Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 4 de junio de 2016

MALCORRA DIXIT: PARÍS BIEN VALE UNA MISA
















por Carlos Pissolito


"Paris vaut bien une messe", dicen que dijo Enrique de Borbón, cuando era el pretendiente hugonote al reino de Francia y para ello había que ser católico y él no lo era.

Pues, Enrique simplemente se convirtió al catolicismo, en una época en que las creencias religiosas no eran cosa de moco de pavo ni para tomar a la chacota.

De forma similar parece haber razonado nuestra Canciller, Susana Malcorra. Quien prefiere abjurar de la moderna religión de los DDHH y no condenar al gobierno tiránico de Nicolás Maduro para obtener el voto venezolano en el Consejo de Seguridad de la ONU y que necesita para ser electa Secretaria General de esa organización.



Los problemas que se derivan de esta actitud son varios. El primero y principal es que deja muy mal parado a nuestro presidente ante sus pares regionales y los venezolanos en general. Pues, había sido él mismo quien a poco de iniciar su mandato había levantado su dedo acusador contra Maduro.

En segundo lugar, no se entiende que el principal perjudicado de esta maniobra, vale decir el Presidente de la República Argentina, le permita esta conducta inapropiada a su Canciller.

Finalmente, cabe destacar que pese a su pirueta lo más probable es que Malcorra, a diferencia del Borbón, no consiga lo que busca porque está lejos de ser una de la favoritas para la elección.
Por lo que Nueva York no valdrá el precio de esta traición.

Nota: en la ilustración se muestra el cuadro de Rubens del ingreso triunfal de Enrique a Paris. Supuestamente, después de la misa. No creemos que la Malcorra tenga su foto ingresando en triunfo a la ONU.

No hay comentarios: