Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 28 de mayo de 2016

EJERCITO ARGENTINO: 29 de mayo de 1810, de 1982 y del 2016.
















Carlos Pissolito

Las efemérides son mucho más que el simple recuerdo de una fecha histórica. Ya los griegos las asociaban con los movimientos de los astros. En este sentido las había fastas y nefastas. Entre muchos casos que podríamos citar, se dice que Cristóbal Colón se salvó de ser devorado por los indios de una isla del Caribe, al predecirles correctamente un eclipse lunar al usar su calendario náutico. Cuando se trata de recordar algo en especial se los llama aniversarios. Y por lo general, integran la larga lista de sucesos del pasado y que alguien quiere conmemorar por alguna causa.

En el caso del Ejército Argentino su aniversario es hoy, el 29 de mayo de 1810. Cuando un decreto de la Primera Junta de Gobierno decidió elevar a las milicias existentes al rango de ejército formal. Es, seguramente, la fecha que será recordada en este aniversario por todos los discursos oficiales. Pero, también, un 29 de mayo de 1982, la Fuerza de Tareas “Mercedes” que era una organización para el combate de este mismo Ejército, debió rendirse a su enemigo inglés tras los combates de Darwin-Goose Green.

¿Se puede trazar entre estos perigeos la trayectoria correcta de esa bicentenaria institución?



No cabe duda que ambos acontecimientos han marcado su derrotero. Una institución que aparece hoy condenada a la irrelevancia. Una que apenas es tenida en cuenta para desfilar en un día patrio. Como un mero actor de reparto. O para servir de simple auxiliar cuando una emergencia o una catástrofe se presentan. En el primero de los casos se ha pretendido reemplazarla con el grupo escenográficos al gusto de la administración de turno.” En el segundo de ellos, con organizaciones políticas juveniles de dudosa eficiencia y lealtad.

¿Puede una fuerza militar que supo liberar a tres países americanos, haber sido el nervio de la innovación política, social y tecnológica de un país desaparecer, así sin más? Creemos rotundamente que no.

Por ejemplo, está de moda medir la excelencia de los institutos educativos por el nivel profesional alcanzado por sus egresados. Sin embargo, hoy no hay una sola universidad argentina entre las 20 primeras, no del mundo, de América del Sur. Pero, ¿qué podemos decir de los liceos militares y del propio Colegio Militar de la Nación? De los primeros han surgido insignes dirigentes para todos los campos de la vida moderna. Baste para ejemplo, citar que en una elección a gobernador de la Provincia de Mendoza, todos sus candidatos de diferentes partidos políticos eran egresados del liceo militar local.


Por su parte, ¿Cuántos presidentes de la nación –de los buenos y de los malos- ha dado el Colegio Militar? ¿No fueron acaso los militares como Sabio, Mosconi los responsables de importantes avances industriales? Solo por nombrar a los más conocidos.

¿Qué fue lo que les pasó?

Seguramente que muchas cosas. Pero, una se destaca entre ellas. Al margen de haber conducido una dictadura nefasta, una que no supo librar un conflicto armado interno acorde a las leyes de la guerra, también una que fue derrotada en una guerra convencional.

Paradójico. Porque, si este último acontecimiento no hubiera tenido lugar, seguramente que los cuestionamientos hubieran sido mucho menores. Y estos hubieran sido similares a los que sufren las otras dictaduras del continente. Pero la argentina fue distinta y quiso pelearlo al inglés. Digo paradójico, porque es precisamente Malvinas la gesta que debería reivindicarlas. Por el contrario, fue su piedra de tropiezo y el fin de su hegemonía moral.

Pero no todo está perdido. Como los árboles que son podados en exceso. El Ejército Argentino renacerá con más fuerza y con más vigor. Porque tiene buena madera. Especialmente en sus más jóvenes integrantes. Claro, será necesario que sus mandos actuales se vayan y que vengan otros para refundarlo sobre sus bases verdaderas. Tal como lo ordenó su máximo referente: "Serás lo que debas ser o no serás nada."

1 comentario:

diana dijo...

de acuerdo,
hecho de buena madera,
una large línea que va desde francisco de aguirre hasta el teniente lenin taboada, organizador de una red de contrabando de cobre desde chile en los días de nuestra dificil neutralidad en la WW2,
desde brown hasta castro madero,
desde newbery hasta el comodoro marambio, que armó cartografía con el polo sur arriba,
enllegando a la muchachada de malvinas,
som casi cinco siglos de epopeyas, muchas aun por contarse,
una gran desaparecida de estos años es la épica argentina,
hagamos fuerza para su resurrección...