Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

viernes, 1 de mayo de 2015

1ro de mayo: Bautismo de Fuego.

El bautismo de Fuego de nuestra Fuerza Aérea.


EN HOMENAJE A NUESTROS CAMARADAS DE LA FUERZA AÉREA ARGENTINA EN SU BAUTISMO DE FUEGO.


1982 – MALVINAS TESTIMONIO VIVO – 2015

Despega la Fuerza Aérea Argentina – Bautismo de Fuego
El día en que nuestros pilotos comenzaron a asombrar al mundo – Dos madrugadores Lobos Solitarios, la “Sección Toro” – La Escuadrilla “Torno” y la Escuadrilla “Trueno” – Los primeros éxitos, los primeros errores – El primer día que percibimos el amargo sabor de la Gloria –

“...Y dende que dio a las fieras
esa jauría tan inmensa,
que no hay poder que las venza
ni nada que las asombre,
¡¿ qué menos le daría al hombre
que el valor pa su defensa ?!

del Martín Fierro
(hablando del creador)

Por: Oscar Filippi

Hacia el 29 de marzo de 1982, la inteligencia militar argentina había detectado la posibilidad de ataques a las bases aéreas continentales por parte de los bombarderos estratégicos británicos Vulcan que la RAF había desplegado a la Isla Ascensión. Por tal razón, la mayoría de los escuadrones de caza de la Fuerza Aérea Argentina habían sido redestinados a sus bases de origen, dejando solamente una pequeña fuerza de interceptación en las bases aéreas del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS).

En la noche del 30 de abril, el entonces Capitán Carlos Moreno y el Teniente Ricardo Volponi, ambos pilotos de MIRAGE M-5 “Dagger” pertenecientes a la VIª Brigada Aérea (Tandil), caminan hacia la sala de operaciones de la Base Aérea de Puerto San Julián (Pcia. De Santa Cruz). Se les comunica que a la mañana siguiente tenían que realizar un vuelo dando cobertura a un Neptune de la Aviación Naval que saldría en misión de patrullado para tratar de detectar la ubicación de la flota británica, el despegue estaba previsto para las 0630 hs. . Los Vulcan ya están en camino, la flota se aproxima, el día primero será iluminado por el resplandor de las explosiones. Un heroico bautismo de fuego tendrá al Sol de mayo por testigo, el mismo que escuchó nuestro primer grito de ¡Libertad!!.-

