Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 2 de febrero de 2014

Londres centro financiero mundial.

 

 

http://www.clarin.com/edicion-impresa/Gran-Bretana-lidera-rumbo-finanzas_0_1077492371.html

Gran Bretaña lidera el rumbo de las finanzas.


Por Jorge Castro - 02/02/14                       

                         

          
Gran Bretaña fue el país europeo que experimentó la mayor caída del producto en la crisis global 2008-2009 (-6,5% del PBI) y este año lidera la expansión de la Unión Europea (UE), con un crecimiento de 2,4% anual; y es el segundo del mundo avanzado, después de EE.UU., que crecería 2,8%.
Es significativo lo ocurrido con la industria manufacturera, que representa 10% del PBI, pero encabeza la expansión del conjunto, con un alza de 2,7% en 2013, tras haber experimentado un hundimiento de -15% en 2009.
Los sectores que más crecieron fueron bienes de equipo y de capital de alta tecnología, en segmentos altamente especializados de transportes, maquinarias y productos plásticos, volcados a la exportación, sobre todo fuera de Europa y de EE.UU., y orientados a China, India, México y Brasil.
La productividad británica es baja: es la sexta del Grupo de los 7, que encabeza EE.UU. y cuyo piso corresponde a Japón. Esta omisión está vinculada a que, no obstante de experimentar la mayor caída del PBI del mundo avanzado, su nivel de desocupación fue el segundo menor (7,4%) y el porcentaje del empleo, el más elevado (72%).

La desocupación británica es la menor de Europa, después de la alemana (5,3%), mientras que Francia e Italia están en el nivel europeo (12,1%). La recuperación británica ha sido impulsada por una extraordinaria inyección de liquidez realizada por el Banco de Inglaterra, que recortó la tasa básica de 4,5% a 0,5% anual, el menor nivel desde su creación en 1694; y casi el doble, en relación a la población y el producto, que el shock de hiperliquidez que lanzó la Reserva Federal en 2009.
La City de Londres es la primera plaza financiera del mundo capitalista después de Wall Street, pero supera a ésta como mercado de divisas y centro de intercambio de commodities (petróleo, oro, cobre, mineral de hierro), mientras que los granos siguen en manos de la Bolsa de Chicago.
La City ha sido el eje de las finanzas mundiales desde la revolución industrial. En 1913 había 71 bancos extranjeros en Londres, ahora son 280; y allí se realiza el doble de actividad bancaria internacional que en cualquier otra parte del mundo. Un año antes de iniciarse la Primera Guerra Mundial, los activos de los bancos británicos eran 40% del producto, y ahora representan 10 veces más, mientras que treparían a 9 veces en 2050.
Londres es ya el principal centro emisor de bonos en renminbi, después de Hong Kong; y aspira a superar a su ex colonia en 2020 para convertirse en el eje de la internacionalización de la moneda china.
El cálculo de los bancos de Londres es que el mundo se encuentra en un “superciclo de crecimiento de largo plazo”, con un comercio internacional que crece 10% por año, impulsado por el auge de la demanda china y la revolución tecnológica de EE.UU.
El objetivo es que la City sea, como ocurrió en las dos revoluciones industriales iniciales -esta es la cuarta- quien financie su expansión, sobre todo la inversión y el intercambio global. La industria británica, superespecializada en la alta complejidad tecnológica e ingenieril, encabeza, junto con la norteamericana, una “nueva revolución industrial”, que implica la completa digitalización de la manufactura, y es un subproducto de la “nube” (cloud computing).
Gran Bretaña emerge de la crisis profundamente transformada, y al mismo tiempo especializada en las finanzas globales y en la manufactura de avanzada, como ocurrió en sus momentos de apogeo, cuando ejerció la hegemonía del sistema mundial (1815/1913). Esta reaparición es una vuelta a las fuentes, lo que indica que hay una trayectoria que es inseparable de su historia, su cultura y sus circunstancias. H. S. Ferns dice que “los dos países más simbióticamente vinculados en el siglo XIX fueron Argentina y Gran Bretaña”. “La historia no se repite, pero rima” dice Mark Twain.