Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

lunes, 7 de diciembre de 2015

El Alto Mando militar fuerza aceptar la gran victoria de la oposición en Venezuela.









EMILI J. BLASCO - Washington - 07/12/2015

La avalancha de votos contra el Gobiernohizo ineficaz el fraude que el chavismo ejecutó al final de la jornada electoral. Las tensiones en el Ejército, cuyos principales mandos manejaban las proyecciones de resultados que daban una clara mayoría a la oposición, llevaron al ministro de Defensa a comparecer públicamente para garantizar que no iba a ocurrir nada «en contra del proceso» democrático. Los militares también enviaron mensajes de tranquilidad a la Casa Blanca a través de un canal reservado. Horas después, el Consejo Nacional Electoral concedió la victoria a la Mesa de la Unidad (MUD), otorgándole 99 diputados frente a 46 atribuidos al oficialismo(quedaban por repartir 22 escaños).

El retraso del anuncio del resultado, al filo de la medianoche, se debió a disensiones internas. Fuentes de Defensa explicaron que hubo un forjeceo con Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional saliente, que deseaba confrontar la situación movilizando la Unidad de Batalla Chávez, la organización política de los grupos paramilitares. Tras la comunicación del resultado por parte del CNE compareció el presidente del país, Nicolás Maduro, para aceptar la derrota del chavismo, que atribuyó a la «guerra» de las fuerzas capitalistas.



El hecho de que el voto opositor se movilizara desde horas tempranas, siguiendo las consignas de la MUD, permitió al chavismo saber cuánto voto debía movilizar por su parte y dónde. El despliegue chavista comenzó a partir de las 2 de la tarde. La movilización chavista tardía también permitía salvar un problema que se había registrado por la mañana. Cambios en el software del sistema electoral provocaron inicialmente mucho voto nulo, pues las modificaciones, por error, exigían realizar los pasos del proceso de votación con mayor lentitud de la habitual. Por la tarde el problema se había resuelLa tensión comenzó a las 6 de la tarde, cuando de acuerdo con la ley electoral debían cerrar los centros electorales. El CNE anunció que las puertas se mantendrían abiertas durante una hora más (en ciertos lugares llegaron a ser dos). Ese tiempo fue aprovechado por el chavismo para fabricar votos en aquellos distritos donde con ciertos crecimientos podía arrebatar escaños, en centros donde la oposición no podía controlar esa irregularidad. Así, dos testigos opositores de un centro de Cabudare, en el estado de Lara, contaron que militares del Plan República les apartaron de sus posiciones y les mantuvieron incomunicados mientras chavistas traían a personas no pertenecientes a ese centro para votar. La oposición aseguró que eso ocurrió en unos doscientos lugares.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, compareció arropado por el resto de miembros del Comando Estratégico Operacional, «obligado por los rumores» que circulaban sobre la puesta en marcha del fraude electoral. «No hay nada que esté en contra del proceso», afirmó. El ministro anunció que no se admitirían manifestaciones callejeras en un plazo de 24 horas. Eso debía impedir la actividad de grupos armados chavistas que salieran a la calle para protestar por la victoria opositora.Hacia las 6 de la tarde, los militares del Comando Estratégico Operacional conocían las estimaciones de las encuestas a pie de urna, que eran coincidentes en dar por ganadora a la oposición, de entrada con más de noventa escaños. Pero desde el núcleo duro chavista –el comando de campaña y el palacio presidencial– se aseguraba confidencialmente que el resultado era 83-84, con ventaja para el Gobierno. Estaba claro que se estaba produciendo un pulso, que el núcleo duro quería consolidar en su favor con una hora extra de voto irregular. Pero la avalancha del voto por el cambio y la alta participación registrada (más del 70 por ciento) dejaba poco espacio de censo para generar votos nuevos. Finalmente, la intervención del Alto Mando militar impidió una huida hacia delante.