Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 26 de febrero de 2015

La vieja anarquía que vuelve.







EL RETORNO A LA BAJA EDAD MEDIA

                                                                            “...EL MUNDO ESTÁ FRAGMENTÁNDOSE Y MUCHO EN ESTA EDAD OSCURA...”
                                                                                                                                                                     ROBERT D.KAPLAN






SEBASTIÁN N. TEPEDINO

Algunos autores y tratadistas modernos, estudiosos de la polemología y militares coinciden en señalar que “...Las Guerras venideras tendrán más en común con un Condottiero Renacentista que con un Soldado del futuro propiamente dicho....”.

 Una fugaz singladura por la situación mundial de los últimos 40 años y los conflictos han dado cuenta de una sustancial modificación en el estado del arte, esto arroja: el incremento de nuevos estados-nación, incremento de “spaces off limits”, la fragmentación y feudalización del territorio, la aparición de actores no estatales, surgimiento de “Entrepreneurs Militares”, la privatización de los ejércitos, el “hostis” es reemplazado por el “inimicus”, surgimiento de actores encaramados en la figura de “Reyes”, “Barones” y “Warlords”, configurándose así una tendencia peliaguda que hoy ya es -a todas luces- tendencia pesada. Esta corriente posmodernista ha dado en llamarse “NEOMEDIEVALISMO”, este neologismo acuñado por Hedely Bull y sistematizado por otros autores implica que el mundo actual va camino a parecerse a lo que era el mundo del Siglo XIV, la Baja Edad Media, un mundo atomizado y disperso donde las guerras eran “guerras” con “G” minúscula, en un contexto de pestes, asonadas, mercenarios, ciudades-estado, pillaje y marasmo. La teoría del “Neomedievalismo” es muy polémica y discutida, algunos autores como Barbara Tuchman y Robert Kaplan suscriben a esta conceptualización teórica e intelectual porque se imbrica directamente con el colapso del estado y la repartija de sus despojos entre diversos contrapoderes. Esta explosión del estado es una de las nuevas amenazas que está siendo objeto de estudio en las Academias de Guerra de toda Europa. Las amenazas analizadas son:

NARCOTRÁFICO Y NARCOTERRORISMO
PANDEMIAS
MIGRACIONES COMPULSIVAS
PROLAPSO DEL ESTADO



Las precitadas amenazas que se consideran nuevas y novísimas no lo son en tal proporción porque si tomanos por ejemplo el caso de las Pandemias, ellas existieron en Europa durante toda la edad media, las Migraciones Masivas también, en el caso por ejemplo de la llegada de los Bárbaros, los Hunos o la “Horda de Oro” de Batu Kan, pueblos nómades y guerreros que asolaban los pueblos y dejaban “tierra arrasada” esto generaba un movimiento masivo de masas que buscaban huir de estos temibles “hijos del viento” como se les llamaba a estas tribus bélicas.

En resumen, tales amenazas poseen antecedentes en toda la historia, lo mismo cuando se tratan temas concernientes a las Guerras Asimétricas o al empleo de armamento “QBN”, si se revisa la historia se encuentra mucha información, y registros que demuestran palmariamente su existencia.

 Un libro crucial para entender este concepto es el de la escritora Barbara Tuchman, que se intitula: “ESPEJOS DISTANTES, EL CALAMITOSO SIGLO XIV” (Distants Mirrors: The Calamitous Fourtheen Century), un libro que no es anticipatorio pero que refleja con meridiana claridad los hechos que se vivían en esa luctuosa época que se trasuntan y adquieren similitud con sucesos de este -cada vez más alicaído- Mundo Moderno. El libro cuenta la historia de un noble francés en un siglo que era una completa anarquía, no había sometimiento a ningún tipo de orden regulador, había guerras, invasiones, pestes, pillaje, hambre, lo que da un contexto descriptivo para entender la situación conflictual actual en el mundo del SXXI. Nuestras guerras del presente encuentran antecedentes, Martin Van Creveld distingue dos tipos de guerras consideradas por los franceses: una era LA “GUERRE” con “G” mayúscula, y la otra era la “GUERRE GUERROYANTE” cuya traducción literal sería “GUERRA TRASHUMANTE”, que eran guerras con “g” minúscula, y esto ¿por qué? Porque nosotros los occidentales, notablemente después de Clausewitz y toda la tradición de los ejércitos, sus sistemas de armas, instrucción, estados mayores, ministerios de defensa, etc,etc, concebimos a la guerra de una sola manera que es LA GUERRA TRINITARIA de Clausewitz sintetizada en “ESTADO, FUERZAS ARMADAS, PUEBLO”. La Guerre Guerroyante justamente es la GUERRA NO TRINITARIA que tipifica una inteligencia personificada, puede ser un LÍDER o CAUDILLO (en lugar de un estado) MILICIAS o GUERREROS (en lugar de FFAA) y POBLACIÓN de una ETNIA o TRIBU (en lugar de pueblo) y esto se percibía por ejemplo cuando los grandes señores feudales iban a las cruzadas y hacían esa guerra, que era una guerra con mayúsculas puesto que era una cultura contra otra, pero cuando retornaban a sus hogares y lo hacían con las arcas fundidas, sin dinero, ¿qué es lo que hacían?, bueno, ahí entraba el pillaje, los robos, robaban, saqueaban, asolaban regiones, como hoy hacen LOS NARCOS en algunas zonas de nuestro país, o como lo hacen notablemente en MÉXICO y COLOMBIA. Eso es la Guerre Guerroyante. En conclusión el libro de Tuchman es un logrado trabajo de investigación histórica -ganador de un premio pulitzer- donde se percibe esta dualidad, sin llegar a ser la intención primigenia de la autora, pero llega a esbozar cuándo estos hombres se ponían el disfraz de la guerra con mayúsculas, y cuándo salían a realizar pillajes, asonadas, expropiaciones, sabotajes que era la guerra con minúsculas, y esto es lo que a veces nuestros decisores, o la gente del Ministerio de Defensa no entienden, ellos creen o estiman que la guerra es un concepto unívoco cuando en realidad es análogo, se puede predicar de muchas formas.

       INDIGENCIA ESTRATÉGICA

 En nuestro globalizado y vertiginoso mundo, las megatendencias actuales discurren notablemente sobre dos conceptos: PARTICIÓN/FRAGMENTACIÓN TERRITORIAL y GUERRA POR LOS RECURSOS. La tendencia actual del mundo es la Fragmentación, para muestra un botón, se percibe cada vez más el incremento de entidades políticas autónomas (Estados) al punto tal que hoy se computan alrededor de 200 nuevos estados, en África tenemos la partición de Sudán, es decir tenemos 2 Sudán, una del Norte y otra del Sur, tenemos varias Somalías, disgregadas y cada una con una cabeza rectora que es el “Barón de la Guerra” o “Warlord” que domina la porción territorial que dejó la explosión del estado a su guisa, Europa no es ajena a estas tendencias. Hoy Ucrania, el otrora “granero de Europa” es escenario de una verdadera lucha entre dos dantescas fuerzas de notorio quilate estratégico-político y militar que sobrepujan los intereses del estado y que miden su poder en el más bajo nivel del espectro de los conflictos (al menos para ellos, no tanto para el pueblo ucraniano que dejó de ser un “convidado de piedra” para ser objeto y sujeto de esta contienda) en una “Guerra de Proxys”  utilizando actores no estatales y PMC (Mercenarios, FFEE, Combatientes Chechenos, Fuerzas prorrusas) en un espacio de imperiosa valía geopolítica EURASIA. En ascuas tomó a algunos  el  referéndum que frenó la segregación de Escocia del Reino Unido, pero aún restan varios frentes por templar para el viejo continente, España tiene que lidiar con el separatismo Catalán, el cuál no es el único, también hay que aditarle el problema con Vascos, Andaluces, Canarios y Gallegos. El mundo más que ir hacia un unicato global va hacia lo que era la Baja Edad Media, ciudades estado y mercenarios pagos, hoy tenemos el correlato en las llamadas Compañías Privadas Militares (PMC) o las de “Civilian Contractors” que tienen muy poco de civilian y mucho de contractors, las más famosas eran la BLACKWATER (ACADEMI), HALLIBURTON, Compñias militares Chinas, Inglesas, Rusas y de Latinoamérica (Guatemaltecos, Chilenos, Uruguayos).

 Así como existen estas tendencias pesadas o, al decir de Naisbitt, megatendencias globales que remiten al neomedievalismo, también hay otras que traccionan hacia diversas direcciones, hoy la masa de los conflictos del mundo está focalizada en zonas con ingentes recursos naturales estratégicos que en agunas regiones han pasado a ser “críticos”, agravados por el hecho de que dichas regiones presentan alarmantes e inquietantes vacíos geopolíticos que no demorarán en ser ocupados por otros actores, por cuánto es una vieja ley de la geopolítica tanto como de la física que los espacios vacíos siempre se ocupan. La prognosis cultural nos muestra el encaminamiento del mundo hacia una suerte de reedición del S.XIV, el Islam es una religión en franca expansión, y esto es importante culturalmente, porque si no se comprende la cultura difícilmente se pueda entender a los actores en presencia, no se puede entender a los musulmanes si no se entiende que para ellos su cosmovisión es distinta, lo que para uno se constituye en “suicidio” o “inmolación” para ellos se constituye en “martirio”, esto es como la cosmovisión cristiana de la edad media, de alguna manera, y tiene mucha relación con la contemporaneidad, el ISLAM que nació en el año 600, hoy está viviendo el 1400 o 1500, esta expansión del Islam es la misma expansión del cristianismo de la edad media, que se hizo con armas, porque los que iban a las cruzadas iban al martirio caían bajo las espadas seljúcidas. Por ello dentro de este contexto de neomedievalismo el islam es una religión en franca expansión y pronto podrán seguirlo otras, los conflictos y las pestes se multiplican, contrapoderes (narcos) provocarán desplazamientos humanos grandes, la tecnología a su vez hará -por su propio peso- posble los encalves autónomos al estilo de las fortalezas medievales, mientras el concepto de modernidad se irá licuando y diluyendo cada vez más, todo esto bajo el intenso sonido del crepitar de las llamas que se han fagocitado al estado. El colapso del estado, tal vez Robert Kaplan, autor realista, haya dado en la tecla en su obra “The Coming Anarchy”, señalando que el mundo se ha vuelto inestable e impredecible a partir de la implosión del sistema político cerrado soviético, y que los conflictos nacientes ya no responden a la partitura clásica del Este-Oeste, es en ese resquebrajamiento donde se ve el “germen de cambio”. Estas son las tendencias mundiales de los últimos 40/50 años, la triplicación de las naciones en el mundo, África, los Balcanes, los países de la égida soviética, ¿por qué tal país tiene que poseer tales fronteras? Las viejas estrcuturas del estado-nación están perimidas, ahora hay feudos, hay “ejércitos” sustitutos subrogantes de otras fuerzas, esto es lo que preconiza Kaplan con aguda visión, los patrones que él determina son los mismos que hoy son objeto de estudio en las academias de guerra que son los vasos de capilaridad del actual sistema de Globalización:

1) AUMENTO DE ACTORES NO ESTADUALES
2) DESINTEGRACIÓN DEL ESTADO SECULAR
3) FRAGMENTACIÓN Y RUPTURA
4) COMPLETA ANARQUÍA

     La visión de KAPLAN lejos de parecer fatalista se asemeja mucho a la realidad actual, el estado está quebrado institucionalmente, se ha perdido la virtuosidad de la justicia-themis, se albergan estructuras frágiles maleables a la corrupción en los cenáculos políticos, si ese estado no puede garantizar a su pueblo seguridad o elementos esenciales para su bienestar, el reacomodamiento del bienestar de la gente, cuando el estado comienza a colapsar, empiezan a aparecer contrapoderes, los INTRA-ESTADOS, y los intra-estados pueden ser: Los NARCOS, La RELIGIÓN (FUNDAMENTALISMO) y hasta diría la COMIDA en la visión de un “WARLORD”.

     CONCLUSIONES

Destacados autores y analistas coinciden en señalar que la situación actual del mundo y las tendencias que se desprenden de las interacciones estratégicas se asemejan mucho a lo que era el mundo del Siglo XIV donde la “liturgia” de todos los días era el pillaje, las asonadas, las pestes, la fragmentación, las múltiples “ciudades estados”(dentro de una nación) y los “ejércitos privados” al servicio de príncipes, soberanos o reyes.

La Fragmentación, Segregación, Escisión, Partición es un fenómeno propio de la Globalización, si bien hay antecedentes de mayor datación, podemos asegurar que es en el fenómeno globalizador donde se incrementa esta tendencia disolutiva.

El número de Estados computados desde el final de la Guerra Fría hasta el año 2006 es de 191 y hasta la actualidad se computan alrededor de 200 nuevos estados. Esto nace con la Implosión de la URSS (Balcanes,Yugoslavia). Estudios dan cuenta de que si no se modifican las actuales tendencias estas se mantendrán durante todo el SXXI, en donde además este proceso se ve aunado por problemas de gobernabilidad de estas comunidades políticas encalvadas en territorios con abundantes insumos estratégicos de cáracter vital.

El Colapso del Estado trae la Anarquía. Las anarquías nunca son permanentes,  son perentorias, pero la conclusión suele ser: o el estado vuelve por sus fueros y se regenera o se concluye inextricablemente en una guerra civil macroscópica con miras a la constitución de un estado nuevo o varios estados. La debilidad o las situaciones de fragilidad siempre son caldo de cultivo para la aparición de actores que operan en aras de un ruinoso objetivo: el Estado Fallido que es la quintaesencia de los actores que buscan instaurar santuarios del crimen.

Hay una preeminencia clara del Inimicus por sobre el Hostis. Las Empresas Militares Privadas (PMC) suerte de “Entrepreneurs Bélicos”, son fuerzas que subrogan a los ejércitos tradicionales y que ejecutan las tareas que no pueden o no quieren realizar las fuerzas convencionales.

Muchos autores comparan la forma de operar de las PMC's con la de los Condottieri, los Mercenarios Suizos, o los Lansquenetes, fuerzas mercenarias al servicio de príncipes, propias de la Edad Media y del Renacimiento. Estos nuevos mercenarios son elementos subrogantes de los antiguos mercenarios.

Los estados seculares no trabajan sobre estos presupuestos o los niegan, la imprevisión lleva a la fatalidad.

Por más cuestionamientos que se le efectúen, la corriente NEOMEDIEVALISTA no deja de ser alarmante, toda vez que los acontecimientos y hechos que acaecen en el mundo expresan similitud con dicha época, un retorno a la Baja Edad Media, sería un retorno al estado de naturaleza, una guerra de “todos contra todos” al decir de HOBBES.

Personalmente, desde mi punto de vista estimo que el Neomedievalismo debe ser considerado ya que lo primero que se percibe y se compara es la dispersión de la autoridad, el poder deja de ser vertical para tornarse horizontal recayendo en varias manos. El concepto de Estado-Nación presenta una erosión notable, el encumbramiento de actores no estatales, ONG's y multinacionales van restando poder y eficacidad al estado, para colmo este enjambre de actores gira en torno a las rendijas que deja el poder frecuentemente en territorios con ingentes riquezas estratégicas potenciadas por enormes vacíos geopolíticos que constituyen una amenaza. El poder en la Europa Medieval no estaba claramente delineado más allá de la figura del Soberano o del Príncipe, ni siquiera en forma geográfica. Hay un paralelismo entre la figura de los Castillos y Fortificaciones, los Señores y los Ejércitos Privados con el aumento de la criminalidad, las turbas, los barrios cerrados o “countries” y las agencias de seguridad privada en sociedades que al ser “auscultadas”, se ven los síntomas de enflaquecimiento del tradicional monopolio de coerción estatal. Robert Kaplan advirtió sobre esto, en base a su experiencia sobre el terreno en regiones como África, Asia Central, los Balcanes, es decir, avanzamos hacia el futuro retrocediendo.