La Sección “Toro”, (primera salida de combate).-
A las 05:30 horas, el Capitán Moreno y el Teniente Volponi se presentan en la sala de operaciones, allí se les informa que Puerto Argentino fue atacado, se cancelaba la misión de escolta al Neptune de la Naval.-
A las 07:30 horas, reciben la primera orden fragmentaria. “Despegue a las 07:45 hs. (nocturno). Misión: Cobertura Aérea sobre Malvinas. Configuración: Tres tanques de combustible externos, dos misiles aire-aire Shaffir y cañones (2 de 30 mm.). Meteorología: Mala, lluvia y chubascos, techo: 100 metros. Indicativo de la misión: TORO”.-
El primer problema a enfrentar de la “Sección Toro” sería el despegue, los aviones configurados con peso máximo y la pista es relativamente corta, encima, de noche, cada centímetro de asfalto valía oro. A las 07:45 hs. los “Toros” dan pleno gás, el post-quemador ilumina la cabecera de pista, un atronador rugido anuncia “!La Fuerza Aérea entra en combate!. La Patria duerme, la Patagonia se estremece..., nuestros hermanos se elevan. En las Islas ya nadie combatirá solo.-
A las 08:25 hs. la Sección “Toro” se encuentra a unas 50 NM (millas náuticas) de Puerto Argentino. El operador radar en las Islas les informa que en esos precisos instantes están siendo atacados, que un Harrier británico cae en llamas alcanzado por un “Tiger Cat” de la Infantería de Marina. Los “Toros” responden con un ¡¡Viva la Patria!!.-
En ese instante el controlador de Radar les indica que tienen dos “pichones” (aviones enemigos) para ellos a 120 NM y en recíproco. El Capitán Moreno no entiende lo de “recíproco”, el controlador de radar le aclara, “ - ¡De frente pibe...!!!”.-
El “Toro Moreno” le ordena al teniente Ricardo Volponi, - 020º firme, ¡a pleno gas seco! (toda potencia, pero sin post-combustión). Volpòni venía de numeral, formado a la izquierda del “Toro líder” a unos 500 metros de distancia y unos 10º atrás.-
Los “pichones” se encuentran a solo 30 NM., Moreno le pide al radar que los lleve de costado a los Harrier, ellos pueden disparar los “Sidewinder” de frente y los “Shaffir” de nuestros M-5 no. El radar corrige, “...- Rumbo 030º, ya los tienen que tener a la vista...” la Sección “Toro” vuela a 22.000 pies (6.600 mts aprox.), los Sea-Harrier a 18.000 pies (5.400 mts aprox.). No los ven, los “Toros” ya eyectaron los tanques sub-alares, ahora hacen lo propio con el ventral. Moreno le pide al controlador radar que le pregunte constantemente por el nivel de combustible, quiere asegurarse que les quede lo suficiente para regresar al continente.-
Los cuatro evolucionan en círculo, el radar no puede diferenciarlos. En un momento dado, el Teniente Volponi le pregunta al Capitán Moreno si éste disparó algún misil, no, responde Moreno, Volponi le dice, “...- acabo de ver pasar un misil blanco entre nuestros aviones” (sin dudas un Sidewinder AIM-7L disparado a máxima distancia). No habrían pasado más de dos minutos, para los “Toros” toda una eternidad, con 2.450 litros de combustibles (el mínimo para volver) “Toro Uno” ordena el regreso, en ese instante el controlador radar les informa que los Sea-Harrier se alejan.-
Hoy sabemos que los pilotos británicos de los Sea Harrier, protagonistas de este primer encuentro, eran los LtCdr. Robin Kent y el Lt. Brian Haigh, ambos pertenecientes al 801º Sqrn. de la Royal Navy que despegaron del portaaviones “HMS Invincible”. Si bien estaban a una altura “media” de combate, donde los Sea-Harrier son “amos y señores”, no se empeñaron directamente en el combate, prefirieron “tantear” y disparar desde máxima distancia. Esa sería una constante durante todo el conflicto. Primero tanteaban y probaban, si les iba bien seguían, de lo contrario, cambiaban de táctica. Esta situación cambiaría cuando los EE.UU. entregaron a los británicos los nuevos misiles “Sidewinder AIM-9L”.-
A todo esto, la sección “Toro” , con el mínimo de combustible y con la ayuda del ILS aterrizó sin novedades. El resto de las unidades regresaba desde sus Bases de origen, la flexibilidad operativa de nuestra Fuerza Aérea había sido puesta a prueba, ya estaban de regreso y se alistaban para seguir el combate.-
(N del R) El Teniente Ricardo Volponi, “Toro 2” en esta misión, entregó su vida a la Patria el día 23 de mayo de 1982 mientras atacaba a la flota británica, un Sidewinder de un Sea Harrier fue el responsable, había efectuado tres misiones de combate. Estará por siempre en nuestra memoria, fue derribado pero no cayó, seguirá volando cada vez que un caza de nuestra Fuerza Aérea inicie un nuevo despegue en manos de nuevas generaciones. Esas nuevas generaciones que ya tienen como guía y ejemplo de su historia a los héroes del “ESCUADRON 55”. (55 fueron los caídos de la Fuerza Aérea Argentina durante el conflicto).

