Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 2 de enero de 2016

Crece la tensión entre sauditas e iraníes








CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Arabia Saudí ha anunciado la ejecución de la condena por terrorismo de 47 activistas que se habían manifestado contra el Gobierno en 2011 y 2012, durante la Primavera Árabe.

Entre los ejecutados se encuentra el líder reformista chií Nimr Baqir al Nimr, tío del joven Ali al Nimr, que fue también condenado a ser decapitado y posteriormente crucificado en público. No ha trascendido si Ali ha corrido la misma suerte que sus compañeros.

La brutal condena de este joven de 21 años, que fue detenido en medio de las revueltas cuando aún era un adolescente, levantó una campaña de protesta en todo el mundo. La ONG británica Reprieve denunció las condiciones irregulares del proceso y lanzó una campaña internacional para evitar la ejecución de la sentencia.

El ministerio de Interior de Arabia no ha detallado el método de ejecución, por lo que se supone han sido decapitados. De los 47 ejecutados, sólo dos no tenían nacionalidad saudí: un egipcio y otro chadiano.


Desde Teherán

El Ministerio de Exteriores iraní ha asegurado que Arabia Saudí «pagará un alto precio» por la ejecución del clérigo saudí chiíNimr Al Nimr, uno de los líderes en las revueltas populares en el país árabe durante 2011 y 2012, ajusticiado este sábado, jutno a otras 46 perosnas, por delitos de «terrorismo, desobediencia y solicitar la intervención de países extranjeros» para aliviar las condiciones de vida de la marginada comunidad chií.

Además, Teherán ha acusado a Arabia Saudí de apoyar a terroristas mientras ejecuta al mismo tiempo a los enemigos del terrorismo, según el comunicado recogido por la agencia oficial de noticias iraní «IRNA».

Irán se ha ceñido de nuevo a la condena oficial emitida tras conocer la sentencia de muerte contra Al Nimr, cuando advirtió de que Riad «lo pagaría caro» si ejecutaba al clérigo.

Según informó el Ministerio saudí del Interior, los ajusticiados son en su mayoría de nacionalidad saudí, salvo un egipcio y un chadiano. Los cargos incluyen también la adopción y promoción de la ideología «takfiri» (extremista suní), el asesinato, el secuestro, la fabricación de explosivos y la posesión de armas, entre otros.

El hermano del prominente clérigo ha pedido a la gente que reaccione de manera pacífica ante el ajusticiamiento. «Nimr era muy reconocido por su comunidad y por la sociedad musulmana en general, así que está claro que va a haber una reacción», ha dicho Mohamed Al Nimr.

«Sin embargo», ha solicitado, «esperamos que todas las reacciones se limiten a un marco pacífico». «Nadie debe reaccionar fuera de estos límites. Basta de derramar sangre», ha solicitado.

La influencia de Irán

El Gobierno saudí acusó al clérigo chií Nimr Baqir al Nimr de fomentar el terrorismo y de propiciar una intervención extranjera en Arabia, en referencia a Irán, un país de mayoría chií. El gobierno persa había advertido a Arabia Saudí de que pagaría cara la muerte del clérigo. Un comunicado de la agencia oficial iraní de noticias INRA acusó al gobierno saudí de apoyar a terroristas mientras ejecuta a los enemigos del terrorismo.

La ejecución de Al Nimr se considera un ataque directo a la comunidad chií de la provincia oriental del país. El clérigo ejecutado había pedido en 2009 la secesión de esta provincia porque el Gobierno no estaba respetando los derechos de los chiíes del país.

La web de los rebeldes huthi de Yemen, Al Maseera, ha hecho público un comunicado donde califican las ejecuciones de violación flagrante de los derechos humanos. Según esta web, la familia real de Arabia Saudí ha ejecutado "a un santo en una farsa de juicio". Arabia lidera la coalición de países contra la insurgencia huthi en la guerra del Yemen.

Justicia coránica

La muerte de Al Nimra ha levantado protestas en las comunidades chiíes de otros países musulmanes como Líbano o Irán. Mohamed Al Nimr, hermano del clérigo ejecutado, ha condenado la muerte pero ha pedido a sus simpatizantes que reaccionen de manera pacífica. "Nimr era muy reconocido por su comunidad y por la sociedad musulmana en general, así que está claro que va a haber una reacción", indicó. "Sin embargo", ha solicitado, "esperamos que todas las reacciones se limiten a un marco pacífico. Basta de derramar sangre".

Las autoridades saudíes han insistido en la justicia de las ejecuciones recitando versos del Corán y aludiendo a los atentados de Al Qaeda en los últimos años. Abdulaziz al Al Sheij, gran muftí del país (intérprete de la ley islámica) ha respaldado en televisión la sentencia aplicada.

Con estas ejecuciones, las primeras de 2016, Arabia Saudí deja claro que no piensa dar un paso atrás en decidida política favorable a la pena de muerte. En 2015 ejecutó a 157 personas, 67 más que en 2014.

1 comentario:

Carlos Pissolito dijo...

MTN 24

La embajada de Arabia Saudita en Teherán (Irán) fue atacada este sábado de noche por manifestantes encolerizados tras la ejecución del dignatario religioso chiita saudí Nimr Baqer al Nimr, informó la agencia Isna.

Vea también: Arabia Saudita ejecuta a 47 condenados por terrorismo, entre ellos un importante líder chiita

Los manifestantes lanzaron cócteles Molotov contra la sede de la embajada y alcanzaron a penetrar en el recinto diplomático para luego ser expulsados por la policía, según la misma fuente.