Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

viernes, 18 de julio de 2014

Sarajevo: ¿Se repite la Historia?








¿El derribo del avión de Malaysia Airlines es un nuevo Sarajevo?


Junto con Mark Twain creo que la historia no se repite pero rima. Tal es el caso del derribo del vuelo de Malaysia Airlines con el famoso asesinato del Archiduque Francisco Fernando José hace casi, exactamente, un siglo en Sarajevo, un 28 de junio de 1914.

El anarquista Gavrilo Princip dispara su pistola contra el
heredero al trono Francisco Fernando 

y la Princesa Sofia Chotek.
Empecemos, primero, por las similitudes. Obviamente, que el contexto de ambos hechos es muy similar. Tanto a principios del siglo XX como de éste, varios países habían forjado un sistema de alianza contrapuestas para garantizarse su seguridad mutua.

Ayer, el asesinato del heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro, a manos de un joven anarquista que reivindicaba la unificación de Bosnia con Serbia, precipitó el inicio de la 1ra GM, un mes después. Todo comenzó cuando los austro-húngaros exigieron el apoyo del Imperio Alemán para investigar el asesinato de su heredero en territorio serbio. Siguió, cuando Serbia solicitó el apoyo ruso para no aceptar el ultimátum con esta solicitud que le fuera enviado por Austria.

Por su parte, la negativa Serbia, impulsó a Austria-Hungría a declararle la guerra a Serbia. Acto seguido, fue Rusia la que ordenó la movilización general de sus fuerzas militares. Por lo que Alemania hizo lo propio, al considerar este acto como uno de beligerancia. Luego, en virtud de la alianza franco-rusa, Francia movió a sus tropas a su frontera con Alemania. Lo que, también, le ganó la declaración de hostilidades por parte de ésta última.
Hoy, en Europa tenemos un sistema de alianzas similar al señalado anteriormente. Por un lado, el actual gobierno ucraniano desea, desde hace tiempo, establecer una alianza militar y económica con la Unión Europea. Lo apoya, en ese cometido, especialmente, el gobierno alemán y el de los EE.UU. Este último cabeza de la alianza militar de la OTAN. Por otro lado, Rusia, quien ya ocupara parte del territorio ucraniano en la Península de Crimea, no quiere que esta alianza se concrete; ya que considera a Ucrania como parte de su esfera de influencia. Por lo que apoya a los rebeldes separatistas ucranianos que desean la unión con el heredero del viejo imperio de los Zares.

También, hoy como ayer, los ucranianos han solicitado el apoyo de una potencia extranjera para investigar la tragedia aérea. Si bien, se trata –nominalmente- de su propio territorio, es también, la zona de acción de los separatistas. Por lo que se puede prever que habrá no pocos problemas para poder concretar esa investigación. Ya se sabe que los separatistas han cercado la zona y niegan el acceso a los investigadores europeos.

La principal diferencia entre ambos acontecimientos históricos es que en el último de ellos no murió una personalidad, como fue el caso del archiduque en Sarajevo. Aunque si lo hicieron cerca de 300 personas inocentes, lo que no es poca cosa. A ello, hay que sumarle los dudosos alegatos de una agencia de prensa rusa que sostiene que el objetivo del derribo era el mismísimo avión presidencial de Vladimir Putin. Quien se habría salvado por unos minutos de ser impactado por el misil.

Otra diferencia menor y técnica es que para el asesinato de Francisco Fernando se usó una pequeña pistola FN belga Modelo 1910, calibre 7,65 mm. La que a partir del magnicidio pasó a ser conocida como la “Mataduques”. En el último caso se habría tratado de un poderoso misil antiaéreo de alta cota cargado con casi cien kilos de explosivo plástico.

Otra diferencia radica en el perfil de los autores. En el caso serbio se trató de un anarquista que actuó solo, aunque siempre se descontó que contó con el apoyo de la inteligencia rusa de la época. Hoy, se presume que los autores son grupos con cierta organización militar y que contarían, nuevamente, con el apoyo de Rusia. Lo que no dejaría de ser, por otro lado,  otra notable coincidencia.

No es menos inquietante que antes de este hecho varios autores notaran las coincidencias entre ambos contextos. El de 1914 y el del 2014. Entre los más notables hay que mencionar al historiador militar norteamericano,  William S. Lind y a la historiadora de la Universidad británica de Oxford, Margaret MacMillan. Ambos, por diferentes caminos y con diferentes argumentos, señalaron las similitudes e incluso las posibilidades de que un evento tan serio como la 1ra GM pudiera llegar a repetirse, al menos, parcialmente.

Mi conclusión, es que hoy como ayer, la última palabra la tienen quienes toman las decisiones en sus respectivos países. Esperemos que a ellos la Historia no les sea una ciencia o al menos un hobby ajeno. Pues, ella, tal como lo sostenía el genial Cervantes, ha sido siempre maestra de la vida y avizora del porvenir.

EL ADMINISTRADOR.

No hay comentarios: