Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 6 de agosto de 2015

La reconciliación: un tema tabú.



http://www.infobae.com/2015/08/05/1746501-hoy-ninguna-fuerza-politica-habla-reconciliacion-es-un-tema-tabu-las-elecciones



"Hoy, ninguna fuerza política habla de reconciliación, es un tema tabú en las elecciones".






Claudia Peiró 

En un debate sobre los años 70, monseñor Jorge Casaretto destacó que Francisco proclamó un Año de la Misericordia y convocó a instalar la reconciliación en la agenda del año próximo y a exigir una verdad completa.

El hijo del Cnl Larrabure, asesinado en los 70, Mons. Casaretto, la periodista
Norma Morandini y el representante de la UCA, Marco Gallo.

"Una justicia que no lleva a la misericordia no es justicia", afirmó el obispo emérito de San Isidro, al participar de un panel convocado con el objeto de promover la reconciliación, el perdón y la unión, bajo el título: "Una reflexión sobre los años 70: De la lógica del enfrentamiento a la cultura del diálogo".

El representante del Episcopado compartió la mesa con la senadora Norma Morandini, cuyos dos hermanos fueron desaparecidos durante la dictadura, y con Arturo Larrabure, hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure, secuestrado y asesinado por la guerrilla.

No es la primera vez que protagonistas de sectores enfrentados en aquellos años se encuentran para dialogar. Lo novedoso es que este debate tuvo lugar en la Universidad Católica Argentina (UCA), con la participación de un miembro tan notable del Episcopado argentino como lo es monseñor Casaretto, y con la coordinación del profesor Marco Gallo, director de la Cátedra Pontificia de esa casa de estudios.

"Como sociedad, ¿por qué estamos tan anclados en el pasado? – preguntó Casaretto-. Una respuesta es que no tenemos proyecto de futuro. Si no hemos podido elaborar algo que entusiasme, que genere esperanza, mística, que nos alegre de vivir en la Argentina, evidentemente el peso de lo que nos ocurrió es demasiado grande".

Casaretto destacó que el papa Francisco surgió de un Episcopado argentino reconciliado de sus diferencias del pasado, que reflejaban las de la sociedad. También puso como ejemplo la reconciliación entre la Iglesia y el Peronismo, pocos años después de la caída de Perón.

"La reconciliación debe estar en la agenda del futuro próximo de la Argentina" (Casaretto)

"Hoy, ninguna fuerza política habla de reconciliación, es un tema tabú en las elecciones. Pero la reconciliación debe estar en la agenda del futuro próximo de Argentina; deberemos esperar que pasen las elecciones e insistir", agregó. Señaló que si el tema no se habla es por la falta de canales de comunicación entre la sociedad civil y la política.

La senadora Morandini coincidió: "El drama es que no hay mediación, no hay política. A la política no le importan estos temas. Tampoco los derechos humanos porque si no, no los hubieran partidizado".

Casaretto exhortó entonces a la sociedad civil a "forzar a la política a dar una memoria completa". "Tenemos que llegar a saber toda la verdad. No queremos de ninguna manera eliminar la justicia. El camino es memoria, verdad y justicia, pero parecería ser que hay una ecuación que no termina de funcionar, porque cuando más justicia aplicamos, parece que menos verdad recuperamos, y cuanta más verdad queremos recuperar, más suaves tenemos que ser en la justicia aplicada".

Puso el ejemplo de Mandela, quien privilegió la verdad, mientras que en Argentina "privilegiamos la justicia, que por otra parte no es una justicia totalmente imparcial".

"Tenemos que desandar esa ecuación de tanta justicia, que va en contraposición con la verdad. Es muy importante conocer toda la verdad porque lo que tranquiliza el corazón de una madre es saber qué pasó con su hijo. A mi entender hay que privilegiar esa verdad", consideró.

