Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

miércoles, 20 de abril de 2016

DROGAS, NARCOTRÁFICO Y LIBERTAD.








.




por Carlos A. Pissolito.


Para empezar, podemos afirmar que hoy es casi un lugar común escuchar que el uso de drogas a nivel individual constituye un acto de suprema libertad. Es más, no son pocos los que avanzan un paso más y sostienen que es el Estado quien se tiene que hacer cargo de garantizar ese particular derecho. Especialmente, en lo atinente a la distribución y a la calidad de las sustancias utilizadas.

De paso, agregan, ello conformaría la mejor política posible para acabar con el negocio criminal del narcotráfico. Pues, razonan, la guerra contra las drogas ha fracasado y su legalizarse hará que su comercio ilícito desaparezca.

Como vemos hay dos temas uno individual, el relacionado con el uso individual de drogas; y otro, colectivo vinculado al rol del Estado ante este hecho. Vayamos por partes.

Para seguir, siempre hemos sostenido, desde estas líneas, que tanto la historia como la literatura explican mucho mejor un tema como el de las drogas que cualquier “metodología” científica.



Si empezamos por el uso de drogas a nivel individual tenemos, por ejemplo, a una obra literaria clásica.  “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, publicada en 1932.  Una novela en la que nos anticipa como los individuos y, hasta una sociedad, pueden ser manipulada a través del consumo de drogas como parte de un sistema inmutable de castas.

Si bien, cuando Huxley escribió su obra como parte de un futuro lejano. Tiempo después se rectificó. Lo que lo llevó a afirmar en 1958, que: “En 1931, cuando escribí “Un Mundo Feliz”, estaba convencido de que se disponía todavía de muchísimo tiempo. La sociedad completamente organizada, el sistema científico de castas, la abolición del libre albedrío por el condicionamiento metódico, la servidumbre hecha aceptable mediante dosis regulares de bienestar químicamente inducido y las ortodoxias inculcadas en cursos nocturnos de enseñanza durante el sueño eran cosas que se veían venir, desde luego, pero no en mi tiempo, ni siquiera en el tiempo de mis nietos”.

Hoy somos los nietos de Huxley y vemos sus profecías en vías de pleno cumplimiento. Ya que, muy bien, se pueden distinguir en el negocio del narcotráfico dos circuitos bien diferenciados. El primero, de alta gama destinado a las clases altas y conformado por drogas de buena calidad.

Lo que, aparentemente, les permite a sus consumidores una mayor creatividad, un mejor rendimiento laboral y, en consecuencia, vivir en un estado de permanente y controlada felicidad.

Por el contrario, un segundo circuito destinado a las capas bajas de la sociedad  compuesto por drogas de pésima calidad y que rápidamente arruinan la salud de quienes la consumen.

Como vemos y podemos deducir del más elemental sentido común, la finalidad del consumo de drogas está muy lejos de favorecer a nuestras libertades individuales. Todo lo contrario, su uso masivo nos hace otra cosa que no sea contribuir a la dependencia física y psicológica de quienes las usan. En primer lugar de la sustancia y en segundo lugar de quienes la comercializan o ejercen su control.

Llegado a este punto, nos podríamos preguntar a quiénes les puede llegar a interesar, no ya tener individuos más controlables; sino poblaciones enteras más manejables. Es tiempo de dejar las predicciones de la literatura para pasar a las lecciones de la historia.

Podemos, comenzar, por ejemplo, con las denominadas Guerras Indias libradas por los EEUU para extender sus fronteras, a partir de fines del siglo XIX y que, en general, se resolvieron mediante la conquista y la asimilación de los pueblos nativos.

Seguramente que durante este proceso, que según se calcula supuso la muerte de unos 370.000 indígenas,  a la par de unos 20.000 colonos norteamericanos; se usaron muchas tácticas y procedimientos por parte de ambos bandos, tanto duros como blandos.

En relación al tema que nos ocupa, nos interesa, particularmente los segundos como, por ejemplo, la entrega de alcohol a los indios para incrementar su mansedumbre y su dependencia de los proveedores del Estado instalados en las reservaciones indias.

Un hecho que en la práctica se vio potenciado por el desconocimiento que tenían las tribus indígenas de la América del Norte del uso del alcohol. Ellas, a diferencias de varias etnias sudamericanas, desconocían casi por completo el uso de las bebidas espirituosas. Ergo, no tenían asimilados mecanismos para su uso y su control.

Lo que, lógicamente, tuvo consecuencia nefastas para la salud de esas poblaciones. Tan duraderas que  hoy en día, el 11,7% de los indios nativos norteamericanos mueren por enfermedades relacionadas con el consumo de alcohol. Una cifra que supera en 3,5 veces a la estadística del resto de población.
Si como vemos las drogas, en este caso el alcohol, fue usado para el control de poblaciones internas; también se las empleó como un arma geopolítica para dominar a una cultura ancestral como la china.

En el sentido citado, las denominadas Guerras del Opio, que ocurrieron en el siglo XIX, nos sirven de magnífico ejemplo. Pues, fueron dos conflictos bélicos impulsados por los imperios británico y el francés para asegurar sus intereses comerciales vinculados con el contrabando de opio desde la India hacia China y al que las autoridades chinas se oponían.

Para terminar, no es nuestra intención seguir con esta dramática historia, baste para cerrarla, citar las palabras de Lin Hse Tsu, un funcionario chino, quien en una carta a la Reina Victoria, le dice lo siguiente:

"Pero existe una categoría de extranjeros malhechores que fabrican opio y lo traen a nuestro país para venderlo, incitando a los necios a destruirse a sí mismos, simplemente con el fin de sacar provecho. (...) ahora el vicio se ha extendido por todas partes y el veneno va penetrando cada vez más profundamente (...) Por este motivo, hemos decidido castigar con penas muy severas a los mercaderes y a los fumadores de opio, con el fin de poner término definitivamente a la propagación de este vicio.(...) Todo opio que se descubre en China se echa en aceite hirviendo y se destruye. En lo sucesivo, todo barco extranjero que llegue con opio a bordo será incendiado (...)

Creo que las contundentes palabras de esta funcionario chino nos ahorran de cualquier comentario al respecto.