Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 22 de septiembre de 2015

La visita papal a los EE.UU.






http://www.project-syndicate.org/commentary/pope-francis-us-visit-climate-change-by-chris-patten-2015-08#Xpx8G3Js11ed2ZSu.99

Francisco: Vale su peso en oro.





Chris Patten (*)


LONDRES:  Vale su peso en oro la visita del Papa Francisco en setiembre a los EE.UU. ya que será una de la mayores historias periodísticas del 2015. Dado el número de católicos norteamericanos y la hábil diplomacia vaticana de cardenales de capelo púrpura, lo que se sumará a los poderosos mensajes de Francisco en varios temas -muchos de ellos en contra de lo que piensa la derecha norteamericana- por lo que tiene todos los ingredientes para convertirse en un evento épico.

Empezando por la diplomacia. Los funcionarios vaticanos reciben críticas, no menos que Francisco mismo. Pero, entre ellos se incluyen miembros muy inteligentes -liderados por el principal asesor papal, el Cardenal Pietro Parolin- quien está trabajando por la paz y la justicia en los lugares más peligrosos del mundo.
Cuando tan astuta diplomacia se pone al servicio de la interesante influencia del Papa, sin mencionar a los 1.200 millones de católicos, el resultado es un motor que puede hacer las buenas acciones más formidables de lo que el mundo ha visto en mucho tiempo.
Las anécdotas sobre Francisco -desde su propensión a hacer llamadas telefónicas personales a aquellos en problemas a su decisión de lavarle los pies a criminales, musulmanes y mujeres (para el horror de algunos eclesiásticos) son verdaderas. Esta gentil nobleza ha contribuido a sus reputación carismática y de líder determinado que sabe llegar a las multitudes del mundo.



Mi experiencia personal con Francisco me sugiere que esta reputación está bien merecida. Pese a que a mi edad, 71, tengo muy poca paciencia para con los héroes, no puedo dejar de recordar a una figura pública que me haya entusiasmado más que al de él. El vive el mensaje del Evangelio de San Mateo del Sermón de la Montaña: "Dios bendice a aquellos con hambre y sed de justicia" (Mateo 5:6).
Esta autoridad moral de Francisco exuda en sus intervenciones sobre temas polémicos- tales como: la condena al genocidio armenio, a la violencia fundamentalista, a los crímenes de la Mafia y a la corrupción en Italia y a las muertes de los inmigrantes africanos y de Medio Oriente en el Mediterráneo. Antes y durante su visita a los EE.UU., sus puntos de vista en tres temas -no sin mucha controversia- tendrán un gran impacto.
Primero, Francisco ayudó a superar décadas de enfrentamientos entre los EE.UU. y Cuba. No solo lo hizo el Cardenal Parolin, ex nuncio en Venezuela, quien jugó un papel vital en la restauración de las relaciones diplomáticas entre los EE.UU., y Cuba, Francisco planificó su viaje a la isla en su camino a los EE.UU.
Pero el deshielo de las relaciones entre ellos no ha sido bienvenida por todos los políticos norteamericanos. De hecho, pese al aparente deseo del Presidente Barack Obama de descongelar las relaciones, algunos políticos de la derecha, prefieren tener un Estado paria antes que un socio potencial cerca de sus costas de la Florida.
El segundo de los temas es que Francisco hablará sobre el conflicto entre Israel y Palestina -un tema pesado para los EE.UU. que es el mejor aliado de Israel. El Vaticano ha anunciado sus intenciones de firmar un tratado que incluya el reconocimiento del Estado palestino. Dados los buenos antecedentes de la amistad de Francisco con los judíos y su entendimiento de su religión y de su cultura, no podrá ser condenado por ser antisemita.
Sin embargo, en relación a ciertas facciones del sistema político norteamericano, vinculadas a Israel, a su Primer Ministro Binyamin Netanyahu y a su partido el Likud, no tendrá margen para equivocarse. Un senador norteamericano me dijo: "Todos nosotros somos miembros del Likud acá."
El tercer tema -el más desafiante para algunos políticos norteamericanos, especialmente para los más conservadores de entre ellos- es la encíclica de Francisco sobre el cuidado del medio ambiente, el cambio climático y el desarrollo económico sostenible. Con lo que quiere claramente colocar todo el peso moral de su papado detrás de los esfuerzos para llegar a un acuerdo sobre cambio climático en la conferencia de la ONU a celebrarse en Paris en diciembre. La reciente declaración de Obama sobre las emisiones de dióxido de carbono están, claramente, en línea con la encíclica.
Francisco, sin duda, discutirá el tema en su mensaje al Congreso, con un 30% de sus miembros -incluyendo el portavoz de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, que son católicos. Dado que los candidatos del Partido Republicano -incluyendo a Jeb Bush, Marco Rubio y Bobby Jindal- también católicos, Francisco le planteará a ellos un serio dilema político.
Ya, algunos de los elementos más conservadores de la política norteamericana -apoyados por aquellos, como los hermanos millonarios David y Carlos Koch, que se benefician de la inacción sobre el cambio climático- han denunciado los intentos de Francisco. Sea que una vez la Iglesia Católica trató de suprimir a la ciencia y a la razón, con la notable condena a Galileo; las está defendiendo hoy, mientras que los conservadores norteamericanos niegan los hechos. El papa está de lado de la razón, como de parte de los ángeles.
En 1981, el Papa León XIII produjo Rerum Novarum, una encíclica sobre los derechos de los trabajadores que desafió el discurso político y la forma de hacer política. Francisco espera tener un impacto similar hoy, ayudando a catalizar las acciones sobre el cambio climático. A su manera, espera, que el mundo logre un desarrollo sustentable que mejore la vida de muchos pobres, mientras se salva al planeta del cual dependemos todos.
A los 78 años, Francisco habla, a menudo, del tiempo limitado del que dispone. Muchos católicos rezan para que este no sea el caso. Dado el impacto positivo de su carisma y de su pensamiento de vanguardia, podemos nosotros compartir su esperanza.
 (*) Chris Patten, fue el último gobernador británico de Hong Kong, representante de la UE para asuntos externos y Canciller de la Universidad Oxford.
Traducción: Carlos Pissolito.