Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 26 de enero de 2017

DE BARBAROS, DE MUROS Y DE PUENTES.
















por Carlos Pissolito

La confirmada decisión del presidente Donald Trump de completar la construcción de un muro en la frontera de los EEUU y México está produciendo las previsibles reacciones.

Un coro de voces progresistas se están alzando contra esta medida desde el punto de vista de los derechos humanos que asistirían a los migrantes. Y en su lugar, proponen la construcción de puentes que ayuden a unir antes que a dividir.

Lo hemos dicho siempre y no nos cansamos de repetir: las ideologías son pésimas compañeras de la Política y de la Estrategia. Nos preguntamos que tienen que decir, al respecto, estas ciencias.

Sabemos, por la historia que los muros que se han levantado a lo largo de las eras han servido a fines estratégicos bien concretos, cumplido funciones establecidas por la política.

Son muchos los ejemplos que se podrían citar. Desde la Muralla de Adriano construida por los romanos en la isla de Britania para contener a la feroz tribu de los pictos.

También, la legendaria Muralla China levantada por sucesivas dinastías imperiales para contener el avance de las hordas doradas de los mongoles.
Todas ellas cumplieron sus funciones por años, sino por siglos. ¿Cosa del pasado? No, pues, tampoco, han sido pocas las ediciones modernas de muros; tales como, el famosísimo Muro de Berlín, derribado en 1989 o el que separa Nicosia, capital de Chipre, actualmente en pie y funcionando.

Pero, ¿qué es lo que pasa cuando la política le ordena a la estrategia no construir un muro que es necesario?

Baste citar un solo ejemplo. Corría el año de 376, cuando en la frontera oriental del imperio Romano se presentó una masa enorme de refugiados. Eran godos que huían del avance de las hordas de Atila.
Por decisión política del Emperador Valente -probablemente un proto progresista- se les permitió penetrar en los territorios del imperio. A continuación, dos años después de este ingreso y decepcionados por la baja calidad de vida, aquellos refugiados se sublevaron en Adrianópolis, llegando -incluso- a asesinar al mismo Valente.

Cabe concluir esta anécdota diciendo que solo 80 años después de este incidente, la totalidad del Imperio Romano de Occidente sería devorado y destruido por los descendientes de los bárbaros a los que tranquilamente Valente les había abierto las puertas.

Nos preguntamos cuantos Valentes nos mandan hoy. Son los que nos hablan de que es mejor construir puentes que murallas. Escuelas que prisiones.  Nadie niega la utilidad de ambos.

Por supuesto que ellos, nuestros políticos, se precaven muy bien. Y viven en residencias amuralladas y se trasladas en limousines blindadas.

¿Qué nos dejan a nosotros? Pues, no solo no nos defienden, cual es su principal función pública y por lo cual han sido electos.

Nos piden que nos callemos y que marchemos como corderos- mansamente- al matadero. Abriéndoles las puertas a los lobos. ¿No será que ellos en vez de ser nuestros perros pastores son solo lobos con piel de oveja? 

No hay comentarios: