Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 13 de septiembre de 2012

¿Qué es estratégico?

                                                                                                   

                                                                                        por el Coronel Carlos A. Pissolito (*)

En todas la escuelas de guerra del mundo, profesores y alumnos, se preguntan qué es la estrategia, qué la diferencia de la táctica, en qué  consiste lo realmente estratégico. Creo que estamos asistiendo a una clase magistral que responde con claridad a nuestras preguntas. Esta clase no se desarrolla en otra aula que no sea el escenario mundial actual. Sus profesores involuntarios son aquellos que están aprovechando los hechos que se suceden en cadena en el mundo islámico, los que ayudados por los “vientos de la historia”, conducen y aprovechan los acontecimientos en curso.


Veamos. Siempre se ha sostenido que la estrategia operacional es la bisagra entre la política y lo meramente táctico. Esto ha sido casi siempre fácil verlo en las operaciones convencionales, donde las fuerzas militares de un Estado se enfrentan con a las de otro Estado. Por ejemplo, cuando en la IIGM los alemanes irrumpieron por las Ardenas lograron una sorpresa estratégica al utilizar una vía de invasión de baja expectativa, una descartada por los Aliados por considerarla impracticable. Específicamente, cuando el cuerpo blindado del general alemán Heinz Guderian, que era la vanguardia de este ataque, cruzó el río Mosa, recibió la novedad enviada por su exploración, de que una poderosa fuerza franco-inglesa se aproximaba por el sur en su busca. Un comandante menos audaz que Guderian hubiera detenido su avance y se hubiera hecho fuerte en su posición para esperar el ataque enemigo, protegiendo los puentes que acababa de conquistar. En vez de esto, le ordenó a su cuerpo blindado que girara hacia el norte en dirección al Canal de la Mancha. Si bien con este movimiento se alejaba del enemigo que lo buscaba desde el sur; lo que produjo -en realidad- fue un efecto psicológico tremendo en sus perseguidores. Ya que sus fuerzas, pequeñas pero poderosas y móviles, se movían hacia su retaguardia, hacia los puertos que sobre ese canal les aseguraban a los ingleses sus abastecimientos y su regreso a casa. Así, casi sin disparar un tiro Guderian transformó un hecho táctico (el cruce de un río) en uno de consecuencias estratégicas (la desmoralización de las fuerzas del enemigo).

Una analogía similar y casera podríamos hacer respecto del Plan Continental del General José de San Martín. Quien, en lugar de atacar su objetivo estratégico que era Lima (centro del poder español en América del Sur), por el camino del norte que era el más directo. Lo hizo por mar, para lo cual debía cruzar los Andes, conquistar y liberar Chile y organizar una flota naval que lo transportara hacia su objetivo. Con esta maniobra estratégica, si bien se enfrentaba a la mole formidable  de la Cordillera de los Andes. Colocaba a su adversario en un dilema. ¿Dónde y cómo San Martín cruzaría a Chile? Para aprovechar estas dudas, como sabemos, dividió a sus fuerzas en dos columnas principales y en tres destacamentos secundarios. Lo que obligó a los españoles a dispersarse. Reunidas sus fuerzas en la Cuesta de Chacabuco pudo librar una batalla contra un enemigo desprevenido y mal parado.

Esto que suena sencillo de ver y de hacer en una guerra convencional no lo es tanto en una no convencional, como son los que caracterizan a este siglo XXI, donde actores no estatales se enfrentan entre sí y contra Estados o hasta contra poderosas ligas de Estados, como es el caso de la OTAN. Sin embargo, al parecer los distintos movimientos fundamentalistas islámicos le han encontrado el agujero al mate. ¿Cómo? Pegándoles a los norteamericanos en donde más les duele y en el momento oportuno. Tal como hicieron Guderian y San Martín, pero aun con menos medios tácticos. Ellos no tienen divisiones blindadas a su disposición. ¿Qué es lo que tienen? Dos cosas fundamentales: gente dispuesta a morir por sus ideas y mucha paciencia. ¿Cuál es su plan? Sacar a los EE.UU. de su ritmo y estilo estratégico, obligándolo a cometer errores. Para ello eligen pelear en el campo moral, el que es eminentemente estratégico. Sin descartar el psicológico y con algunas pocas acciones físicas, las que son mayormente tácticas; pero muy audaces y decididas. Por ejemplo, analicemos el reciente incidente de la muerte del Embajador de los EE.UU. en Libia.
En primer lugar, ellos levantan y hacen suyas una bandera moral: la defensa de su religión. Todo un tema para analizar desde la paradoja: sociedad moderna vs sociedad tradicional. Así se colocan desde el inicio en un terreno llave. Superior y mejor ubicado que el de su adversario. No pelean por el petróleo, ni por las cosas que Occidente dice que le interesa como la democracia o los DDHH; lo hacen en defensa del honor de su Profeta. En segundo lugar, se rodean de un supuesto o real apoyo popular, que queda representado por las masas musulmanas que asaltaron las embajadas. En tercer lugar, infiltran un pequeño grupo de combatientes que con armas de circunstancias, en este caso granadas antitanques (las que han estado siempre disponibles en la zona), y matan a un embajador del Gran Satán, la potencia que pretende humillarlos en su fuero íntimo, en su religión. Para colmo de males, lo filman todo, reproduciendo un tremendo “efecto CNN” en todo los televisores del mundo. Finalmente, multiplican sus acciones con campañas de propaganda y acción psicológica, muy baratas pero muy efectivas, mediante el uso de las redes sociales de Twitter y Facebook.

Pero, ¿por qué decimos que esto es estratégico? Porque obliga a los EE.UU. a reaccionar frente a un dilema: si no actúa, el Presidente Obama pierde su frente interno y los deja a ellos impunes y victoriosos; si sobreactúa enviando una flota con Marines y lanza misiles y ataques con aviones sin piloto, lo que casi con certeza producirá las lógicas bajas colaterales; los fundamentalistas, también, ganan porque logran con ello más apoyo popular para su causa. En otras palabras, hagan lo que hagan los norteamericanos no puede hacer otra cosa que beneficiar a los fundamentalistas.
Todos estos hechos se ven reforzados por la oportunidad en los que los mismos fueron ejecutados. Lo que revela un excelente timing estratégico. Se sirvieron de una fecha emblemática, el 10mo aniversario del 11S; y –para colmo de males- a dos meses de las elecciones presidenciales de su enemigo estratégico. Con todo lo que ello implica desde el punto de vista político-estratégico. Como si todo esto fuera poco, creo que hay una yapa. Cuál es la deslegitimación de los gobiernos árabes que se pongan del lado de los EE.UU. Gobiernos, que ellos los fundamentalistas, quieren derribar.

Como verán no es necesario haber aprobado ninguna escuela de guerra para hacer estrategia de la buena.

(*) Resumen de la clase impartida el 11 Set 12 al curso de 2do Año de la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino.

No hay comentarios: