Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 9 de abril de 2019

EEUU: ¿Una nueva Guerra de Secesión?



http://www.traditionalright.com/author/wslind/







William S. Lind
Resultado de imagen para dixie, sur de los eeuu
La vieja bandera de la Confederación. Pese a la
prohibición de usarla, se la ve en muchos lugares.
Acabo de regresar de las tres semanas en la Confederación, donde las brisas eran suaves, los asados maravillosos (convenientemente, el gobierno de la Confederación ha prohibido cualquier observancia pública de la Cuaresma) y del fuerte apoyo al Presidente Trump que está en su salsa. El veneno sin fin del Establishment dirigido contra el presidente lo ha ayudado, en todo caso, a él. Sentí que podría estar tomando el estatus de un héroe trágico, un buen hombre que intenta hacer lo correcto y que se ve frustrado, a cada paso, por las fuerzas malvadas de la corte. Esa es una imagen un tanto irónica para Donald Trump, pero es políticamente poderosa. Si estoy en lo cierto, sus enemigos le han dado al presidente un maravilloso regalo.

No creo que el apoyo de base para el presidente Trump sea en función de su posición sobre los temas. Algunos temas obviamente son importantes, especialmente la inmigración y el muro. Los estadounidenses nativos han llegado, en muchos lugares, a sentirse extraños en su propio país.


Pero hay algo mucho más poderoso que cualquier tema, que es motivar a la base: un sentimiento cada vez más fuerte de que somos nosotros contra ellos. “Nosotros” es la gente promedio que trabaja para vivir, que sigue las reglas, que va a la iglesia los domingos y que trata de ser un buen padre, madre o un buen vecino. "Ellos" son una mezcla de las élites que desprecian a las personas promedio con los negros y con los inmigrantes que viven de los pagos de impuestos de los trabajadores estadounidenses, mientras cometen delitos violentos y al 1% globalista que se enriquece con la explotación de los empleos de la gente promedio.

En este marco, "nosotros" ve al presidente Trump como su campeón y a los ataques contra él, simplemente solidifican su apoyo para con él. "Ellos", mientras tanto, buscan a su campeón para las elecciones de 2020 entre un paquete completo de zorritos y comadrejas. ¿Qué pasaría si los demócratas postulan a alguien de la extrema izquierda, a alguien tan claramente de "ellos" y Trump es tan "nosotros" que gana?

Por lo que escuché de la base durante mi viaje, no creo que se acepte este resultado, no cuando un presidente radicalmente demócrata de izquierda comience a abrir las fronteras, convirtiendo a la Casa Blanca en una capilla para casamientos LGBTQ y deje salir a millones de delincuentes negros de la cárcel mientras les den su voto. En ese punto, habrá una rebelión.

Resultado de imagen para dixie, sur de los eeuu
El denominado Sur.
En gran parte del Sur, la rebelión podría tomar una forma antigua/nueva: la anulación. Ese problema pareció resolverse antes de la Guerra Civil, cuando el Tribunal Supremo dictaminó que los Estados no podían anular los actos del gobierno federal. Pero en los últimos años, la anulación ha regresado, no desde la derecha sino desde la izquierda y, como viene de la izquierda, ha sido aceptada por el Establishment. Dos casos claros son las leyes relativas a la marihuana y la aplicación de las leyes federales contra la inmigración ilegal. En el primero, un Estado tras otro, ha legalizado la marihuana a pesar de las leyes federales que hacen que su venta o uso sea ilegal. Es un caso tan claro de nulidad a nivel estatal como uno se pueda imaginar. Con respecto a los inmigrantes ilegales, muchas ciudades gobernadas por la izquierda se han proclamado "ciudades santuario" donde la policía local no puede cumplir con las leyes federales de inmigración.

La herencia legal de este país es anglosajona, no romana. La ley consuetudinaria es muy importante. El precedente se ha establecido en ambos casos, cuanto en que la anulación es legal y que el gobierno federal no las ha reclamado para sí. La izquierda ha establecido los precedentes, pero la derecha puede usarlos. ¿Qué sucede si Texas responde a la apertura de las fronteras enviando a su Guardia Nacional y a voluntarios civiles para que la vuelvan a cerrar? ¿Qué pasa si Carolina del Sur rechaza las órdenes federales de liberar a los prisioneros? Una Corte Suprema en sintonía con la interpretación en lugar de crear leyes se enfrentaría con precedentes conflictivos. La cosa podría ponerse interesante.

Si la anulación falla, los partidarios de Trump con los que hablé en todo el Sur, no solo dirán "Bueno, lo intentamos, supongo que tenemos que aceptar ser ciudadanos de segunda clase en nuestro propio país". Van a contraatacar. Cómo, no lo sé. Mientras la economía en alza continúe, puede proporcionar el suficiente pegamento para mantener unido al país. Cuando llegue la crisis de la deuda y con ella una segunda Gran Depresión, todas las apuestas se cancelarán.

Una cosa es segura: la vasta geografía de los Estados rojos (1), como se vio en las elecciones de 2016, no se dejaran gobernar por los diminutos enclaves azules, enclaves que no pueden alimentarse por sí mismos. Si los cortes de ruta comienzan, la oposición puede ser relevante.

Traducción y nota: Carlos Pissolito

(1) Con los Estados rojos el autor se refiere a aquellos en los que gana el Partido Republicano y a azules, los que lo hace el Demócrata. 

No hay comentarios: