Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 13 de enero de 2015

¿Guerra en Europa?







La GUERRA, sus MOTIVOS y POSIBILIDADES.


Carlos Pissolito


La "Rendición de Breda" por el genial 
Diego Velázquez, la guerra como ritual.
Muchos hijos de la Modernidad progresista se sorprenden de un hecho que no hubiera llamado la atención de ningún pensador realista de la Antigüedad. Los hombres se matan por las más diversas de las causas. Incluso, en ocasiones, sin causa alguna.

A ellos, la guerra les resulta extraña. Tanto que creen que pueden abolirla. No pretenden encauzarla, ni restringirla; simplemente meterla en el desván de la historia. Como una mala praxis social. Tal como se hizo con los duelos a pistola o sable en el siglo XIX. Y que basta enarbolar para ello un set de principios a gusto. Llámese la libertad de prensa o el derecho a blasfemar.


Así como no todos los matrimonios se han consumado por amor. Los realistas sabemos que las guerras no se han hecho siempre por las mismas causas. Ergo, los hombres han ido a su encuentro por los más diversos motivos. Hayan sido estos políticos, religiosos, étnicos, o por su propia supervivencia. Incluido el simple gusto de hacerla. Dejando atrás, para poder hacerlo, a los que más amaban.

Las guerras han existido desde siempre. En este sentido, las hubo largas (la de los 100 años, en realidad duró 116), cortas (la de los Seis Días); libradas por grandes motivos (como las de Religión o las dos Guerras Mundiales); pero también, por pequeñas cosas (como la del Guano o la del Fútbol).

¿Su causa? Para los realistas está en el corazón del hombre. Es consecuencia del Pecado original, diría un creyente.

Por todo ello no podemos sorprendernos de que hoy se vuelva a hablar de la posibilidad de un conflicto en Europa. Entre los que creen en la Modernidad y los que rezan mirando a La Meca.

Si no veamos los antecedentes:

• Los musulmanes libran una guerra civil (chitas contra sunitas) desde hace 1.200 años.
• El islam invadió Europa casi a partir de su fundación. Estuvieron 800 años en España. Dos veces a las puertas de Viena.
• Occidente le devolvió el favor a los musulmanes varias veces: con las cruzadas y con el colonialismo del siglo XIX.
• Los musulmanes volvieron a Europa en el siglo XX como mano de obra barata. Los europeos los metieron en guetos en nombre del multiculturalismo.
• Algunos musulmanes se han rebelado y predican la Guerra Santa.

Esperemos que los occidentales no se contagien. El problema es que nuestra naturaleza y nuestra historia no nos ayudan. Pero, aprender a comprenderlos, bien puede ser un paso para superarlos.