Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 8 de febrero de 2015

La monarquía jordana en peligro.





http://www.infobae.com/2015/02/08/1625242-el-rey-abdallah-jordania-no-puede-ir-contra-isis-mas-alla-la-coalicion

"El rey Abdallah de Jordania no puede ir contra ISIS más allá de la coalición"






Gabriela Esquivada

Abdallah II, rey de Jordania
El Rey Abdallah de Jordania.
Este profesor emérito de ciencias políticas de la Universidad de Michigan y visitante en la Universidad de Georgetown, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y académico adjunto de The Washington Institute, ha estudiado el fenómeno del radicalismo islámico en el territorio, para algunos de sus numeroso libros, y como académico residente en el Instituto sobre el Medio Oriente en Washington.


En Jordania, luego de la ejecución de los dos primeros yihadistas detenidos en el país (una de ellas, Sajida al Rishawi, que ISIS fingió querer cambiar por el piloto Maaz al Kasasbeh, ya asesinado), el vocero Mohammed Momani dijo que todas las fuerzas de seguridad del país consideran distintas opciones (y el gobierno estadounidense, que las apoyará) y que la respuesta militar del reino "se anunciará en el momento adecuado".

La captura del piloto Al Kasasbeh consistió en una azarosa fortuna para ISIS: la oportunidad de exacerbar las divisiones dentro de Jordania. Pero la crueldad inefable del grupo unió a una población y a unos militares que no daban un sostén unánime a la participación de Jordania en la coalición con los países árabes que brindan apoyo a los Estados Unidos. Sin embargo, se mantienen dudas sobre cómo se pudieron continuar las negociaciones y reunir en Ammán a la familia de al Kasasbeh.

Días antes de que se conociera que el Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) había quemado vivo a Al Kasasbeh, Tanter dijo en un programa especial de China Central TV (CCTV, la emisora china para los Estados Unidos): "Temo que el piloto puede estar muerto ya".




–Cuando usted dijo que el piloto probablemente ya estaba muerto, Jordania negociaba aún y pedía una prueba de vida. ¿Cree que el reino sabía lo que había pasado?


La inteligencia jordana dice que saben con certeza que lo mataron el 3 de enero. Eso indicaría que alguien les filtró la información a las autoridades. Pero creo que lo supieron luego: tenían indicios de que estaba muerto, no la certeza, y sólo les quedaba la posición de negociar. Porque al mismo tiempo el rey Abdallah enfrentaba presiones. Había multitudes frente al palacio gritando "Abdallah es amigo de los Estados Unidos" –y no como un elogio, para nada– mientras él estaba de visita en Washington.

Tanter, autor de Rogue Regimes: Terrorism and Proliferation y Arab Rebels and Iranian Dissidents, entre otros libros, agregó: "Además, se acaba de saber que los Emiratos Árabes Unidos habían suspendido los ataques aéreos contra IS en Siria desde la captura del piloto jordano (por la falta de planes de contingencia para rescatar a un tripulante abatido). Con lo cual eso deja en acción aérea a tres de los cuatro países árabes aliados en la región: Arabia Saudita, Jordania y Bahréin. Esos países son muy importantes para los Estados Unidos porque brindan base al Comando Central, por lo cual no preveo que Washington haga nada contra los Emiratos Árabes Unidos."

–En ese panorama, ¿cómo juega Jordania de ahora en más?

El rey Abdallah ha dicho que va realizar toda clase de acciones punitivas, pero no puede ir más allá de lo que está haciendo la coalición. Están bombardeando al máximo de su capacidad. Se puede comparar lo que dijo Abdalah con lo que dijo el presidente Obama: uno prometió hacer lo que sea necesario para castigar a los perpetradores; el otro lo calificó como un acto de maldad y barbarie. Pero no hay un cambio de estrategia. El presidente Obama cree que funciona, y no está funcionando. El reinado camina por una cuerda floja: cada vez que se ha desafiado a un monarca, no ha podido mantenerse. Los reyes y reinas del Reino Unido, en los tiempos pasados, mataban a quienes los criticaban.


–Además de declaraciones fuertes sobre vengar a al Kasasbeh, ¿qué puede hacer Jordania, que comparte fronteras con Siria y con Irak, y con sus debates internos sobre la alianza?

El rey Abdallah se tiene que hacer valer. Si no lo hace, está terminado como monarca. La revuelta árabe –así la llamo yo, otra gente la llama la primavera árabe­– podría llegar a Jordania por ISIS. Hay defensores de ISIS que critican a ISIS por esto, pero una vez que las multitudes llegan hasta la puerta de la residencia real... El rey Husein I (padre de Abdallah II) jamás hubiera permitido que algo así pasara. Si la autoridad monárquica no se hace valer los días de Abdallah están contados, y acaso los de Salmán bin Abdulaziz (rey de Arabia Saudita) estén contados. La idea de que ISIS pueda transformar el paisaje de Medio Oriente podría crecer como consecuencia de estos ataques horrorosos.


