Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 12 de noviembre de 2016

La “izquierda” californiana agitada por Soros busca un Maidán










Juan Enrique García Pérez

Los participantes en las marchas han provocado destrozos en comercios y han quemado banderas nacionales. Las fuerzas de seguridad han realizado decenas de arrestos tras los comicios.
Miles de personas están protestando en las principales ciudades estadounidenses por la elección de Donald Trump como 45.º presidente.
Según los reportes, los participantes en las marchas han provocado destrozos en comercios y han quemado banderas nacionales. Entre las grandes urbes donde se están registrando protestas se encuentran Portland, Chicago y Nueva York.

Un "motín" en Portland
En Portland, la Policía ha calificado las protestas de "motín", ya que se registraron numerosos casos de "comportamiento criminal y peligroso". Las autoridades policiales han admitido haber recibido a través de Twitter numerosos casos de vandalismo. Al menos 26 ciudadanos han sido detenidos hoy en Portland, según la cuenta oficial de Twitter de la Policía local.


Según la Policía, a los protagonistas de los disturbios se les puede aplicar un delito grave. La situación se agravó cuando los agentes comenzaron a empujar a la multitud, practicar arrestos y lanzar granadas de aturdimiento y gases.

Tramos de carreteras y varios puentes han sido cerrados como medida de precaución.  "Es una zona de guerra. La Policía está lanzando granadas aturdidoras", ha comentado un usuario de Twitter identificado como Mike Bivins.

Las protestas arrancaron este miércoles cuando cientos de personas salieron a las calles de Nueva York (EE.UU.) para protestar contra del presidente electo Donald Trump. Los manifestantes se reunieron en Union Square, en Manhattan, desde donde se dirigieron a la Torre Trump gritando consignas como "¡Racista, sexista, antigay, Donald Trump, fuera!".

Ese día, la Policía detuvo a decenas de manifestantes que protestaban contra el magnate estadounidense. Las primeras protestas, en su mayoría de carácter pacífico, también se llevaron a cabo en otras ciudades como Los Ángeles, Filadelfia, Oakland, Seattle, Austin, Boston y Chicago.

La Policía de Portland dispara balas de goma a los manifestantes anti-Trump (video)
La Policía Local de Portland (Oregón) ha tenido que recurrir al uso de armas no letales para disolver varias manifestaciones de protesta que han sacudido la ciudad tras la victoria del candidato republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales en EE.UU.

Las fuerzas de la seguridad local han tenido que utilizar "armas no letales" como "spray de pimienta y balas de goma" para "dispersar  a la multitud", según informa la cuenta oficial de Twitter de la Policía.

El internauta Cory Young ha publicado en su cuenta de Twitter un video donde se puede observar a gran cantidad de manifestantes que huyen despavoridos de los agentes mientras se oyen los disparos efectuados por la policía.

Hasta este momento, la cifra de ciudadanos detenidos asciende a 26. En Portland, la Policía ha calificado las protestas de "motín", ya que se registraron numerosos casos de "comportamiento criminal y peligroso". Las autoridades policiales han admitido haber recibido a través de Twitter numerosos casos de vandalismo.

Unos afroamericanos agreden e insultan a un hombre blanco por votar a Trump

"Si los partidarios de Trump hubieran golpeado violentamente a un votante afroamericano de Clinton" hubiesen provocado "un escándalo nacional". En Chicago (Illinois, Estados Unidos), un grupo de jóvenes afroamericanos ha golpeado brutalmente a un hombre de mediana edad de raza blanca porque habría votado a Donald Trump en las elecciones presidenciales de este martes, informa el portal Infowars.

En el documento gráfico, grabado en una calle concurrida y a plena luz del día, se escucha cómo algunos agresores recriminan a la víctima que sea partidaria de Trump y le aseguran que "pagará por ello", mientras que otros jóvenes la atacan y roban el vehículo.

Durante el hurto, el ladrón arrastró por el asfalto al propietario del auto, debido a que una de sus manos quedó atrapada en la puerta del coche. Realmente no se conoce si el agredido era un partidario del presidente electo de EE.UU.

Infowars señala que, en principio, el video se divulgó a través de YouTube, pero fue eliminado de la plataforma poco después. Además, indica que "si los partidarios de Trump hubieran golpeado violentamente a un votante afroamericano de [Hillary] Clinton" hubiesen provocado "un escándalo nacional", pero eso "no se vería en CNN u otros medios". Ver el video: https://vid.me/PQBm
"Miedo a lo desconocido": Agencias de inteligencia de EE.UU. temen revelar sus secretos a Trump

La investidura de Donald Trump como presidente de EE.UU. se llevará a cabo el 20 de enero del 2017, pero en los próximos días las agencias de inteligencia estadounidenses comenzarán a entregarle los mismos informes secretos de seguridad nacional que han proporcionado al mandatario en funciones, Barack Obama, informa Reuters.

Las sesiones informativas contendrán algunos de los secretos más celosamente guardados por el Gobierno, como detalles de operaciones de espionaje secreto y métodos de recopilación de información, incluidas las polémicas operaciones de vigilancia masiva de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), señalaron funcionarios de inteligencia.

"Una vez que el pueblo estadounidense ha elegido a un nuevo presidente, él o ella tiene el derecho a recibir todo el apoyo de la inteligencia", recordó el exdirector adjunto de la CIA John McLaughlin. "He visto la transformación que se produce cuando los candidatos se convierten en presidentes al darse cuenta de la increíble responsabilidad que recae en ellos; esperamos que esto suceda de nuevo", agregó McLaughlin, quien ha participado en similares reuniones informativas presidenciales.
Luego de que Trump fuera confirmado como candidato republicano a la presidencia estadounidense, los funcionarios de inteligencia le asignaron un pequeño equipo de asesores y dos sesiones informativas generales sobre política exterior y amenazas a los que se enfrenta EE.UU. Aquellas reuniones informativas previas a la elección contenían un poco de información clasificada, pero nada relacionado con operaciones encubiertas o métodos de recopilación de información.

Temor a trabajar con Trump
Sin embargo, el diario 'The Washington Post' reporta que la comunidad de inteligencia tiene cierto temor a trabajar con el nuevo mandatario, debido a que durante la campaña electoral en repetidas ocasiones criticó a las agencias de inteligencia por su posición respecto a materias como Rusia y Siria.

Además, el medio señala que los funcionarios de inteligencia apoyaban la candidatura de Hillary Clinton. "Es el miedo a lo desconocido. No sabemos lo que va a hacer, cómo se comportará en los próximos años o incluso en los próximos meses. No excluyo que muchos renuncien porque estaban preparados para trabajar con Clinton", admitieron altos representantes de la NSA.

"No puedo recordar a otro presidente electo que haya sido tandespectivo con la inteligencia durante la campaña, o tan sospechoso de la calidad y fiabilidad de los informes que va recibir", comentó por su parte el exdirector de la CIA, Michael Hayden, quien cree que las primeras reuniones entre la inteligencia y Trump se mantendrán en medio de un ambiente de "consternación" por parte de los primeros.

La cuarta victoria electoral de Putin
Para muchos observadores, Vladimir Putin ha ganado sus cuartos comicios en sólo un año: tras el referéndum de abril en el que los holandeses rechazaron el acuerdo de la Unión Europea con Ucrania, el Brexit de junio para sacar al Reino Unido de la UE y las elecciones parlamentarias rusas en septiembre, el Kremlin ve satisfecho como cae un adversario -Hillary Clinton- y se alza con la Casa Blanca un republicano que abre un mundo de posibilidades a las ambiciones rusas.

Lo que más aprecia de Trump el régimen de Putin es que no es Hillary. En sus tiempos de secretaria de Estado, Clinton enfadó a Putin cuando denunció que las elecciones parlamentarias rusas de 2011 no habían sido "ni justas ni libres". En Rusia la acusaron desde entonces de estar detrás de la oleada de manifestaciones que protestaron contra ese supuesto "pucherazo" y contra el regreso de Putin al Kremlin. Ahora, tras una convulsa campaña de EEUU en la que Rusia ha estado presente de manera constante incluso por los supuestos ataques informáticos que han denunciado los demócratas, el Kremlin tiene su revancha.

Clinton era una belicista antirusa defensora de la 'línea dura' en la política exterior de EEUU. Moscú lleva años defendiendo un enfoque multipolar en el que el poder esté más repartido entre potencias regionales, un escenario más equitativo donde los rusos serían capaces de volver a reconstruir su mundo tras el descalabro de la Guerra Fría.

La irrupción de Trump en la Casa Blanca abre la puerta a un giro en la política exterior de EEUU. Igual que ha pasado en la relación de Europa con Rusia, Moscú es la continuidad y Bruselas la fragilidad cambiante. Washington tardará un tiempo en encontrar su nuevo rumbo, mientras Rusia sigue con sus planes en Asia, Siria y Europa.

La llegada de Trump da una posibilidad a la desconexión de EEUU de algunos campos de juego: en primer lugar el Europeo. Moscú lleva años quejándose de que Bruselas es sumisa a lo que marque Washington. Esa orquesta occidental puede empezar ahora a desafinar de verdad. Y Rusia, con menos resistencia que nunca, tocará más fuerte.

Las felicitaciones de Putin
Putin ha sido uno de los primeros líderes mundiales en felicitar al presidente electo y ha dicho que un "diálogo entre Rusia y EEUU responde a los intereses de ambos países".

Es difícil calcular hasta que punto el Kremlin ha apoyado a Trump. Los medios de comunicación estatales han vertido toda clase de acusaciones contra la candidata demócrata y parece que ha funcionado.

Y en efecto, Trump ha sido el candidato republicano más 'rusificado' de la historia. No tanto por sus comentarios alabando a Putin, sino porque en su entorno íntimo han trabajado personas con vínculos con el poder ruso: Paul Manafort, que llevó su campaña, trabajó para el presidente ucraniano preferido por Moscú, Victor Yanukovich. También dos asesores, Michael Flynn y Carter Page han sido relacionadas con el poder ruso y con su aparato de propaganda, apareciendo en actos públicos cerca del presidente ruso. Con Trump como presidente electo, la designación de su equipo de gobierno dará más datos sobre hasta qué punto van a cambiar las cosas en la geopolítica mundial.
Shaaban: Siria está dispuesta a cooperar con Trump si sus políticas coinciden con las expectativas de Damasco

Bouthaina Shaaban, consejera del presidente sirio, Bashar al-Assad, dijo que Damasco está preparada para cualquier cooperación con los Estados Unidos y con cualquier otro país que respete los derechos de Siria a la soberanía y no se involucren en los asuntos internos de Siria.

En declaraciones al canal de televisión estadounidense NPR, Shaaban expresó su esperanza en que Estados Unidos se convierta en un participante activo en la lucha contra el terrorismo.
En otra entrevista concedida a "US media group National Public Radio",Shaaban reiteró la misma postura y consideró que el pueblo estadounidense envió al mundo un mensaje al mundo muy importante con las últimas elecciones.

Verstrynge sabía que Trump ganaría porque "los demócratas han empobrecido a la clase media"
El expolítico y politólogo Jorge Verstrynge, quien tal y como ha asegurado el presentador de Al Rojo Vivo —de La Sexta—, Antonio García Ferreras, ya predijo hace pocos días la victoria de Donald Trump, ha tildado de "cuestión de sentido común" su predicción: "Las políticas de los demócratas han llevado al empobrecimiento de la clase media", ha argumentado Verstrynge.

El politólogo ha criticado a algunos comentaristas de la mesa de Al Rojo Vivo que auguraban una posible guerra por culpa de Trump y, por contra, ha acusado a la candidata demócrata Hillary Clinton de llevarnos a la guerra.

No obstante, lo que más polémica ha despertado ha sido el apoyo de Verstrynge a algunos de los postulados de Trump: "Yo soy proteccionista y partidario de regular la inmigración, por lo que hay cosas que dice Trump con las que estoy de acuerdo", ha afirmado.

Voto a Trump: una rebelión contra la élite política estadounidense
Como una “rebelión de la clase trabajadora contra el ‘establishment'”, así calificó el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales el exprofesor de la Facultad de Estudios Afroamericanos de la Universidad de Temple, en Pensilvania, Anthony Monteiro, en declaraciones a la agencia RIA Nóvosti.

“Esta es una rebelión política, cuando al establishment le dicen NO”, señaló el investigador, quien aseguró que la clase trabajadora aún no se ha recuperado de la gran recesión de 2008.

Según el experto, la población afroamericana “hizo todo lo posible para que su voz fuera escuchada, a pesar de los obstáculos que encontró en el camino”.

Por su parte, el diputado de la Duma de Estado rusa, Mijaíl Emelyánov, afirmó también que la elección del candidato republicano simboliza la lucha contra el establishment norteamericano, que justo acaba de comenzar. “Por ahora nada está definido, la lucha sigue adelante”.

“Trump tendrá que pasar por encima del ‘establishment’ norteamericano y de las élites nacionales, y también está el poder financiero, el poder mediático, y ahí Trump se enfrentará a serios problemas”, señaló el político a RIA Nóvosti.

Socios nerviosos: un príncipe saudita exige garantías de que Trump seguirá siendo un aliado
Un miembro de la familia real saudita ha afirmado que ha dejado atrás la confrontación que tenía con el presidente electo de EE.UU. por sus tuits y declaraciones contra los musulmanes.

El multimillonario príncipe de Arabia Saudita Alwaleed bin Talal ha afirmado que Oriente Medio necesita que el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, dé garantías de que el mundo árabe seguirá siendo su aliado, informa la agencia Reuters, citando la entrevista que el príncipe concedió a la cadena CNBC. "Queremos estar seguros y recibir garantías por parte de él de que continuará considerando al mundo árabe como su socio", declaró.

El príncipe saudita ha señalado que los líderes mundiales también quieren saber si Trump sigue comprometido "con todos los tratados internacionales que tenía".

Además, Alwaleed Bin Talal ha comentado que ha dejado atrás la confrontación que mantenía con Trump después de que el presidente electo borrara del web de su campaña todas las referencias a su intención de "prohibir la entrada de musulmanes a EE.UU.", así como todos sus tuits contra los musulmanes.

"No tengo ningún problema con él en este momento, y estoy muy feliz de interactuar con él... El candidato Trump, por supuesto, no es como el presidente electo Trump y luego el presidente Trump... Está progresando en la dirección correcta", señaló el príncipe, afirmando que planea encontrarse pronto con el nuevo mandatario en EE.UU.

¿Qué puede hacer Obama antes de terminar su mandato?
El presidente actual de EE.UU. continuará ejerciendo sus funciones hasta enero de 2017. Los expertos creen que el mandatario no podrá complicarle la vida a Donald Trump y que no deberían esperarse nuevas iniciativas en política exterior.

Donald Trump ha ganado las elecciones más inusuales de la historia de Estados Unidos. El republicano se proclamó vencedor de las presidenciales al conseguir superar la cifra clave de 270 votos de miembros del Colegio Electoral frente a los 232 de su rival del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

Sin embargo, el presidente electo asumirá el cargo solo después de la toma de posesión que se celebrará en enero de 2017. Hasta ese momento, el presidente actual, Barack Obama, continuará ejerciendo sus funciones en calidad de jefe de Estado.

La tristeza de Obama
Tanto Obama como la propia Clinton reconocieron la derrota de la candidata demócrata sin ocultar su decepción. "Es y será doloroso durante mucho tiempo", expresó Clinton frente a los miembros de su campaña.

"Todo el mundo siente tristeza cuando pierde tu equipo. Pero somos del mismo equipo. No somos solo demócratas o republicanos. Somos patriotas", dijo Obama en su discurso al conocer los resultados de las elecciones, llamando al pueblo estadounidense a superar las desavenencias.
¿Le complicará Obama la vida a Trump?

