Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 12 de junio de 2016

¿TERRORISMO ISLÁMICO U HOMOFOBIA?














por Carlos Pissolito

50 muertos y un centenar de heridos es el resultado del ataque de un lobo solitario terrorista en un disco gay en Orlando, EEUU. Conforman la peor matanza en un país que se caracteriza por tenerlas en forma frecuente.

Omar Saddiqui Mateen, un ciudadano estadounidense de 29 años de origen afgano con residencia en St. Port Lucie, Florida fue el ejecutor.

Su padre, al ser interrogado por la prensa, sostuvo que los motivos de su hijo para producir esta matanza no radican en la religión de Omar, el islam, sino en su homofobia.

Nos preguntamos si se puede hacer tal distinción. Pues, sabemos que grupos extremistas islámicos como Daesh son conocidos por su persecución a los homosexuales.

Lo paradójico es que el pensamiento de lo "políticamente correcto" atribuye la causa de la masacre a la posibilidad garantizada por su constitución que tienen los norteamericanos de poder comprar armas sin muchos requisitos.

No parecen advertir que las armas no matan. Ellas son meras herramientas y los que sí lo hacen son las ideas. En este caso el multiculturalismo que pretende que todas las culturas son iguales y pueden convivir pacíficamente.

No pueden, como queda demostrado con la larga y frustrada ocupación norteamericana en Afganistán. Mediante la cual pretenden imponer a fuerza de bayonetas ideas occidentales; tales como: la democracia, la libertad de comercio y la igualdad de derechos para la mujer. Hasta el momento, sin lograr éxito palpable alguno.

Tampoco, al parecer, pueden hacerlo en Occidente los lobos solitarios provenientes del Levante. Quienes extraídos de su cultura madre se rebelan contra la cultura que los acoge. Pues, la consideran simplemente satánica.

Hoy por hoy, los grandes movimientos migratorios son parte de una realidad cotidiana. De hecho, nosotros, Argentina nos disponemos a recibir a 3000 de ellos, dentro de poco.

Al respecto, no debería haber ningún problema. Somos un país de inmigrantes. Pero, siempre y cuando se observen algunas reglas básicas. La principal, que los futuros inmigrantes respeten nuestra leyes y nuestra cultura al llegar. Y que, eventualmente, con el tiempo, la adopten como propia.