–¿De qué modo, si también puede tener un efecto negativo?

Hay gente que, como yo, cree que esta vez ISIS se ha pasado de la raya, pero hay consecuencias de segundo y tercer nivel. Si los países árabes dejaran la coalición, se produciría un efecto secundario de desestabilización interna de esos países. Si yo fuera un vendedor de seguros, le pondría una prima muy alta a las pólizas de los monarcas árabes del siglo XXI. Hay maniobras entre 6.000 príncipes, todos parientes: un montón de gente que cree que tiene derechos sucesorios.


–¿Podrán los aliados en la región ayudar a Jordania para que se mantenga en la coalición, luego de estos hechos?

Depende de Arabia Saudita. Hay sesenta presos de ISIS en Jordania. A algunos los liberaron de Abu Ghraib ­–qué ironía–; inclusive Baghdadi, que había sido arrestado por las fuerzas estadounidenses en Camp Bucca (el mayor centro de detención de los Estados Unidos tras el cierre de Abu Ghraib), fue liberado en 2009 y le dijo a sus guardias cuando salía: "Nos vemos en Nueva York". Es hora de que el rey Abdallah dé la cara, pero tal vez sea tarde, tal vez la suerte esté echada. Soy muy pesimista sobre el modo en que Abdallah podrá salir de este berenjenal. Por un lado él quiere mantenerse bajo la cobertura de los Estados Unidos, lo que implica cooperar con los Estados Unidos, y eso puede conllevar su fin; pero si fracasa y cede, también puede conllevar su fin. Si me dijeran que el año próximo el rey Abdallah ha caído, no me sorprendería. No hay jubilación para los reyes.


El mismo día en que Jordania comenzó las ejecuciones de represalia y Tanter, columnista de Foreing Policy, dialogó con Infobae, dentro de los Estados Unidos, Ashton Carter, un veterano del Pentágono respetado por demócratas y republicanos, se presentó ante el Senado. El candidato que la Casa Blanca propuso para la Secretaría de Defensa declaró en su audiencia de confirmación que Irán y el ISIS deben ser enfrentados como una amenaza doble en el Medio Oriente. Su posición –que se debe garantizar una "derrota duradera" de ISIS con una combinación de acción militar y cambios políticos en Irak y Siria–se interpretó como la apertura a un cambio de política.


–Usted cree que el enfoque del presidente Obama no ha funcionado. ¿Cuál cree que funcionaría?

El presidente Obama ha dicho que redobla su compromiso de degradar y destruir a ISIS, pero no redobla la presencia de botas en territorio sirio ni los bombardeos. Se podrían apagar los radares para la fuerza aérea siria, que ahora puede atacar a gusto; pero si los radares estadounidenses la dejan ciega, no podría hacerlo. Sospecho que si el Comando Central y el Secretario de Defensa entrante, Carter, un hombre influyente, deciden que necesitan tropas en Siria para derrotar a ISIS, el Congreso sin dudas los va a apoyar y Obama va a quedar arrinconado. El presidente Obama tiene que tomar una decisión antes de quedar arrinconado y cambiar la misión. Y cuando le reprochen que él había dicho otra cosa, explicar simplemente que la situación ha cambiado. Ya cometió un error histórico al despreciar a al-Qaeda como "un equipo junior". De Siria, ISIS puede ir a Irak; sin Siria, ISIS hubiera terminado. No nos olvidemos que saben de estrategia militar: son aquellos de los que Saddam Hussein mismo desconfiaba.


–¿Qué implicancia tiene que IS haya pedido Kobani a manos de los kurdos?

Primero hubo ataques aéreos. Pero como dijo (el ex secretario de Estado de los Estados Unidos) Colin Powell, que la gente no vive en el océano ni en el aire: vive en el territorio. La única manera de tomar, mantener y controlar un territorio es estar en ese territorio. En especial si se quieren evitar las bajas civiles. Lo más importante es estar en el lugar. Y los kurdos estuvieron en el lugar.

–¿Eso es lo que dio resultado?

Las fuerzas de la coalición brindaron cobertura aérea, pero los kurdos estuvieron en Kobani. El territorio fue controlado por los kurdos, y los turcos les permitieron cruzar la frontera; acaso los kurdos hubieran participado antes si los turcos lo hubieran permitido antes. Los Estados Unidos no dieron armas pesadas directamente a los kurdos, sino que se las dieron a Bagdad, que las retuvo porque no quiere que los kurdos formen su propio estado. (El presidente de Turquía) Recep Tayyip Erdogan y (el vicepresidente de Irak) Nouri al-Maliki se confabularon para privar a los kurdos de petróleo, ganancias y una parte justa del presupuesto, de manera tal que no puedan volverse una nación independiente. Los kurdos siguen buscando su independencia; este triunfo en Kobani hace un poco más posible que veamos un Kurdistán. Ese es el mensaje de los kurdos: "Tenemos un ejército, podemos pelear. Sólo necesitamos armas y acceso al enemigo".