Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 18 de julio de 2017

NUESTROS MUERTOS GLORIOSOS.






por Carlos A. PISSOLITO

Aquiles arrastra triunfal el cadáver de Héctor a quien acaba de matar
en combate singular. Luego, lo entregaría a su doliente padre, Rey de Troya.
No son pocos los expertos que sostienen que fue el culto a los muertos el origen de todas las religiones. Es más, algunos entre ellos, no dudan en afirmar que lo fue de la civilización misma.
Ya los griegos cuando trasladaban el emplazamiento de una de sus ciudades-estado llevaban consigo a los huesos de sus muertos.

Ni que decir si esos muertos eran ilustres o habían muerto en defensa de la polis. El profanarlos de palabra o de obra le hubiera costado la vida al ofensor.

Baste recordar las súplicas del Rey Príamo al héroe Aquiles para que le entregara el cadáver de su hijo Héctor muerto en batalla para cumplir con los ritos de la muerte.

No por nada, en las guerras más bárbaras que se desarrollan en la actualidad, aún, se profanan los cementerios del enemigo. Un extraño débito a esa creencia ancestral.

Es por ello que la artera campaña desarrollada por fuerzas oscuras que pretenden desvirtuar la naturaleza del sacrificio de aquellos que dieron su vida en la Guerra de Malvinas es una ofensa que clama al Cielo.

Ellos no son NN ni desaparecidos. Son muertos en combate por la Patria. Sus cuerpos han sido reconocidos, aunque no todos hayan podido ser identificados. Otro de los azares terribles de la guerra.

Se puede estar o no de acuerdo con la decisión política de haber intentado su recuperación. Se puede criticar desde el punto de vista político y estratégico el desarrollo bélico de toda la campaña. Se puede, incluso, en nombre del pacifismo más extremo, repudiar todo lo vinculado a ella.

Pero, lo que no se puede hacer ni permitir es faltarle el respeto a los que en cumplimiento de órdenes -justas o injustas- dejaron lo más preciado que tenían, vale decir su vida, en la contienda.
Simplemente, porque no estaba en su humilde prudencia el poder juzgarlo.

No hay comentarios: