable y seguro.

Ello se agrava porque enfrente tiene un enemigo, en el sentido pleno de la palabra. No es que estos sea normal en la Política, todo lo contrario; pero sucede que ellos lo han querido así. Vale decir alguien resuelto a enfrentarnos, aún, con medios violentos. Sabemos que este enemigo es una parte importante del que fuera el gobierno saliente y los otros poderes fácticos que se vieron beneficiados por ese mismo gobierno. Por ejemplo, el narcotráfico o al menos, una parte de éste y otros grupos criminales organizados.

Todo ello configura, para el nuevo gobierno, una situación que podría ser caracterizada como de peligrosa. Pues, en la medida que no vaya tomando decisiones oportunas sufrirá una progresiva pérdida de la iniciativa que lo irá conduciendo a una parálisis. Ya que, al no tomarse medidas acertadas o de cualquier tipo, el gobierno deja el espacio para que ese enemigo las tome en su lugar. Tal como lo muestran varios episodios recientes, como el escape de los 3 narcos condenados y diversas fricciones burocráticas plantadas por ellos a decisiones que la nueva administración va adoptando.
Pasando de los tiempos de la Estrategia a los tiempos de la Política, sabemos que los iniciales de todo gobierno son los mejores para la toma de decisiones difíciles, pues es cuando dispone de un mayor consenso para hacerlo. Ergo, desaprovecharlos es un grave error. Especialmente, cuando ese enemigo dispone de muchos medios en sus manos para reocupar o generar fricción desde los lugares de poder de los que no ha sido, aún,  desalojado.

Un aspecto importante es que nadie tiene el poder hasta tanto no se haga cargo de los mecanismos que efectivamente materializan ese poder. En un Estado, formalmente, democrático, como el nuestro, éstos son conocidos y visibles. Es más una sana doctrina republicana exige que estén separados y balanceados entre sí.
Pero, debajo de ellos existen otros poderes menores, pero no por ello menos importantes que responden casi siempre al poder ejecutivo de turno. Entre éstos se destacan los tradicionales; a saber: el poder de policía y la última ratio que son las FFAA; a los que hay que agregar los servicios de inteligencia y en este caso particular hasta los servicios penitenciarios.

También se podrían sumar los servicios públicos esenciales y los medios de comunicación; pero dejémoslo ahí. Convengamos que con los primeros se puede ejercer decentemente el poder en un estado de derecho, en cual existe una sana división de poderes y las órdenes presidenciales tienen una razonable posibilidad de ser obedecidas.

Pero, ¿qué sucede cuando esos poderes secundarios se encuentran enquistados en sus respectivas conducciones por una fuerza opositora que se niega e entregarlos? A lo que habría que agregar que se siente con derechos morales a permanecer en el poder; a la par, de concretas necesidades de mantener su impunidad ante seguros cuestionamientos judiciales.

Llegar al poder y no acceder al manejo de los resortes del poder en forma inmediata coloca a quien así procede en una posición de extrema debilidad, pues le está otorgando a su enemigo el tiempo y el espacio para reaccionar.

Aunque el fin último del gobierno saliente no fuera reocupar el poder, sino, simplemente, dificultar al nuevo gobierno el acceso al mismo. Lo colocaría en excelentes condiciones para imponer una negociación en función de sus propios intereses.


De más está decir que todo esto mal le hace al bien común de la Nación, pero esa es otra historia.