Durante su reciente reunión con Trump, el presidente actual prometió a su sucesor "hacer todo lo posible para ayudarle a tener éxito". Obama también destacó que su prioridad para los próximos dos meses es "garantizar la trasmisión de poder en EE.UU.".

Por su parte, desde Moscú, el presidente del Consejo de Política Exterior y de Defensa ruso, Fiódor Lukiánov, cree que es casi imposible estropearle los planes a Donald Trump teniendo en cuenta su imprevisibilidad. "Es difícil estropearle la vida a tal sucesor, puesto que todavía no sabe qué va a hacer ni qué quiere hacer. En general, haga lo que haga Obama no irá en contra de lo que pueda hacer Trump", asegura el politólogo citado por RIA Novosti.

Según Lukiánov, Obama podría intentar consolidar su legado o resolver asuntos concretos, como solicitar un indulto para Hillary Clinton por haber mandado correos con información clasificada a través de un servidor inseguro cuando ejercía el cargo de secretaria de Estado.

"Nadie tendrá tratos con él"
El experto cree que no cabe esperar iniciativas de política exterior por parte de Obama, especialmente en cuanto a Rusia, lo que en gran medida se debe a que según las normas no escritas el presidente saliente es considerado un 'pato cojo', es decir, no puede tomar decisiones que perjudiquen a su sucesor. "Todo lo que se refiere a Rusia es inútil ahora. Nadie tendrá tratos con él [Barack Obama]", ha enfatizado.

Según Vladímir Batiuk, del Instituto de Estudios de EE.UU. y Canadá de la Academia Rusa de Ciencias, tras la formación de la nueva Administración presidencial sí podrán aparecer iniciativas. "Lo más probable es que Moscú prefiera esperar, por ahora la situación es muy incierta", ha destacado.

¿Complicidad de los medios?: 'Newsweek' retira 125.000 ejemplares con Clinton como presidente
Algunos internautas consideran que esto prueba que ciertos medios de comunicación realizaron una campaña para que Hillary Clinton se convirtiera en presidenta de EE.UU.

Este miércoles, la revista 'Newsweek' tuvo que retirar alrededor de 125.000 ejemplares de los puntos de venta porque en la portada de su edición conmemorativa de las elecciones de Estados Unidos aparecía la que fue candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, con el titular 'Madam President' (Señora presidenta, en inglés), cuando en realidad el vencedor de los comicios fue el republicano Donald Trump, informa 'New York Post'.

El director ejecutivo de Topix Media, —compañía que produce ediciones conmemorativas de esa y otras cabeceras—, Tony Romando, ha señalado que la tirada de revistas con la ex secretaria de Estado norteamericana en portada fue producto de un error debido a que, "como todo el mundo, nos equivocamos". Sin embargo, este empresario ha detallado que solo se vendieron 17 revistas con Clinton como presidenta.

Por su parte, el redactor jefe de 'Newsweek', Jim Impoco, difundió una imagen con la portada de la portada dedicada al magnate, acompañado por la leyenda 'Presidente Trump', y explicó que habían preparado tapas dedicadas a ambos candidatos, pero imprimieron por anticipado la versión con Clinton porque erala favorita para ganar las elecciones.

El tuit que generó escándalo
Días antes de los comicios, una usuaria de Twitter que se identificó como Meghan difundió imágenes con la polémica portada y el comentario: "Trabajo en una tienda de libros, normalmente recibimos las revistas con antelación y miren lo que tenemos aquí". Posteriormente, eliminó su cuenta de esa red social, pero su tuit ya había generado una avalancha de respuestas de los partidarios de Trump, quienes mostraron una mezcla de ira e incredulidad.

Así, algunos internautas consideraron que este hecho prueba que ciertos medios de comunicación estaban involucrados en una campaña para que la candidata demócrata se convirtiera en presidenta de EE.UU. "¡Aparentemente, #Newsweek ya sabe quién va a ganar las elecciones!", escribió una tuitera.

