Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

jueves, 14 de abril de 2016

¿Antiamericanismo?


http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5338





ALAIN DE BENOIST

Desde sus orígenes, los Estados Unidos tienen una cuenta pendiente con Europa. Cuando las primeras comunidades de inmigrantes se establecieron en el Nuevo Mundo querían romper las reglas y principios que existían en Europa. Pero los estadounidenses no sólo deseaban romper con Europa. También querían crear una nueva sociedad/empresa que fuera, probablemente, la mejor para regenerar la humanidad. Querían iniciar una "nueva Jerusalén", que podría convertirse en un modelo para una República universal. Este tema bíblico, que está en el centro del pensamiento puritano, se repite como un leitmotiv en toda la historia de América, desde la época de los Padres Fundadores. Fueron ellos quienes dieron a luz a la idea del "Destino Manifiesto", quienes inspiraron la "Doctrina Monroe", que es lo que les ha seguido permitiendo definirse como "nación universal que persigue ideas universalmente válidas" (Thomas Jefferson).


Los estadounidenses siempre han sentido que sus valores y su forma de vida eran superiores a los demás y tenían validez universal. Ellos siempre pensaron que tenían la tarea de difundir estos valores e imponer esta forma de vida en toda la superficie de la tierra. Creer en la división moral binaria del mundo, creen que encarnan el bien y se imaginan, en palabras del presidente Wilson, que el "privilegio infinito" estaba reservado para ellos con el fin de "salvar al mundo". Su tendencia al unilateralismo y al hegemonismo, por tanto, no es cíclica. Viene de muy lejos. El problema es que, hoy en día, los mitos fundadores de la nación americana se han convertido en políticas operacionales.

De 1993 a 1994, entramos en la era "postatlántica" caracterizada por la disolución, de hecho, de todo un sistema en el que la Alianza Atlántica era su  corazón, disolución en que los mismos Estados Unidos han asumido la responsabilidad de exigir a sus aliados que se comporten como vasallos. A la guerra fría le sucedió una paz caliente; un mundo bipolar, una globalización en la que Estados Unidos representa la fuerza principal, pero en la que la lógica subyacente es tecno-económica y de carácter financiero, ya que se caracteriza, sobre todo, por la dominación global de la Forma-Capital.

En los últimos años, las tensiones entre Europa y los EE.UU. han seguido empeorando. Ellos ahora se extienden a casi todas las áreas. No hay duda de que la globalización va a agravar estas tensiones entre ellos, aunque sólo sea porque, desde un punto de vista geopolítico, Europa es más que nunca una potencia continental, y los Estados Unidos, una potencia marítima.

Durante mucho tiempo reservados sobre el asunto de la integración europea, los Estados Unidos, ahora, son abiertamente hostiles a la misma. Ellos juegan abiertamente a la división (o dilución) de Europa, ya que su interés es mantener a Europa débil y dividida.  Thomas Friedman –uno de los cronistas más influyentes de la prensa política exterior estadounidense–, escribió en el New York Times que entre los Estados Unidos y Francia se ha desatado "la guerra". «Es hora de que los estadounidenses se den cuenta, escribió [...] que Francia se ha convertido en nuestro enemigo». Por lo tanto, las cosas están claras. Quien nos designa como enemigo, automáticamente deviene en nuestro enemigo. No creo que esto sea un crimen.

Los americanos hace una lectura, al mismo tiempo, de tipo “hollywoodiense” y mesiánica de la vida internacional. La visión del mundo a la que se adhieren es una visión en la que cada poder independiente es visto como un enemigo potencial. Esto significa que el pensamiento norteamericano no tiene otra referencia que a sí mismos, que los estadounidenses ya no ven el mundo más que a través de ellos mismos. Es por eso, que toda doctrina estratégica estadounidense tiende a impedir que sus rivales alcancen la paridad militar y tecnológica con los Estados Unidos, que cualquier persona que pretenda contradecir este principio se denuncia de inmediato como cómplice del "eje del mal". Es por ello, que no resulta exagerado decir que los Estados Unidos son, actualmente, el principal factor de inestabilidad en el mundo, el principal factor de embrutecimiento de las relaciones internacionales.

El "antiamericanismo" puede entenderse de dos maneras: como una crítica de los Estados Unidos (y de manera más amplia, del "americanismo" o de la americanización), o como sinónimo de americanofobia. Suscribo la primera definición, pero no la segunda. No soy americanófobo, simplemente porque rechazo todo tipo de fobias. Si bien es cierto, que yo también tengo poca simpatía por el mundo de las cheer leaders  y de los golden boys, por los red necks y los "veteranos" del Vietnam, hay muchas cosas de las que tuve la oportunidad de disfrutar durante mi estancia en los EE.UU., ya fuera a partir de la gran literatura norteamericana (Steinbeck, Dos Passos, Mark Twain, Melville, Faulkner, Hemingway, etc.), o por el gran cine americano, cuando éste no se limitaba a los efectos especiales fundamentados en un absurdo e infantil moralismo.

Diré que nunca he demonizado a América; para mí es un adversario, no una figura del Mal. Hablar de “principal enemigo” no lo convierte tampoco, como a veces se cree, en un enemigo absoluto. En política, no hay absolutos (excepto en la imaginación de George Bush y su alter ego Bin Laden). El enemigo de hoy todavía puede ser el aliado de mañana. El enemigo principal no es necesariamente aquel con el no que se siente la menor afinidad. De todos los enemigos posibles, simplemente los Estados Unidos son los más fuertes como para convertirse en la principal amenaza.

Hoy podemos ver el nacimiento de una verdadera opinión pública europea. Europa está empezando a redescubrirse como algo distinto de los Estados Unidos. En los próximos años, la brecha transatlántica se profundizará. Aparecerán nuevas líneas divisorias. De momento, el espíritu de la resistencia o de la colaboración atraviesan todos los campos. Yo estoy del lado de la resistencia.