Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

miércoles, 13 de abril de 2016

¿A las puertas de una revolución (imaginaria)?











por Carlos Pissolito.

Los recientes acontecimientos de Comodoro Py han recibido diversa gama de opiniones. La mía es que se trató de un acto pre-revolucionario. Pues, intentó mediante un procedimeinto de acción política directa no respetar o, al menos menospreciar, una de las instituciones de nuestra República. Cual es la Justicia.

En este caso particular, a la par de las intenciones sediciosas, hay que sumarle la módica conveniencia de eludir las acciónes concretas de la justicia a nivel personal y grupal.

Algunos argumentarán que lo sostenido hasta aquí es una exageración; ya que solo se trató de un pequeño grupo de inadaptados.

A ellos les digo, que las revoluciones, aun las imaginarias, no se incian con la presencia de grandes multitudes. Pues, basta con la acción de una minoría dispuesta a avanzar más rápido, más lejos y con más decisión que el resto.


La Revolución Francesa, por ejemplo, no empezó con la toma de la Bastilla, sino mucho antes. Lo que está sucediendo en un claro desafío al estado de derecho. Un desafío que ningun Estado, por su propia definición, debería estar dispuesto a aceptar.

Solo nos resta juzgar la actitud del gobierno. El que aceptó ser desafiado en aras -aparentemente- de una técnica de combate "zen" destinada a usar la fuerza de su adversario en su propia contra y con la intención final de ponerlo en evidencia y despretigiarlo.

Suena interesante, pero elude un punto importante. Ninguna autoridad, mucho menos la estatal, acepta ser desafiada sin consecuencias. Especialmente, si a partir de este incidente no se hace nada, como hasta ahora, y no se lo explota.

Al respecto, nos preguntamos ¿cuál será la línea a no ceder? Si es que hay alguna o solo nos manejaremos con el dejar hacer como hasta el momento.

Con ello no estamos proponiendo, meramente, una solución física, llámese represión, a este tipo de conflictos. Obviamente, que tal cosa no sería lo adecuado. Pero, si una integral que abarque lo físico, y que esté acompañado por lo psicológico y lo moral.

El problema se agudiza cuando los que tienen que aplicar medidas de caracter moral, carecen de la autoridad moral para hacerlo.

En ese sentido, la historia enseña que casi seimpre es mejor hacerlo, aún, en las circunstancias señaladas de carecer de dicha autoridad.

Simplemente, porque los males que se siguen de la anarquía. Cual es el estado final a que este estado de cosas nos conducirá porgresivamente.

Para terminar, nos resta aclarar la ideología de quienes quieren arrogarse la representación del pueblo con la aparente finalidad de eludir la acción de la justicia.¿Ideologías que sostengan esto? Hay una amplia gama para elegir. Desde antiguas como el Contrato Social de Rousseau y la teoría foquista de Guevara, pasando por la nuevas teorías de los golpes blandos.

Si el actual gobierno no quiere verlo así, allá ellos. Podrán evitar todo menos las consecuencias de su ingenuidad.