Análisis: Trump elegido Presidente – riesgos y oportunidades
Así es que ha sucedido: ¡Hillary no ganó! Digo esto en lugar de decir que “Trump ganó” porque considero que lo primero es aún más importante que lo segundo. ¿Por qué? Porque no tengo ni idea de lo que Trump hará a continuación. Tengo, sin embargo, una excelente idea de lo que Hillary habría hecho: la guerra con Rusia. Trump probablemente no hará eso. De hecho, expresó específicamente en su discurso de aceptación:

Quiero decirles a la comunidad mundial que si bien siempre pondremos los intereses de América en primer lugar, vamos a tratar de manera justa con todos, con todos – todas las personas y todas las demás naciones. Buscaremos terreno común, no hostilidad; Asociación, no conflicto.

Y la respuesta de Putin fue inmediata:
Escuchamos las declaraciones que hizo como candidato a presidente expresando el deseo de restablecer las relaciones entre nuestros países. Nos damos cuenta y entendemos que este camino no será fácil dado el nivel al que nuestras relaciones se han degradado hoy, lamentablemente. Pero, como he dicho antes, no es culpa de Rusia que nuestras relaciones con los Estados Unidos hayan llegado a este punto.

Rusia está dispuesta y busca un retorno a las relaciones de formato completo con Estados Unidos. Permítanme decirles una vez más que sabemos que esto no será fácil, pero estamos dispuestos a tomar este camino, tomar medidas de nuestro lado y hacer todo lo que podamos para volver a poner las relaciones rusos-estadounidenses en una pista de desarrollo estable. Esto beneficiaría a los pueblos ruso y estadounidenses y tendría un impacto positivo en el clima general en los asuntos internacionales, dada la responsabilidad particular que Rusia y los Estados Unidos comparten para mantener la estabilidad y la seguridad globales.

Este intercambio, justo allí, es suficiente motivo para que todo el planeta se regocije ante la derrota de Hillary y la victoria de Trump.

¿Tendrá Trump ahora el coraje, la fuerza de voluntad y la inteligencia para purgar al Ejecutivo de Estados Unidos de la cábala Neocon que se ha estado infiltrando durante décadas? ¿Tendrá fuerzas para enfrentar a un Congreso y medios extremadamente hostiles? ¿O tratará de encontrarlos a mitad de camino e ingenuamente espera que no usen su poder, dinero e influencia para sabotear su presidencia?

No lo sé. Nadie lo sabe.
Uno de los primeros signos a buscar será los nombres y antecedentes de la gente que él designará en su nueva administración. Especialmente su Jefe de Estado Mayor y Secretario de Estado.

Siempre he dicho que la elección por el mal menor es moralmente errónea y pragmáticamente equivocada. Todavía lo creo. En este caso, sin embargo, el mayor mal fue la guerra termonuclear con Rusia y el mal menor podría resultar ser uno que gradualmente abandonará el Imperio para salvar a los EE.UU. en lugar de sacrificar a los EE.UU. para las necesidades del Imperio. En el caso de Hillary vs Trump la elección fue simple: la guerra o la paz.

Trump ya se puede acreditar con un logro inmenso: su campaña ha obligado a los medios corporativos de Estados Unidos a mostrar su verdadero rostro: el rostro de una máquina de propaganda malvada, mentirosa y moralmente corrupta. El pueblo estadounidense, por su voto, ha recompensado a sus medios de comunicación con un gigantesco “f * ck you!” – un voto de desconfianza y rechazo total que demolerá para siempre la credibilidad de la máquina de propaganda del Imperio.

No soy tan ingenuo como para no darme cuenta de que el multimillonario Donald Trump es también parte del 1%, un producto puro de la oligarquía estadounidense. Pero tampoco soy tan ignorante de la historia como para olvidar que las élites se vuelven mutuamente en contra, especialmente cuando su régimen está amenazado. ¿Necesito recordarle a alguien que Putin también vino de las élites soviéticas?

