Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

lunes, 28 de mayo de 2018

FFAA: ANTE LOS CUERNOS DE UN DILEMA.

















por Carlos A. PISSOLITO

Resultado de imagen para fuerzas armadas argentinas comandosLa peor de las situaciones estratégicas es cuando uno se encuentra frente a los cuernos de un dilema. De hecho el non plus ultra de ella es colocar a nuestros enemigos frente a uno.

Ellos puden ser entre algo bueno y algo malo. Son los más sencillos. Los que nos obligan a elegir entre dos bienes o, especialmente, entre dos males son los peores de todos ellos.

Y es, precisamente, en esta última situación. La de enfrentar un dilema entre dos males. En el que se encuentra la conducción de nuestras FFAA.

Cuando se les ordene cambiar su misión. Y de pasar de prepararse para combatir, exclusivamente, a enemigos externos deben hacerlo contra enemigos u oponentes internos.



Dice la metodología para la toma de decisiones que ante este tipo de situaciones, uno debe realizar lo que, técnicamente, se llama una comparación. Oponiendo las ventajas y las desventajas de cada uno de los cuernos del dilema. Veamos.

La alternativa por la positiva. Vale decir la simple aceptación sin más del cambio de misión tiene la gran ventaja de su legalidad inicial; pues, simplememte, cumpliría con una directiva emanada del nivel político que ejerce el legítimo control civil sobre las FFAA.

Dado este paso, surgen, casi imendiatamente, una catarata de posibles consecuencias negativas. La masa de ellas basadas en las consecuencias negativas y, aún presentes, derivadas del cumplimiento de una mision similar cuando las FFAA debieron cumplir durante el Proceso Militar al combatir al terrorismo en los años 70.

La presencia de personal militar, policial y aún de civiles que colaboraron con las FFAA en su tareas repersivas, detenido son el testimonio vivo de estas consecuencia negativas.

La alternativa de la negativa. Vale decir la de negarse abiertamente o el de ejercer la resistencia pasiva a cumplir con este cambio de misiones, tiene la obvia desventaja de incurrir en una desobedeincia, sea ésta activa o pasiva. Por otro lado, nuestro conocimiento empírico de la sociología militar nos lleva a anticipar que será solo cuestion de tiempo y de relevos para que la conducción política encuentre a la correspondiente conducción militar deseosa de cumplir con sus ordenes sin importar sus consecuencias eticas y/o operacionales.

Por otro lado, no pueden descaratarse el analisis de cuales serían las consecuencias concretas que se seguiurian de la no intervenciíon activa de las FFAA en las acucienteas tareas de seguridad interior.

Una de ellas sería que ellas mismas y sus integrantes sufrirían, irrdemediablemte, las consecuencias de vivir en un país gobernado por el narcotráfico que sería la lógica evolución de la actual situación.

La otra, más profundam sería que ellas, definitivamente, perderían la regla de oro que justifica a toda organización social. La de tener una razón de ser y de utilidad para la sociedad que las cobija.

Antes de pasar a las conclusiones es menester tratar una deseventaja que se aplica a ambas posturas. Cual es su estado actual caracterizado por la falta de medios materiales e intangibles adecuados para enfrentar las exigencias de la nueva misión.

Siempre hemos dicho que toda fuerza armada está compuesta por tres elementos básicos. a saber: sus profesionales, sus ideas o doctrina de empleo y sus fierros.

Empezando por los menos importantes, los fierros, es decir su equipamiento. Hay que reconocer que el mismo ha sufrido un creciente proceso de desgaste, fruto de su antiguedad y de la falta de presupuesto para su mantenimiento.

En ese sentido, creemos que es mucho lo que con poco lo que se podría hacer. Pues, para esta misión no serían necesarios los grandes y caros sistemas de armas militares neecsarios para enfrentar un enemigo convencional. En este caso, sería necesario poner a punto, basícamente, vehiculos, aeronaves de transporte y el armamento ligero.

El tema de las idea o de las doctrinas se complica un poco más, aunque tampoco no sería difícil de resolver. Pues se trata, simplemente, de leer y educar con los libros adecuados. Ya en el pasado la adopción de la errónea doctrina francesa de la Guerra Revolucionaria que promovía la tortura fue desastrosa. Hoy habría que apelar a la doctrina propia generada en la ejecución de la misiones de paz complejas como Haití. Tampoco, sería solución el adoptar, 'Llave en mano’, la errónea estrategia propugnada por los EEUU y destinada al descabezamiento y al aniquilamiento de las bandas narco por consecuencias que ya hemos explicado. Ver: http://espacioestrategico.blogspot.com.ar/2017/01/narcotrafico-no-la-estrategia.html

Es este último punto, el que nos lleva al más importante, cual es la necesidad de contar con profesionales entrenados para enfrentar las exigencias de la nueva misión. Y a este personal lo tenemos en cantidad entre los veteranos de las misiones de paz ya mencionadas. Pues, ellos disponen del conocimiento emocional necesario para saber que en esta misión no se ganará con la potencia de fuego que caracteriza a las FFAA, sino a pesar de ellas.

Ellos ya trabajaron en un entorno de extrema pobreza con presencia de bandas armadas Y, para decir la verdad, no lo hicieron mal O, al menos, no terminaron siendo derrotados o expulsados de Haití. Todo lo contrario. Ver: http://espacioestrategico.blogspot.com.ar/2017/01/narcotrafico-no-la-estrategia.html

Para concluir y dejando al lector su propia conclusión, solo puedo agregar dos aspectos que considero fundamentales:

El primero es reconocer es que en el mundo de los conflictos no siempre se puede elegir al enemigo que nos gustaría enfrentar. Simplemente, porque este ya él nos ha elegido a nosotros y nos plantea un desafío mortal. Uno que nos se puede rechazar sin graves consecuencias.

La segunda es que he creido siempre que las batallas se ganan en los preparativos. Como dicen nuestros enemigos tradicionales, los ingleses, Dios siempre ayuda a los mejores batallones.


1 comentario:

Domingo dijo...

Excelente