Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

miércoles, 23 de abril de 2014

El factor cubano en la crisis venezolana.



http://site.informadorpublico.com/?p=44338



Cuba se apoderado de Venezuela.

Por Emilio Cardenas



Aunque parezca mentira, Cuba manda en Venezuela. No los venezolanos. Cuba, o sea los Castro. Rigurosamente así. Esto es presumiblemente lo que se quiere decir, en rigor, con la noción que está sembrando activamente la izquierda radical regional de la “Patria Grande”, con la que se quiere remplazar, a lo largo y ancho de América Latina, a la de las distintas nacionalidades. De modo que las órdenes lleguen a todos desde Cuba, derechito, sin problemas, ni sorpresas, ni discusiones. Porque así “debe ser”.

Los militares venezolanos lamentablemente se han dejado someter por los cubanos. Lo que es francamente increíble. Los servicios de seguridad cubanos planifican, dirigen y hasta controlan las operaciones de la represión contra los jóvenes venezolanos que -hartos de vivir sin libertad- han salido a las calles a protestar. Ejerciendo una facultad expresamente prevista en su Constitución. Pese a la ola de violencia del régimen de Nicolás Maduro, que sigue al pie de la letra las instrucciones que, para ello, le llegan desde La Habana.

Un reciente trabajo de Moisés Naim es sumamente aleccionador. Hablamos de un excelente y prolífico académico que alguna vez fuera Ministro de Industria y Comercio de Venezuela. Naím comienza por señalar, con acierto, que de la relación entre La Habana y Caracas “no se habla”. Se la conoce, pero no se la cuestiona. Y señala su profunda sorpresa por lo que está sucediendo, al recordarnos que Venezuela (una de las principales potencias petroleras del mundo) es nada menos que nueve veces más grande que Cuba; está tres veces más poblada; y su economía es (por ahora) cuatro veces más grande que la de Cuba. Pese a todo ello, Cuba manda. Y Venezuela, sometida, obedece.

Hay bastante más de 30.000 cubanos pertenecientes a los llamados “Comités para la Defensa de la Revolución” viviendo y operando en Cuba. Una enormidad porque, además, ellos ocupan posiciones críticas, centrales, en el gobierno venezolano.

El agobiante ordeñe de Cuba a Venezuela está basado en apoderarse de parte de su renta petrolera, recibiendo diariamente 130.000 barriles de petróleo crudo para refinar -y revender- desde Cuba. El crudo venezolano llega a precios irrisorios y cuenta con un financiamiento con términos y condiciones blandísimos, que además Cuba seguramente (como hizo con la Argentina) jamás pagará. Pero los refinados se venden desde Cuba a precios internacionales.

No sólo eso. Buena parte de las importaciones venezolanas se “canalizan” (intermedian) a través de Cuba, que participa en ellas y se lleva su “tajada”. María Corina Machado -la corajuda diputada de la oposición que acaba de ser privada arbitrariamente de su banca en la Legislatura- cuenta que hay importaciones de medicamentos vencidos a Venezuela que llegan con la intermediación de Cuba. Ellos se compran desde Cuba, con descuento, y se revenden a Venezuela a precios de medicamentos no vencidos.

La vigilancia cubana en Venezuela es permanente y total. Y naturalmente intimidante. Por ejemplo, nos dice Naím, hay controladores y auditores cubanos que verifican como se mueven y operan las escribanías y los registros de la propiedad inmueble, para saber que transacciones inmobiliarias efectivamente se han llevado a cabo. Y en que términos y condiciones. Hay otros funcionarios cubanos a cargo de la cibernética del gobierno y de la empresa petrolera pública, vigilando entonces -constantemente- sus operaciones desde las computadoras.

Hay asimismo, como podía sospecharse, una cooperación -profunda y estrecha- en el plano militar. En las reuniones en materia de defensa de los militares de Venezuela con los de otros países de la región hay, con alguna frecuencia, presencia abierta de militares cubanos que opinan como si ellos estuvieran a cargo de la defensa venezolana.

Esto ha sido posible porque, deformando la democracia hasta hacerla irreconocible, el Ejecutivo venezolano ha concentrado un poder absolutamente omnímodo. Ha recibido, por presunta delegación, los poderes del Legislativo, a lo que suma el más absoluto dominio que ejerce sobre un Poder Judicial que -desde hace 14 años- opera sin independencia ni imparcialidad, apenas como un mero y dócil agente o apéndice del Poder Ejecutivo venezolano. Esa fue la “reforma” constitucional, opaca y oculta, de Hugo Chávez. Esa ha sido la fórmula empleada para dinamitar y destrozar a la democracia.

Cuba maneja, además, la seguridad interna de Venezuela. Y provee al régimen de Nicolás Maduro de un conjunto orgánico y coordinado de “organizaciones no gubernamentales” afines, que constantemente actúan -a lo largo y ancho de América Latina- a la manera de corifeos y aplaudidores simultáneos de Nicolás Maduro. Como su inmensa caja de resonancia. Pese a que lo que dice Maduro muy pocas veces tiene algún sentido, sus “mensajes y fantasías” repercuten así en toda la región. Como un evangelio infalible, aunque el desastre venezolano sugiera todo lo contrario.

La mejor comprobación de cómo Venezuela depende -cual niño imberbe- de Cuba, tiene que ver algo notorio: la forma en que se “trató” -en Cuba- la enfermedad terminal de Hugo Chávez, dejando de lado a la medicina más moderna del mundo y prefiriendo, en cambio, encerrase absolutamente en un país que desde hace medio siglo está parado en el tiempo. De no creer. Pero fue así. Y todos lo hemos visto.

Tiene razón Naím, lo de Cuba en Venezuela no puede ignorarse. Ni tratarse como si no existiera. Tampoco pude minimizarse por sus efectos fuera de Venezuela, en la ahora llamada “Patria Grande”.