Idealmente, el siguiente paso sería que Trump y Putin se reunieran, con todos sus ministros clave, en una larga semana de negociaciones en Camp David, en la que deberían ponerse sobre la mesa todo y todas las disputas pendientes y un buscar compromiso en cada una caso. Paradójicamente, esto podría ser bastante fácil: la crisis en Europa es totalmente artificial, la guerra en Siria tiene una solución absolutamente obvia, y el orden internacional puede acomodar fácilmente a Estados Unidos que “traten con justicia a todos, a todas las personas y a todas las demás naciones “y” buscar un terreno común, sin hostilidad; asociación, no conflicto “. La verdad es que los Estados Unidos y Rusia no tienen razones objetivas para conflictos, sólo cuestiones ideológicas que resultan directamente de la insana ideología del imperialismo mesiánico de aquellos que creen o pretenden creer que Estados Unidos es una “nación indispensable”. Lo que el mundo quiere – necesita – es Estados Unidos como una nación * normal *.

¿El peor caso? Trump podría resultar ser un fraude total. Yo personalmente lo dudo mucho, pero admito que esto es posible. Lo más probable es que él simplemente no tendrá la previsión y el valor para aplastar a los neoconservadores y que tratará de aplacarlos. Si lo hace, lo aplastarán. Es un hecho que, si bien las administraciones han cambiado cada 4 u 8 años, el régimen en el poder no lo ha hecho, y que las políticas interna y externa de Estados Unidos han sido increíblemente consistentes desde el final de la Segunda Guerra Mundial. ¿Trump finalmente traerá no sólo una nueva administración, sino un verdadero “cambio de régimen”? No lo sé.

No se equivoquen, aunque Trump termine decepcionando a aquellos que creyeron en él, lo que sucedió hoy ha dado un golpe de muerte al Imperio. El “Ocupar Wall Street” no logró nada tangible, pero la noción de “regla del 1%” surgió de ese movimiento y se quedó. Esto es un golpe directo a la credibilidad y legitimidad de todo el orden sociopolítico de Estados Unidos: lejos de ser una democracia, es una plutocracia / oligarquía, todo el mundo lo acepta hoy. Asimismo, la elección de Trump ya ha demostrado que los medios de comunicación estadounidenses son una prostituta y que la mayoría del pueblo estadounidense odia a su clase dominante. Una vez más, esto es un golpe directo a la credibilidad y legitimidad de todo el orden sociopolítico. Uno a uno los mitos fundadores del Imperio de los Estados Unidos se están estrellando y lo que queda es un sistema que sólo puede gobernar por la fuerza.

Alexander Solzhenitsyn solía decir que los regímenes se pueden medir en un espectro que va desde regímenes cuya autoridad es su poder y regímenes cuyo poder en su autoridad. En el caso de los Estados Unidos, ahora podemos ver claramente que el régimen no tiene otra autoridad que su poder y que la hace tanto ilegítima como insostenible.

Por último, si las élites estadounidenses pueden aceptar esto o no, el Imperio de Estados Unidos está llegando a su fin. Con Hillary, habríamos tenido una negación de tipo Titanic hasta el último momento que bien podría haber llegado en forma de un hongo termonuclear sobre Washington DC. Trump, sin embargo, podría utilizar el poder restante de los EE.UU. para negociar la retirada global de EE.UU. por lo tanto obtener las mejores condiciones posibles para su país. Francamente, estoy bastante seguro de que todos los principales líderes mundiales se dan cuenta de que será de su interés hacer tantas concesiones (razonables) a Trump como les sea posible y trabajar con él, en lugar de tratar con las personas a quienes acaba de sacar del poder.

Si Trump puede cumplir con sus promesas de campaña, encontrará socios sólidos y confiables en Vladimir Putin y Xi Jinping. Ni Rusia ni China tienen nada que ganar de una confrontación o, menos aún, de un conflicto con los Estados Unidos. ¿Trump tendrá la sabiduría de realizar esto y de usarlo para el beneficio de los EEUU? ¿O continuará con su retórica anti-china y anti-iraní?
Sólo el tiempo dirá.