Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 26 de mayo de 2018

ARGENTINA: un país con osteoporosis estatal.

















por Carlos A. PISSOLITO

Resultado de imagen para esqueleto humano, radiografia, huesos, musculosPara ciencia madre que es la Biología, nuestro esqueleto es el sistema que proporciona el soporte, el apoyo y la protección a los tejidos blandos y a los músculos en los organismos vivos.
Los huesos están formados por unas células duras que se llaman osteocitos constituidos por  sales minerales, tales como el calcio, los carbonatos y los fosfatos. La deficiencia de estos minerales en los huesos puede dar lugar a que sean menos resistentes.

De hecho, la osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos y está provocada por la disminución de la masa ósea que lo forma por la disminución de las sales minerales que mencionamos. Como consecuencia de ello, el hueso se torna menos resistente y más frágil por lo presenta menos resistencia a las caídas y se rompe con relativa facilidad tras un traumatismo.



En forma análoga, en esos organismos vivos que son las Naciones, ellas -también- necesitan de un esqueleto que las apoye, las soporte y las proteja.  Y en este sentido han sido sus ejércitos la organización social que ha cumplido esas funciones.

Ya los romanos sabían que sus legiones marcaban el espacio donde el pueblo de Roma no moría.  De hecho la voz ‘marca’ significaba la frontera entre su orden y la amenaza planteada por los bárbaros. Así estaban las marcas del Rin o la de la Galias. Todas ellas custodiadas por sus famosas legiones.

Aún antes de Roma y casi desde el principio de la civilización y particularmente de la vida democrática, el ser ciudadano implicaba la previa condición de poder formar en las falanges que defendían a sus ciudades-estado.

Antes de alzar su voz un ciudadano en sus ágoras y pronunciar un  discurso político, debía mostrar con orgullo las cicatrices guerreras que certifican su condición de veterano de sus campañas militares.

Eventualmente, las sociedades se fueron sofisticando y la tarea de defenderlas se fue especializando como tantas otras. Diversos sistemas se fueron estableciendo. Desde el napoleónico de la conscripción en masa obligatoria hasta las compañías militares de la actualidad, pasando por el servicio militar voluntario que tenemos, por ejemplo, tenemos, hoy, los argentinos.

Con sus respectivas ventajas y desventajas todos han sido intentados y se ha ido poniendo de moda o han caído en desuso según distintos factores como es la naturaleza y la magnitud de la amenaza a enfrentar, por nombrar al principal entre ellos.

En este marco, son realmente muy pocos los Estados que han renunciado voluntariamente a disponer de alguna forma de fuerza armada o de milicia.  Baste decir que el pequeñísimo Estado vaticano dispone de una eficiente y aguerrida Guardia Suiza.

Por todo ello no deja de llamarnos la atención que nuestro país, siendo la 8va superficie estatal del Mundo, hoy, no disponga de fuerzas armadas dignas de ese nombre. Fruto de haber permitido un largo proceso de deterioro moral, psicológico y de sus capacidades militares.

Como para todas las cosas de la vida, siempre existe una causa. O un pecado original. Y en este caso, no es otro que los graves errores cometidos por la institución castrense en el pasado. Con un desastroso proceso militar devenido en sangrienta tiranía y en una gloriosa, pero infortunada guerra, contra el invasor inglés.

Llegado a este punto creo que la desconfianza que vino después  ha sido más que suficiente. Ya que carece de todo sentido que la corporación política y ciertas élites intelectuales sigan percibiendo a sus fuerzas armadas como su enemigo.

No solo no lo justifica la profunda transformación que han sufrido esta fuerzas. Sino la necesidad de superar esta verdadera osteoporosis institucional. Especialmente, ahora que perecemos sufrir el peligro de varias fracturas.

No me cabe duda que ellas pueden producirse y que la Patria está en peligro. No por la exclusiva obra de este gobierno. Lo estamos por tener una economía quebrada, por los millones de pobres que tenemos, por el progresismo cultural triunfante y por no tener FFAA dignas de ese nombre.


No hay comentarios: