Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 10 de junio de 2018

PROYECTO.
















Por el General de División (R) Carlos E. LAIDLAW - Especial para Espacio Estratégico

Resultado de imagen para ortega y gasset
Ya el filósofo español 

José Ortega y Gasset
nos aconsejó a los argentinos
que fuéramos directamente
a las cosas. Las que, al
parecer, nos siguen esperando.
La palabra es una herramienta descriptiva que permite fundamentalmente Pensar para comprender el valor e importancia de la Verdad que contiene.  C E L

El PROYECTO es el propósito de hacer algo a través de un conjunto de actividades, basadas en funciones y desarrolladas en base a una idea, que da origen a un proceso de reflexión, en forma inteligente, de manera interrelacionada y coordinada para alcanzar un determinado Objetivo, a fin de lograrlo posteriormente.
Etimológicamente proviene del latín “proiectus”, que a su vez deriva de “proiicere”, que significa dirigir algo o alguna cosa, hacia adelante. De aquí que entre sus acepciones encontremos que Proyecto se refiere a un esquema, plan o programa que se hace antes de dar forma definitiva a algo o alguna cosa.

Nace de la necesidad de crear un pensamiento propulsor que surge, como respuesta a una necesidad, acorde con la visión de una persona o una determinada organización, en función de un interés superior, para lograr una aspiración determinada o, además, superar una circunstancia de carácter negativo que es necesaria recomponer, respectivamente.



Debe dejarse constancia que -si por cualquier circunstancia en forma de obstáculo que se presente inadvertidamente- es conveniente y necesario, desde el punto de la racionalidad, tener “in mente” otra opción para no fracasar en el intento de alcanzar la finalidad perseguida, que significaría una frustración, con sus consecuencias espirituales y materiales. (El conocido Plan B)

Tal Proyecto puede ser individual de las personas para satisfacer necesidades espirituales y materiales o propias de organizaciones que desean desarrollarse, con fines sociales (el Estado) o con fines económicos (Empresas), pero todos necesitan del mismo para desarrollarse espiritual o materialmente.

El caso que nos interesa considerar, de acuerdo con la finalidad del blog Espacio Estratégico, es el ESTADO, con lo cual el tema resulta una cuestión eminentemente POLÍTICA basada en la Ética [1] y la Prudencia Política [2].

Su objeto es determinar los lineamientos de un destino de grandeza Política del mismo, con plena vigencia de su Soberanía, en el plano internacional y del Bien Común, en el plano interno de Nación. Se lo conoce bajo la denominación de PROYECTO NACIONAL.

El problema técnico del mismo debe centrarse en dos campos o funciones básicas: 1) El Desarrollo Nacional, a fin de contemplar todos los aspectos que sirvan a la sociedad como un todo y al hombre, no solo como sujeto natural sometido a necesidades materiales de subsistencia, sino también como persona moral, intelectual y espiritual y 2) La Seguridad Nacional, en todas sus actividades referidas a la seguridad pública, la seguridad contra delitos transnacionales, la seguridad interna en defensa de la Constitución Nacional, la seguridad de la Soberanía Interna (como la ocupación de espacios terrestres (“territorio sagrado mapuche”), marítimos (pesca clandestina en el Mar Argentino) y aéreos (violación de espacio por aeronaves con drogas) y la seguridad de la Soberanía Externa contra agresiones al territorio nacional.

La elaboración del PROYECTO NACIONAL requiere determinar en primer lugar tener en cuenta: que se quiere, que se puede y, sobre todo que se sabe. A tal fin se necesita un método de investigación, ejecutado en equipo, con personas de plena idoneidad y de carácter interdisciplinario para cumplir las siguientes etapas: 1) Diagnóstico, que consiste en establecer las necesidades u oportunidades a partir de la cual es posible iniciar el diseño del Proyecto, en los dos campos o funciones básicas y sus actividades; 2) Diseño, en la que se valoran las opciones estratégicas y tácticas a seguir en todas las funciones y actividades principales del Estado, teniendo como indicador principal el objetivo a lograr; 3) Planificación operativa, una vez dada la aprobación al diseño, se realiza un proceso relevante que consiste en prever las acciones y la asignación o requerimientos de personas y recursos logísticos y los plazos de tiempo necesarios para alcanzar los fines del Proyecto; 4) Ejecución, que consiste en poner en práctica la planificación llevada a cabo previamente; 5) Evaluación final de lo proyectado, en la que éste es revisado, y se llevan a cabo las valoraciones pertinentes sobre lo planeado y lo ejecutado, así como sus resultados, en consideración al logro de los objetivos planteados. Hasta aquí los aspectos técnicos del mismo.

El ESTADO, objeto de la consideración a desarrollar establecida por el título desde hace varios años, se caracteriza la existencia de “ciclos alternados de felicidad y desdicha para el pueblo argentino, que aún siguen irresueltos” [4] y requiere adoptar medidas urgentes para lograr una solución a los mismos, mediante un PROYECTO NACIONAL para basado en el mismo “a posteriori”, confeccionar las Políticas de Estado para su aplicación permanente, si las circunstancias básicas no cambian.

El conocimiento de la Situación es, pues, necesario para comprender la realidad, tanto más cuanto sea la inestabilidad política-económica-social-militar-científica con la cual se convive y, por consiguiente, requiere solucionar los problemas de tendencia negativa en el cual se encuentra el ESTADO.

El PROYECTO NACIONAL ha sido muchas veces mencionado en libros y artículos, pero nunca fue materializado por falta de voluntad Política o desconocimiento de su importancia, salvo los Planes Quinquenales del Presidente Perón.

Pero como el PROYECTO NACIONAL es un Problema Político es conveniente y necesario penetrar en detalle para determinar, en forma consensuada, el conjunto de los inconvenientes y obstáculos existentes para lograr su materialización en asuntos del Desarrollo Nacional y la Seguridad Nacional, fundado en la imprescindible e imperiosa exigencia de tomar una Conciencia Nacional, sobre su importancia para la Administración del Estado y la necesidad de ordenar adecuadamente las actividades de los mismos, sobre bases sólidas debidamente pensadas y solucionadas, en función de los recursos disponibles.

* El primer problema Político está referido a los Partidos Políticos republicanos, con los cuales es imprescindible llegar a un Acuerdo, mediante su participación en la elaboración de un PROYECTO NACIONAL para realizar un cambio histórico, para lo cual se deben superar dos aspectos fundamentales: 1) Las plataformas políticas de los mismos, con sus principios ideológicos y sus proyectos individuales, dentro de una democracia; 2) La proliferación de la cantidad de Partidos Políticos existentes en función de la Ley Nº 26.571, del 11/12/2009, del gobierno anterior con fines aliancistas que, en la actualidad, sirven para comprometer la gobernabilidad de un gobierno sin mayorías parlamentarias, especialmente en Diputados, que debe ser rectificada dada la influencia “por la satisfacción de intereses personales, la memoria con el rencor, la justicia con la venganza” [4]

* El segundo problema político requiere modificar el Plan de Gobierno actual, especialmente Económico, para disponer las bases indispensables para un verdadero cambio nacional, estableciendo la orientación del objeto que se pretende lograr en forma consensuada, para evitar la gran incertidumbre que existe en cuanto al Desarrollo Nacional y los problemas que acarrea el haber mantenido la Ley de Ministerios anterior y fraccionado a un indispensable Ministerio de Economía, trasladando su responsabilidad al Jefe de Gabinete, que funcionalmente debe respetar lo establecido en la Constitución (Art. 100), así como los asuntos mencionados referidos a la Seguridad Nacional

* El tercer problema está relacionado con la Seguridad Nacional en los 4 aspectos conocidos sobre la seguridad pública ineficiente, agravada por la constante alteración social de la llamadas Organizaciones Sociales, verdaderamente Políticas de la izquierda radicalizada que afectan la ley y el orden público y constituye un ejercicio prerrevolucionario contra la Constitución Nacional, frente a la inacción del gobierno de CABA, mientras la seguridad pública, los delitos transnacionales (narcotráfico) y la seguridad de la Soberanía Interna (mapuches, pesca ilegal y tráfico ilegal aéreo) se mantienen en auge sin la adopción de medidas contundentes, para respetar y fortalecer la misma.

En síntesis, la posibilidad de elaborar un PROYECTO NACIONAL, tan necesario para convertirse en un país emergente, es nula porque no se sabe, no se quiere y no se puede materializar, mientras; 1) No se ejerza un fuerte liderazgo para lograr una verdadera Unión Nacional, donde los Partidos Políticos Republicanos dejen de interesarse más por sus plataformas electorales pensando en la próxima elección antes que pensar en las próximas generaciones y la Soberanía Nacional; 2) Se vivan tiempos complicados, con profunda sensación de incertidumbre y negligencia operacional, que contribuye a una situación que muchos piensan que puede llegar a ser caótica, de no tomarse las medidas de fondo de común acuerdo para superar el actual ciclo de gobierno constitucional, con resultados sociales correctos para generar la grandeza del país, con claras metas de Desarrollo y Seguridad Nacional, no se podrá avanzar hacia delante en contra de quienes piensan “en la infatuación y en la discordia” para volver hacia atrás.

Frente a esta realidad ¿es oportuno para el gobierno imaginar en la elaboración de un PROYECTO NACIONAL Posible? Todo hace pensar que es más necesario que nunca, a pesar y precisamente por la situación nacional, dada la crítica situación política-económica-social-militar-científica que se vive.

La respuesta a este dilema el autor puede ser afirmativa si se hace eco de la siguiente reflexión: [4]

“Olvidamos el sabio consejo de José Ortega y Gasset, que vivió entre nosotros hace unos 80 años, invitado por los Cursos de Cultura Católica:

'¡ARGENTINOS, A LAS COSAS!'.

¡A las cosas, sí!; a la realidad que nos hace pagar caro la recurrente apelación a las ilusiones; la confusión de algunos arrebatos ingeniosos, con la genialidad misma”; la satisfacción de nuestros intereses personales, o de sector, con la felicidad pública, la memoria con el rencor, la justicia con la venganza.

REFERENCIAS

[1] “Para Platón y Aristóteles, la Ética es Política, y la Política es Ética”. “El primero, el filósofo ateniense, confiesa en su 'Carta séptima', que la Política fue la pasión dominante de su vida. Y si no se dedicó activamente a ella fue porque lo disuadió -así dice- 'comprobar la corrupción de los hombres de gobierno, de sus costumbres, y de las leyes vigentes” Homilía de Mons. Aguer, Obispo de la Plata (Buenos Aires) en el Tedeum del 25/05/2018.

[2] La Prudencia en la Política es el arte de discernir entre el bien y el mal, de actuar con buen juicio, inteligencia, astucia y aprovechar el momento oportuno para decidir. La Prudencia viene a ser la síntesis de todas las virtudes, es el punto de referencia en la definición misma de la Ética, entendida ésta no como un bien inasible, platónico, sino como la Filosofía de las cosas humanas, el Saber que pone al hombre en el centro de la cosas y que tiene como fin superior, el bien del hombre, su felicidad.

http://www.milenio.com/opinion/enrique-ibarra-pedroza/columna-enrique-ibarra-pedroza/la-prudencia-en-la-politica

[3] A partir de la última reforma electoral (ley 26.571) los Partidos Políticos deben tener, permanentemente, una cantidad de afiliados no menor al 0,4% de los electores del distrito, hasta el máximo de un millón. Es decir que en los distritos más poblados, como Capital Federal o Buenos Aires, un partido no puede tener menos de 4000 miembros.

En su primera aplicación -durante el año 2011- debido al incumplimiento de esta nueva exigencia legal, se produjo la caducidad de 26 partidos políticos -de todo el espectro ideológico y diferentes niveles de trayectoria- siendo Buenos Aires, Capital Federal y Chaco los tres distritos con más partidos afectados.

http://www.cij.gov.ar/nota-8559-Informan-la-cantidad-m-nima-de-afiliados-que-necesitan-los-partidos-pol-ticos-para-mantener-su-personer-a.html

[4] Homilía de Mons. Aguer, Obispo de la Plata (Buenos Aires) en el Tedeum del 25/05/2018.
Publicar un comentario