Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 21 de marzo de 2013

El Papa Francisco y las otras religiones.


COMENTARIO: No cabe duda que el Papa Francisco tiene una agenda muy compleja. Dentro de ésta se destaca el tema del dialogo inter-religioso. Un dialogo que puede tener grandes consecuencias geopolíticas. Como, por ejemplo, el acercamiento a la Ortodoxia rusa y al Judaísmo.  Acercamientos en los que ya se han producido importantes avances. Por el contrario, el dialogo con los Anglicanos ingleses parece no pasar por un buen momento.

 

El papa Francisco y las otras religiones
Andrés Oppenheimer MIAMI HERALDA
Andrés Oppenheimer- THE MIAMI HERALD - 21 Mar 13.
Andrés Oppenheimer MIAMI HERALD

Lo más interesante del Papa Francisco tal vez no sea solo el hecho de que es el primer papa latinoamericano, sino también que podría convertirse en el sumo pontífice más comprometido con el dialogo interreligioso que se recuerde en tiempos recientes.

Acabo de leer su libro “Sobre el cielo y la tierra”, que publicó en 2010 junto con el rabino argentino Abraham Skorka, y me impresionó la vocación del nuevo papa por mejorar las relaciones con otros credos.


A la luz de lo que dice el entonces cardenal Jorge Bergoglio en el libro de 222 páginas, que fue publicado en Argentina y ahora probablemente se convierta en un best-seller mundial, no resulta sorprendente que durante su discurso inaugural en el Vaticano el martes hubiera tantas referencias a miembros de otras religiones.

En su primer sermón como Papa en la Plaza de San Pedro, Francisco agradeció la presencia de los dignatarios de la Iglesia Católica Romana, de los representantes de la comunidad judía y de otros grupos religiosos, y de los jefes de estado y de gobierno, en ese orden.

En comparación, no hubo referencia alguna a miembros de otras religiones en el sermón inaugural del papa Benedicto XVI el 24 de abril de 2005. (Aunque, para ser justo, hay que decir que el Vaticano empezó a mejorar gradualmente sus vínculos con otras religiones durante los papados de Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI.)

Entre las 150,000 personas que se congregaron en la plaza para la asunción de Francisco se contaban grupos de la iglesia cristiana ortodoxa —incluyendo a su líder Bartolomé I, el primer patriarca de esa iglesia que asiste a una asunción papal en casi 1.000 años—, así como muchos rabinos, imanes y pastores evangélicos.

En su libro, un diálogo con Skorka acerca de religión, el holocausto, la política y varios otros temas, Bergoglio recuerda con orgullo sus iniciativas para construir puentes con otros líderes religiosos durante sus años como Arzobispo de Buenos Aires.

Además de ser huésped frecuente en las sinagogas judías y de invitar a rabinos a las misas católicas, de conducir un programa con Skorka en un canal de la iglesia y de participar en ceremonias en memoria de las víctimas del holocausto, Bergoglio cambió el protocolo en las ceremonias oficiales de Te Deum, con el objeto de reconocer la presencia de líderes de otras religiones.

En Argentina, un país constitucionalmente católico apostólico romano donde usualmente los presidentes asisten a un Te Deum los días de fiesta nacional, era tradición que el Arzobispo de Buenos Aires escoltara al presidente a la salida de la iglesia después de la ceremonia.

“Todos ustedes, los religiosos de los demás credos, quedaban solos en un sitio, eran como muñecos de exposición. Cambié esa tradición: ahora el presidente sube y saluda a todos los representantes de los credos,” le dice Bergoglio al rabino en el libro.

Bergoglio también fue un invitado frecuente de las misas cristianas evangélicas, y de las ceremonias religiosas islámicas.

En el libro, Bergoglio recuerda hacer sido criticado por algunos miembros de su propia iglesia por haberse arrodillado delante de 7,000 asistentes a una misa evangélica oficiada en el estadio Luna Park de Buenos Aires. Días más tarde, una revista tituló que el Arzobispo de Buenos Aires había traicionado a su Iglesia.

“Para ellos, rezar con otros era un acto de apostasía”, recuerda Bergoglio, refiriéndose a los autores del artículo. “Cada cual reza según su tradición. ¿Cuál es el problema?”

Explicando las razones de su vocación por mejorar los lazos con otras religiones, Bergoglio explica que el cree en el dialogo, y que el diálogo implica “que el otro tiene algo bueno para decir”.

En otra parte del libro, Bergoglio explica que la globalización no debe ser como una bola de billar, con una superficie uniforme, sino que debe tener “la figura de un poliedro, donde todos se integran, pero cada cual mantiene su peculiaridad que, a su vez, va enriqueciendo a las otras”.

Mi opinión: Sería fantástico que Francisco aplicara la misma apertura a problemas tales como la sexualidad, los preservativos —está en contra de ellos, incluso en el contexto de luchar contra el sida—, y otros problemas sociales.

Pero en un mundo en el que la religión ha sido causa de tantas guerras —y lo sigue siendo —el diálogo interreligioso que practico Francisco en Argentina es una buena noticia. A diferencia de sus mas recientes predecesores, Francisco se crió en un ambiente de convivencia entre varias religiones. El dialogo inter-religioso para él no es solo un ejercicio intelectual, sino vivencial.

Seria buenísimo si Francisco hace a escala mundial lo mismo que hizo en Buenos Aires con otros líderes religiosos, y si sigue respondiendo a quienes lo critican por ello con un simple: “¿Cual es el problema?”

No hay comentarios: