Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 24 de noviembre de 2013

México la fábrica de autos de los EE.UU.

 

http://www.clarin.com/edicion-impresa/Mexico-gran-fabrica-autos-EEUU_0_1035496570.html

México, la gran fábrica de autos de los EE.UU.


Por Jorge Castro 24/11/13

          
Más de 60% de la producción automotriz norteamericana se realiza este año en México. En el corredor de 600 kilómetros situado entre Puebla y Aguascalientes se han creado más empleos automotores en los últimos 5 años que en todos los Estados del Medio-Oeste sumados, con epicentro en Detroit. En este gigantesco cluster industrial ubicado en el centro de la Federación Mexicana, las grandes transnacionales automotrices –General Motors, Ford, Chrysler, Honda, Mazda, Nissan, Audi, Volkswagen– han anunciado inversiones por US$ 10.000 millones o más, para ampliar sus plantas de producción y capacidad exportadora.
El área que recibe más inversiones está centrada en Guanajuato, en una de las regiones más pobres de México, poseedora del récord de inmigración ilegal a EE.UU.
El núcleo del comercio bilateral entre México y EE.UU. es de tipo industrial (80% del total) y 40% corresponde a la producción manufacturera compartida (o transnacional).
Esta producción (sharing production) tiene el siguiente significado global: en el primer lazo comercial del mundo (EE.UU.-China /US$ 640.000 millones en 2012), la producción compartida ascendió a 4% del total; en las segundas por su importancia global (EE.UU.-Canadá/US$ 616.476 millones en 2012), ese segmento productivo representó 25%; y en el tercero, que es el que han establecido México y EE.UU., superó 40% (US$ 493.000 millones en 2012). Probablemente por eso, el comercio bilateral mexicano-norteamericano treparía en 2015 a US$ 650.000 millones/US$ 700.000 millones y sería así el primero del mundo. La transnacionalización estructural de la industria mexicana no sólo se manifiesta en el sector automotor.

México se ha convertido en el eje de atracción de la inversión transnacional de la industria aeroespacial, incluyendo la fabricación de equipos satelitales. El cluster aeroespacial –centrado en Querétaro- está constituido por 238 empresas transnacionales de alta tecnología (Boeing, Bombardier, Airbus, entre otras) organizadas en red, en lo que constituye el principal centro de especialización de las industrias espaciales del mundo. El otro es Seattle, en el Estado de Washington.
La inversión transnacional en México no sólo se caracteriza por su condición manufacturera. Lo esencial es el tipo “vertical” de esta inversión, que es la que incorpora las actividades productivas a las cadenas globales de producción, integradas a escala mundial en el sistema transnacional de producción, núcleo estructural del capitalismo. O mejor, es el capitalismo como “modo de producción” propio del siglo XXI. El crecimiento industrial mexicano es la expresión más acabada de esta convergencia estructural con el capitalismo avanzado del mundo emergente. Significa que el desarrollo económico (sinónimo de convergencia estructural) es inseparable de la inversión directa de tipo “vertical” de las empresas transnacionales en la segunda década del siglo XXI.
El punto crítico del desarrollo mexicano –en realidad del destino del país– es la vinculación entre el sector transnacional y el resto de la economía, orientada al mercado interno. El problema de la economía doméstica mexicana es el nulo o negativo nivel de incremento de la productividad: era 1,1% anual en 1950, y alcanzó a 1,1% en 2010 (+ 1,2% promedio por año a lo largo de seis décadas y media). Este es el atraso mexicano. México puede ser – lo es ya – el socio estructural de EE.UU. en la “nueva revolución industrial” y parte de un salto tecnológico exponencial, pero al mismo tiempo 2/3 de su población se mantiene sumergida en una situación de estancamiento secular del ingreso real per cápita. Esta paradoja confirma el carácter desigual y combinado, hondamente desequilibrado y contradictorio, del sistema capitalista, pero equivale para México a un gran fracaso nacional.

No hay comentarios: