Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

viernes, 11 de diciembre de 2015

El Rey de Arabia Saudí convoca una cumbre de islamistas para derrocar al Al-Asad y Putin reúne en Moscú a la oposición siria










Pedro Canales.- El Rey Salmán de Arabia Saudí ha convocado el 13 de diciembre en Riad una Cumbre de los grupos armados islamistas sirios, exceptuado el Estado Islámico, con el fin de hacer un frente común para derrocar al presidente Bashar al-Asad y que las negociaciones de Viena para una transición pacífica del régimen de Damasco fracasen. Putin se ha adelantado y “contraprogramado” en Moscú una reunión del Gobierno sirio y los opositores moderados agrupados en torno a la Coalición Nacional Siria para evitar que los islamistas financiados por Arabia Saudí hagan descarrilar el proceso de transición que comienza el próximo 1 de enero.
Moscú ha salido al paso de la iniciativa del rey Salmán de Arabia Saudí de convocar en Riad los días 13 y 14 de diciembre una cumbre de los movimientos islámicos armados contrarios al régimen sirio, “contraprogramando” unos días antes de la convocatoria saudí una reunión del Gobierno de Basharal-Asad y de la oposición en la capital rusa.

La iniciativa del presidente Putin busca cortocircuitar la propuesta del rey Salmán destinada a crear un “frente islámico unido” para hacer descarrilar, a partir del próximo 1 de enero, el proceso de transición del régimen sirio acordado en las negociaciones de Viena.

A la Cumbre de Riad, apoyada por Estados Unidos y Francia, no ha sido invitado el Estado Islámico.

La propuesta rusa de reunir en Moscú a gobierno y oposición ha generado sorpresa en las cancillerías árabes, según supo MIL21 de fuentes diplomáticas. Hasta ahora el Kremlin mostraba un apoyo incondicional al dictador sirio y se negaba a promover el diálogo con la oposición.

Esta vez, la portavoz del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Maria Zajarova, ha señalado que “mantener en el poder al jefe de Estado sirio no es imprescindible para Moscú”.



Reunión de Viena

Durante la reunión de Viena de mediados de noviembre, Rusia presentó una lista de 38 personalidades de la oposición siria susceptibles de iniciar el diálogo con al régimen de Damasco, entre las que se encontraban representantes del Consejo Nacional Sirio, como Jaled Jodja su presidente, y Moaz al Jatib, su predecesor en el cargo.

Con el fin de torpedear la iniciativa del dirigente ruso destinada a buscar una salida negociada a la crisis siria, el monarca saudí decidió “in extremis” convocar en Riad a los miembros de las formaciones armadas islámicas, entre ellos los asociados a Al Qaeda, con el objetivo de reunir en un “frente único” a todas las fuerzas en guerra contra de Bashar al-Asad para que la transición siria sea favorable a los intereses saudíes.

En el fondo en la era post Al-Asad está en juego cuál de las dos ramas principales del Islam se alza con el poder en la estratégica Siria: los suníes saudíes o los chiíes iraníes. En la actual relación de fuerzas, Estados Unidos apoya a Arabia Saudí y Rusia a Irán.

Según el diario libanés “Orient Le Jour”, los saudíes han invitado a 65 grupos islámicos radicales, 20 de ellos miembros de la llamada Coalición Nacional Siria (en la que está también el Consejo Nacional Kurdo), otros siete de una coordinadora rebelde, una veintena de “independientes” entre los que se encuentran predicadores salafistas y defensores del yihadismo, junto a 15 dirigentes de la insurrección armada contra el régimen, la mayoría representantes de los terroristas yihadistas vinculados al Frente al Nosra, que es la sigla local del movimiento terrorista internacional Al Qaeda.

Según fuentes de inteligencia árabes, los delegados de las 12 formaciones militares en guerra contra el Gobierno de Damasco -movilizan unos cien mil combatientes- son el epicentro de la llamada “solución islámica” a la crisis siria, y en todo el conglomerado mandan las organizaciones terroristas yihadistas.

Entre ellas se encuentra el Ejército Sirio Libre, los Combatientes de Levante, las falanges de Al Nured Din, la Unión Islámica, el Ejército del Islam, Ahrar al-Sham y el Frente Islámico.

Visto bueno de Estados Unidos

La propuesta saudí tiene el visto bueno de las monarquías del Golfo y de la coalición occidental liderada por Estados Unidos, mientras que la iniciativa de Moscú cuenta con el aval del régimen sirio, de los países árabes proclives a una solución política negociada y de los aliados internacionales de Siria como Irán.

Teherán ha declarado su oposición a la reunión convocada por el rey Salmán, alegando que su única finalidad es torpedear la reunión de Viena de mediados de noviembre en la que 17 países, entre ellos Irán, llegaron a un acuerdo para organizar la transición política en Siria en un periodo de seis meses a partir del próximo 1 de enero, con la convocatoria de elecciones generales en los siguientes 18 meses.

En Viena prosiguen las negociaciones para elaborar la lista de organizaciones que deben estar representadas en las negociaciones entre el régimen sirio y la oposición.

Rusia e Irán sostienen que sólo los sirios tienen legitimidad para decidir la suerte de su presidente Bashar al-Asad, mientras que Arabia saudí pone como condición previa para resolver la crisis siria, el derrocamiento de Al-Asad.