Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Cómo el legado de Saddam Hussein acabó profesionalizando al EI.




http://www.europapress.es/internacional/noticia-legado-sadam-acabo-profesionalizando-estado-islamico-20151212125344.html



LD / AGENCIAS 2015-12-12

La caída del antiguo régimen del dictador iraquí Sadam Husein forzó a decenas de sus oficiales baazistas a engrosar las filas de Estado Islámico; una asociación por conveniencia, facilitada únicamente por el odio común que ambos grupos comparten hacia el actual Gobierno iraquí y que, sin embargo, ha potenciado a la organización yihadista hasta extremos inimaginables al fortalecer tanto las redes de seguridad e información de los terroristas como sus habilidades en el campo de batalla.

No obstante, se trata de una asociación asimétrica, según entienden analistas y oficiales del actual Gobierno de Irak. A pesar de que los antiguos baathistas ejercen cierta influencia sobre Estado Islámico -de las 23 "carteras" de la organización, los baazistas se encuentran en tres absolutamente cruciales: la de seguridad, la militar y la de finanzas-, la organización yihadista ha terminado absorbiendo a gran parte de este cadre gracias a sus recursos económicos, a la eficacia de sus amenazas y al conocimiento de que los baazistas saben que jamás podrán regresar al actual escenario político iraquí.


Tikrit, punto de inflexión

Todo comenzó en 2003, con la caída del régimen de Sadam. Estados Unidos comete el error de disolver a los oficiales del partido Baaz, una fuerza que podría haber contribuido a la estabilidad del país gracias a su conocimiento de los entresijos del brutal estado policial en el que Husein había convertido al país. Los antiguos oficiales acabaron desencantados y marginados. Algunos decidieron unirse a Estados Unidos, otros optaron por abandonar Irak, pero gran parte de ellos apostaron por contribuir con sus conocimientos a la insurgencia.

De todas formas, habría que esperar nueve años hasta que se concretara la unión entre baazistas y yihadistas en la figura de Estado Islámico a través del grupo conocido como los Naqshabandi, una milicia baazista que comenzó a recabar apoyos en Mosul para alzarse en armas contra el Gobierno de Bagdad y lideró la primera y exitosa ofensiva relámpago de los yihadistas en Irak.

La extraordinaria capacidad de liderazgo en combate de los baazistas provocó que la dirección de Estado Islámico actuara urgentemente para mantenerse al frente de la insurgencia. Su reacción llegó en la batalla de Tirkit; el momento en que los baazistas vieron aplastado su sueño de liderar el levantamiento contra Bagdad.

El golpe maestro de la cúpula de Estado Islámico residió en liberar a 200 prisioneros de las cárceles de Tikrit que pasaron inmediatamente a formar parte de sus filas, al tiempo que decidieron enviar a un destacamento con armas para todos, excepto para los Naqshbandi, que pasaron a proporcionar únicamente apoyo táctico. "No había forma de que pudiéramos mantener el ritmo de la batalla. En cuestión de días nos quitaron la revolución de las manos", lamentó a Reuters el antiguo oficial baazista Abdul al Samad al Ghairi.

El remate llegó poco después de la caída de Tikrit. Los líderes de las principales facciones rebeldes suníes se reunieron en el domicilio de un miembro del Baaz. Allí, recibieron un breve mensaje de la cúpula de Estado Islámico: "Uníos a nosotros o quedáos al margen". Días después, más de 600 miembros del Baaz fueron ejecutados.

Los baazistas que decidieron quedarse --a cambio de pingües beneficios- acabaron proporcionando a Estado Islámico una mayor solidez en sus redes de información y la pericia que necesitaba en el frente del combate -"Estos hombres están entrenados en tácticas militares académicas. Son antiguos líderes militares. No son, repetimos, no son unos simples", advierten fuentes suníes-, sin alterar ni un ápice su estrategia general: "Matar a todos y acabar con todo", resumió el baazista Judair Murshid.

Amniya

Entre los principales baazistas que se han integrado en las filas de EI están, por ejemplo, Ayman Sabawi -hijo del hermanastro de Sadam- o un primo del fallecido dictador, Raad Hassan. Sin embargo, interesan más figuras como la de Ayad Hamid Al Jumaili, antiguo oficial de Inteligencia de Sadam.

Al Jumaili ha ayudado a configurar los complejos servicios de seguridad e inteligencia de Estado Islámico; una estructura conocida como Amniya ("Seguridad", literalmente), dotada de hasta seis ramas diferentes y cientos de informantes, entre ellos mujeres y niños. La aparente omnipresencia de la Amniya ha terminado generando entre la población constantes sensaciones de persecución, sospecha y paranoia, y ha resucitado viejo lema universalmente conocido y empleado asiduamente durante el régimen de Sadam: "Las paredes tienen oídos".

Entre estos informantes se encuentra Mohannad, de 14 años, que se encuentra constantemente a la búsqueda de cualquier individuo que viole la ley de Estado Islámico en Mosul. Este año delató a un hombre que vendía cigarrillos en un mercado. El hombre fue torturado por la "unidad contra el narcotráfico" de Estado Islámico, los Hisba. Mohannad recibió 20 dólares por sus servicios.

Según testimonios de fugitivos de Estado Islámico, los yihadistas se encuentran prácticamente en todas las localidades, por pequeñas que sean, de os territorios bajo su control. "Tienen informadores en cada esquina. Son capaces hasta de decir quién no ha ido a rezar este día", explica Fathi, un policía de un pequeño pueblo al este de Mosul.

Un escenario sin el Baaz

Tal y como están las cosas ahora mismo parece imposible que el Gobierno iraquí pueda convencer a los baazistas de que abandonen las filas de EI. Las autoridades de Bagdad están divididas, los propios baazistas están divididos, y las compensaciones que ofrecen los yihadistas a quienes deciden permanecer a su lado son demasiado suculentas.

"Las huellas del antiguo Estado iraquí están en Estado Islámico. Se nota", explicó un antiguo oficial de seguridad baazista. "Saben quien es quien, familia por familia, nombre por nombre", añadió el actual ministro de Finanzas de Irak, Hosiyar Zebari, quien dedicó gran parte su vida a luchar contra el régimen de Sadam.

El primer ministro iraquí, Haider el Abadi, ha indicado que para reintegrar a los baazistas sería necesaria una reforma de la actual Constitución iraquí que no está dispuesto a impulsar. "Están ilegalizados. Son anticonstitucionales. Para ellos no hay espacio en el proceso político", apunta un portavoz del primer ministro