La Escuadrilla “Torno”. Las Fragatas son vulnerables.-
A media mañana, el “Grupo 6” (aeromóvil) de la VIª Brigada Aérea, arribaba procedente de su Base natural, la ciudad de Tandil, a la Base Aérea de Puerto San Julián (Pcia. de Santa Cruz). Inmediatamente la escuadrilla “TORNO” se puso en alerta (listos para salir al recibir la orden). El líder de la escuadrilla era el entonces Capitán Norberto Rubén Dimeglio, los numerales eran los entonces, 1er Teniente Román (Torno 3) y el Tenientes Aguirre Faget (Torno 2).-
Durante horas permanecieron sentados y atados en las cabinas de los Mirage M-V “Dagger”. Hacia al mediodía llegó una orden fragmentaria, los hicieron descender de las cabinas para planificar la misión en la sala de operaciones. El objetivo eran tres fragatas británicas que con total impunidad se habían arrimado a las costas de Puerto Argentino y sometían a nuestras fuerzas a un intenso cañoneo naval.-
Cabe recordar a esta altura del relato, que a ellos la historia les había deparado el “difícil” honor de atacar por primera vez las temidas fragatas misilísticas británicas. La información de inteligencia disponible, la publicidad de venta que hacían los propios británicos de esos buques y los resultados de los ejercicios en tiempo de paz, le acreditaban una taza del 85% de efectividad. ¡Sólo un 15% de margen para sobrevivir al ataque! Pese a todo, con sus conocimientos y temores personales a cuestas, uno a uno los “Tornos” fueron cerrando sus carlingas. Solos, cada uno en su asiento, atados por un juramento personal a la Patria y con Dios como testigo. Cada uno, sin dudas pero con el temor lógico de lo que afrontarían, comenzaron a presionar su mano izquierda sobre la palanca de gases... hasta el escalón de post-combustión, los “M-V” se elevaron, miles de cabezas alzaron su vista al cielo, la población de San Julián rezaba por sus hijos, diez mil camaradas los precisaban en Malvinas..., no faltarían a la primera cita y no habrían de fallarles ¡NUNCA! .-
Volaron bordeando por el Norte la Gran Malvina y por el Este la Soledad. El vuelo en altura lo efectuaron con una formación “fluida” (abierta) ya en el rasante sobre la Gran Malvina y la Soledad, “Torno 2” y “Torno 3” se cerraron cada uno al lado del “Lider”. Próximos al objetivo avistaron un helicóptero británico, Román se lo comunicó a su jefe, Dimeglio respondió, los Tornos siguen de frente. De pronto aparece un objeto negro justo al frente, comienzan la corrida de ataque ¡sorpresa! era una roca enorme. Cambian de rumbo, siempre pegados a la costa, ya están en la zona del blanco pero no se ve nada, vuelan hacia Puerto Argentino sobre un mar calmo y gris, comienzan a ver “fuegos artificiales” al frente y explosiones sobre la costa y de pronto... ¡ahí están!, son un destructor “Clase County”, el HMS Glamorgan y dos fragatas “Tipo 21” la Arrow y la Alacrity cañoneando Puerto Argentino.-
(NdelR) El hoy Brigadier (R) Norberto Dimeglio sostiene que el buque que él atacó e impactó con su bomba, no era un destructor de la “Clase County” sino uno del “Tipo 42”, más precisamente, el HMS Sheffield. Tengamos en cuenta este dato para cuando abordemos, en próximas entregas, el ataque de la Aviación Naval al HMS Sheffield.-
A todo esto, “Torno Líder” ordena, el uno a la del centro, el dos a la de la izquierda, y el tres a la de la derecha. Comienzan la corrida de bombardeo, la adrenalina circula a “Mach 1”, Dimeglio se olvida de su propia orden, lo atrapa la silueta más grande, se cruza disparando con sus cañones de “30” delante de la trayectoria de “Torno 3” (Román). Este ve los piques de la munición del líder en el agua, cambia de trayectoria. El “Torno 2” (Aguirre Faget) se eleva para colimar (apuntar) mejor con sus cañones, los ingleses le tiran con todo (hasta con los zapatos), se vuelve a pegar al agua mientras les responde la gentileza. La bomba del “uno” sale e impacta, el “dos” no dispara sus cañones, solo lanza la bomba. Desde la costa, el Mayor (FAA) Catalá y el Mayor Ianariello son privilegiados testigos del ataque. La sorpresa fue total, los ingleses ni se imaginaban que los “M-V Dagger” podrían llegar hasta las islas. El Mayor Catalá vio como desde el buque más grande lanzaron dos misiles que pasaron por debajo del avión de Dimeglio.-
A todo esto, en los auriculares del casco escuchan...”Torno uno saliendo”,... ”Torno dos saliendo”, ... “Torno tres saliendo”. Precisamente, fue el teniente Román quien cuando salía vio una explosión muy fuerte sobre el agua con mucho fuego interno. Los abraza la alegría de saber que los tres salieron vivos, hasta acá todo bien, pero es muy pronto para alegrías. El operador radar les indica “-¡Los Tornos tienen bandidos en su cola! Ya habían perforado la capa de nubes, “Torno 1” ordena: “-¡Los Tornos se sumergen en el agua!. El Teniente Román no lo escucha, iban en forma individual, sin tenerse a la vista. Cuando Dimeglio y Aguirre Faget salieron de las nubes, se encontraron volando en medio de un valle rodeado de montañas contra las que no habían impactado, porque dicho por el propio Dimeglio: “-Dios nos llevó de la mano”. Con adrenalina hasta en los bolsillos del overol de vuelo, siguen en curso evasivo hasta que escuchan al operador Radar que ordena al Capitán Donadille y al 1er. Teniente Senn, que estaban en otros dos “M-V” para cubrirles el regreso, que ataquen a los perseguidores. Los Sea Harriers los ven en sus radares y emprenden el regreso, ahora son ellos los perseguidos.-
A todo esto, Román había tenido un “plácido” regreso, con su tanque ventral aún colocado y cierto remanente de combustible mayor que el de sus camaradas. “Torno 1” se encargó de hacérselo saber: “ - ¡Che pibe, Ud. aterriza último, tiene más jugo que nosotros!. Ya en tierra, todo es abrazos y felicitaciones. Lo habían probado y demostrado ¡Las temidas fragatas británicas SON VULNERABLES!!!!
Desde Puerto Argentino, el Mayor Ianariello informó que dos de las fragatas habían sido alcanzadas, una de ellas se retiraba lentamente y envuelta en humo.

La Escuadrilla “Trueno”:
Por la tarde de ese histórico 1º de mayo, los combates aéreos, los cañoneos navales y los ataques a la flota enemiga, habían convertido a la zona de Puerto Argentino en un verdadero infierno. En medio del fragor de tales acciones, la escuadrilla “Trueno” despegaba desde su Base en Comodoro Rivadavia, eran cuatro aviones “A-4B Skyhawk” de la Vª Brigada Aérea con asiento en Villa Reinolds (San Luis) los lideraba el entonces Capitán Pablo M. Carvallo, sus numerales eran el Teniente Rinke, el Alférez Carmona y el 1er. Teniente Carlos Cachón.-
La misión de los “Trueno” era el ataque a los buques de la flota británica que operaban en la zona de Puerto Argentino. Luego de un largo vuelo no exento de incidentes, llegaron a la costa suroriental de la Isla Soledad, a la vista un carguero caleteaba (seguía el perfil de la costa) tratando de retirarse sin ser visto. La orden del “Trueno Líder” no se hizo esperar. Iniciaron la corrida de bombardeo, llevaban para probar un sistema de bombas provistas de paracaídas para retardar su caída y con espoleta de retardo. Lanzaron, ametrallaron y salieron en maniobra perfecta, no había respuesta enemiga, todo muy fácil, un sabor a decepción y a la vez de alegría por no haber sido alcanzados, se instaló en todos. Al otro día llegó la amarga sorpresa, el buque que habían atacado era el “Formosa”, buque de aprovisionamiento logístico de la Armada Argentina que había estado en Puerto Argentino descargando suministros y escapaba del ataque británico. Como lo describió el propio Capitán Carballo en su libro “Dios y los Halcones”: “- Sólo por una serie de milagros (porque no fue uno solo) Dios le mostró su bondad”, no habían estallado las bombas y no se habían producido bajas en la tripulación del buque pese al ametrallamiento al que lo habían sometido.-
La tremenda velocidad de aproximación al blanco (900 Kms/h), la poca información sobre la ubicación de los barcos propios y la inexperiencia en ataques aeronavales habían producido este “afortunado” error de guerra (común en todo conflicto). A partir de ese día los pilotos de la Fuerza Aérea siempre contaron con la información exacta de la ubicación de nuestros buques.-

El amargo sabor de la Gloria:
El saldo de ese 1º de mayo había sido altamente positivo, el Almirante John Woodward había retirado a la Task Force hacia aguas azules (profundas) con 4/5 buques alcanzados por nuestros aviones con base en tierra y averiados de distinta consideración. Al menos un destructor (Tipo 42, probablemente el Sheffield) seriamente dañado. Cuatro aviones “Sea Harrier” derribados y otros cuatro alcanzados, todos por la eficaz acción de nuestra artillería de defensa aérea, del Ejército, la Fuerza Aérea y la Infantería de Marina. La flota enemiga no volvería a arrimarse hasta el día 20 de mayo, luego de lamer sus heridas y recibir apoyo logístico de los Estados Unidos y la OTAN.-
En total y solo en ese día, la Fuerza Aérea Argentina realizó cincuenta y seis (56) salidas de combate: doce de “Mirage III-EA” de los cuales dos fueron derribados, catorce salidas de “Mirage M-V Dagger” siendo uno derribado, trece salidas de “Skyhawk A-4C”, trece también de “Skyhawk A-4B” y seis salidas de bombarderos medianos “Canberra MK-62” siendo uno de ellos derribados. Los KC-130 Hércules, salieron tres veces en misiones de reabastecimiento, se realizan diez salidas de exploración, reconocimiento y diversión electrónica.-
Ese HEROICO 1º DE MAYO ofrendaron valerosamente su vida el Capitán D. Gustavo Argentino García Cuerva, los primer Tenientes D. Mario Hipólito González y José Leónidas Ardiles; los Tenientes D. Daniel Antonio Jukic y Eduardo Jorge Raúl de Ibáñez; los Cabo Principal, Mario Duarte y Juan Antonio Rodríguez; los Cabo Primeros, Miguel Angel Carrizo, José Alberto Maldonado, José Luis Peralta, Agustín Hugo Montaño, Andrés Luis Brasich y los Soldados (C62) Guillermo Ubaldo García y Héctor Ramón Bordón.-
La victoria había sido cara, nuestros hermanos comenzaban a caer, con determinación, con generosidad, con valentía y coraje...¡Nos llenaban de orgullo! Pero también de tristeza. A ellos, NUESTROS MAS VALIENTES Y GENEROSOS HERMANOS, ¡¡ HONOR Y GLORIA POR SIEMPRE!