Y, como poniendo esta iniciativa bajo la invocación de Francisco, dijo: "Tenemos que escuchar mucho a nuestro Papa que ha proclamado un Año de Misericordia". "El Papa es un hombre que, como dice un amigo mío, fuma debajo del agua", agregó, apelando al lenguaje coloquial, para destacar la visión de Francisco.


¿Cómo se traduce esta misericordia en Argentina?, preguntó. Las soluciones se deben encontrar entre todos pero para ello hay que afrontar los temas, ponerlos en la agenda, y destacó dos acontecimientos centrales que tendrán lugar el año próximo, Bicentenario de la Independencia: el Congreso Eucarístico y la más que posible visita del Papa.

"En estos dos acontecimientos importantes tenemos una gran oportunidad de que la misericordia aparezca como una dimensión de primera magnitud entre las necesidades de los argentinos", que "necesitamos mucho, mucho, reconciliarnos entre nosotros".

Un solo demonio

En su introducción al debate, Marco Gallo había convocado a una reflexión sin preconceptos, definiendo a los años 70 como "la cumbre de un lógica del enfrentamiento que marcó toda nuestra historia", cuando "el demonio de la división" devastó al país.

"No queremos vivir una memoria mutilada donde no se asume la responsabilidad colectiva y la culpa siempre es del otro, donde prevalece aquella mentalidad maniquea que divide la Historia en buenos y malos y se pone del lado de los buenos", afirmó. También pidió evitar "una patología de la memoria" porque el deseo de venganza impide un proceso histórico saneado.

"No creo en la teoría de los dos demonios. Hubo uno solo: la violencia" (Morandini)

La senadora Norma Morandini dijo por su parte que "no hay mayor tragedia histórica que cuando los hermanos guerrean entre sí". "No creo en la teoría de los dos demonios –afirmó-, creo que hubo un solo demonio: la violencia".

Destacó la lucha de su madre, "de pañuelo blanco", que luchó y que "no saltó de la Plaza al palacio", en obvia alusión crítica a las Madres y Abuelas alineadas con el actual gobierno. Recordó sus reflexiones en torno a qué contenido darle al Nunca Más: "¿Vamos a hacer de la historia venganza?"

La senadora reveló que el Papa Francisco le había enviado una carta, luego de recibir el libro que ella escribió (De la culpa al perdón), y leyó unos párrafos: "Deseo de corazón que el mensaje de reconciliación ilumine cada vez más a las personas y a toda la sociedad. El odio destruye y divide. No tiene futuro. El perdón en cambio construye y une. Es un amor nuevo, de una cualidad superior porque se ha aquilatado en la prueba del dolor y el sufrimiento y puesto que mira siempre a ese fondo de humanidad y dignidad que hay siempre en las personas es el único que puede satisfacer al mismo tiempo las exigencias de una justicia verdadera y de una reconciliación que abra a la esperanza".

"Quiero verdad y justicia, pero para todas las víctimas de los setenta" (Larrabure)


El hijo del coronel Larrabure recordó el martirio de su padre pero también las cartas que les hizo llegar desde su cautiverio en las que ratificó su perdón a sus asesinos, su falta de odio y su deseo de que sus hijos no quedasen encadenados al dolor. "Quiero verdad y justicia, pero para todas las víctimas de los setenta", dijo. "Estoy cansado de darles a mis hijos un mensaje que no es de esperanza, necesitamos que alguien nos convoque para empezar a caminar este sendero. Estamos totalmente divididos los argentinos".

En el mismo sentido, la mayor parte de las inquietudes del público estuvieron dirigidas al qué hacer. Se hizo evidente la presencia de familiares de militares detenidos en el marco de los juicios por la represión ilegal que a través de sus preguntas denunciaron parcialidad y lentitud en juicios y que unos 300 presos ya murieron en prisión.

"Necesitamos pasar a la acción –dijo Larrabure-, empezar a solucionar esto y no quedarnos en palabras. Es desde la política que debemos encontrar las soluciones. Creo que entre la política y la iglesia deben marcar el rumbo".

Casaretto se mostró optimista: "Confío en que la Providencia nos irá mostrando caminos novedosos".