Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 28 de mayo de 2015

¿Qué hay detrás del escándalo FIFA?






GEOPOLITICA y FUTBOL.





Carlos Pissolito

No se trata de negar la importancia del más popular de los deportes. Sosteniendo que nada lo vincula a la Geopolítica. Al menos en esta parte del mundo. Todo lo contrario.

Sirva como antecedente citar que un 14 de junio de 1969, Honduras y El Salvador libraron una corta guerra (4 días). Según se dijo, en su momento, por los altercados producidos en un partido de fútbol entre ambas selecciones nacionales con motivo de las eliminatorias del Mundial de 1970.

Pero afirmar, como vamos a afirmar, que hoy el conflicto que sacude a la FIFA está relacionado con un escenario post-Guerra Fría hay todo un trecho.

Veamos. No son pocos los analistas que desde hace tiempo vienen argumentando que el escenario mundial vuelve a estructurarse en un set de alianzas: Occidente-Oriente. Al mejor estilo de la Guerra Fría, la que se iniciara con las tensiones de posguerra a poco de terminar la 2da GM y que terminara con la Caída del Muro de Berlín en 1989.

No ha sido una gran revelación para alguien medianamente informado, el hecho de que en la FIFA se compraban y se vendían sedes, campeonatos y otras cosas. De hecho, la investigación que hoy se hace pública fue iniciada en un lejano 1991. La misma fue impulsada por la Fiscalía General de los EE.UU. y ejecutada por el FBI de ese país, ante el hecho de que se usaron bancos norteamericanos para las maniobras financieras catalogadas como ilegales.

El hecho curioso es que se lo haya hecho a solo 48 horas de la reelección prevista de su Presidente, el suizo Joseph Blatter.

Más curioso aún ha sido, al margen de la aprobación generalizada de la opinión pública mundial y de varios jefes de estado, el hecho que fuera Rusia quien se opusiera a tales acciones judiciales. A las que no dudó en denominar como: "un intervencionismo judicial más allá de las fronteras de los EE.UU." Según lo anunció Alexander Lukashevick, el portavoz del Ministerio de RREE ruso.

Pero, ¿cuales serían el motivo geopolítico de los EE.UU.  en impulsar tales denuncias en este momento?

Al parecer, no hay uno sino dos. El primero apunta a la designación como sede mundialista de Qatar para la Copa del 2022. Ya que los EE.UU. viene acusando a ese reino del Golfo de apoyar a Hamas en Gaza y al Estado Islámico en Siria y en Irak. Sin mencionar, el hecho -ya señalado por otros expertos futboleros- que resulta extraño otorgar la copa del mundo a un país de solo 278.000 habitantes, con altísimas temperaturas, que está usando de mano de obra esclava para construir sus estadios y a la casi ausente presencia del fútbol como deporte.

El segundo caso, el de Rusia, no es menos interesante. Ante su designación como sede para la copa del 2018. Surgieron las acusaciones de violación de los DDHH tras la anexión de Crimea y la invasión de Ucrania oriental, se suma a esta causa de peso, la extraña versión de que Vladimir Putin, le regaló un costoso Picasso a Michael Platini, presidente de la UEFA y directivo de la FIFA, para ganarse su voto en dicha designación.

Para terminar de cerrar nuestros argumentos, podemos traer en nuestro apoyo el hecho de que todo esto no se trataría de un hecho nuevo. Ya que los EE.UU. impulsaron un boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú, que se celebraron en 1980, por la invasión del país anfitrión a Afganistán. Por supuesto, que los rusos no se quedaron atrás y les devolvieron el favor, boicoteando los Juegos de Los Angeles del 1984. Pero, claro, había una guerra decían que que no era una caliente, sino fría.