Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Trump ha llegado al poder… ¿Y en Europa?









Fátima G. Manzano - Jueves, 10. Noviembre 2016 

La victoria de Donald Trump ha encendido todas las alarmas a nivel mundial. Los progresistas han alzado su voz en contra de un movimiento que ya es imparable en Estados Unidos pero también en Europa. El multiculturalismo y el stablishment están siendo progresivamente sustituidos por la identidad y la soberanía nacional.
Hillary Clinton no ha sido la única derrotada en esta batalla con las urnas. También los institutos demoscópicos, los periódicos que bajo ningún pronóstico situaban a Trump en la Casa Blanca y sobre todo aquellos líderes políticos que tan fervientemente apoyaron a la candidata demócrata y que han abierto los ojos ante una nueva realidad.


Los líderes políticos europeos amanecían con la victoria del que hasta entonces era su 'archienemigo'. Sin embargo, las críticas e incluso a los insultos fueron pronto sustituidas por las amargas felicitaciones y por sus intenciones de tender ahora puentes.

No obstante, lo que ellos consideran "una auténtica amenaza" está aún más cerca de lo que ellos suponían. Los 'deplorables' europeos, -así se refirió Hillary a los votantes del candidato republicano-, y los partidos que les representan han conseguido no sólo convertirse en un movimiento imparable sino contar con posibilidades reales de llegar al poder, -si no lo han hecho ya-.

Tres partidos están al borde de una cita con las urnas. Alemania, Austria y Francia celebrarán en los próximos meses unas elecciones presidenciales que pueden dar la campanada como las vividas el pasado 8 de noviembre. Todos sus representantes han felicitado al candidato republicano pero, además, han ido más allá.

Alternativa por Alemania ha propuesto imitar la campaña del ahora presidente de los EEUU e incluso modificar o renovar algunas de las líneas de su programa para conseguir ser la primera fuerza más votada. El partido dirigido por Frauke Petry ve a Trump como un modelo político pero sobre todo como un modelo en marketing político que defiende los mismos ideales, principios y propuestas que la novel formación. “Vacila entre la euforia y la reflexión. Es un hombre fuerte”, aseguraron los líderes del partido en una reunión después de conocerse los resultados del partido.

Por el momento, todos los sondeos otorgan al partido de derecha alternativa una tercera o incluso una segunda posición después de arrasar en los comicios regionales. Además, el desgaste de la canciller Ángela Merkel y las críticas del resto de formaciones a su gestión, -sobre todo a su política de puertas abiertas tras la crisis migratoria-, podrían pasarle factura al CDU en los comicios a la cancillería.
El próximo 4 de diciembre se celebrarán en Austria unas segundas elecciones después de que el Tribunal Constitucional decidiera anular las anteriores por irregularidades en el voto del correo. El partido FPÖ parte como favorito de las encuestas por delante de Los Verdes, formación que consiguió ser el más votado en la anterior cita con las urnas. Los últimos sondeos le aseguran al candidato austriaco, Norbert Hofer, el paso a la segunda vuelta con un discurso contrario a la migración masiva y proclive a la implementación de la seguridad en las fronteras.

Esta política tras la crisis de refugiados, sumada a la necesidad de reforzar la identidad nacional y de renovar el modelo de Europa son también algunas de las líneas centrales del Frente Nacional francés. Marine Le Pen tiene también asegurado el paso a la segunda ronda tal y como enfatizan los institutos demoscópicos eincluso podría ser la primera fuerza más votada en las elecciones en abril.

Su compañero será con toda probabilidad el elegido en las primarias de los Republicanos, -Alain Juppé o Nicolas Sarkozy- tras la caída de los socialistas en Francia por la gestión de François Hollande y de la socialdemocracia europea en general. Sin embargo, Marine Le Pen tendrá que batir ciertos obstáculos para llegar a la presidencia más allá de la cita con las urnas de la ciudadanía. Los conservadores y los socialistas han tomado por costumbre hacer ‘pinza’ con el objetivo de que la formación nunca llegue al poder. Ya lo hicieron en las elecciones regionales cuando Hollande decidió retirar a sus candidato en las áreas en las que habían quedado terceros para concentrar el voto en Los Republicanos.

Trump ha llegado al poder… ¿Y en Europa?
Los ideales y los principios del candidato republicano, a pesar de la expectación que han provocado, no son nuevos en Europa. El primer ministro, Viktor Orbán, ha marcado en cierta medida las directrices a seguir tras la crisis de refugiados con una posición que ha sido duramente criticada por los partidos de la oposición pero fielmente seguida por las formaciones que responden a la necesidad de clamar por sus propios valores y costumbres.

También en Polonia, Ley y Justicia consiguió llegar al poder. Beata Szydlo llegó a lo más alto con el 39,1% de los votos hace poco más de un año. Hasta ahora, ha conseguido cumplir con las medidas de su programa ante la incredulidad de los más críticos. ¿La receta? “Conectar con la ‘gente común’”. “Este año nos ha demostrado que con humildad y determinación podemos tirar hacia adelante con el plan establecido”, aseguró la primer ministra en una reunión con sus homólogos de Lituania, Letonia, Estonia y Finlandia.

En este último país, precisamente, la derecha alternativa cuenta con representación. El líder de Verdaderos Finlandeses, Timo Soini, consiguió entrar en el Ejecutivo como ministro de Exteriores con un gobierno de coalición con las fuerzas conservadoras