Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 9 de marzo de 2014

Capitalismo y biotecnología.

 

 

http://www.clarin.com/politica/capitalismo-vuelca-bioeconomia_0_1098490213.html

El capitalismo se vuelca hacia la bioeconomía.


Por Jorge Castro -        09/03/14      

        

Después de la crisis global 2008-2009 ha emergido un nuevo mecanismo de acumulación que se orienta a abarcar la totalidad de la población del planeta en los próximos 20 años, y que al mismo tiempo asegura el surgimiento de un medio ambiente con 2° centígrados más de temperatura al concluir el siglo.
El capitalismo es sinónimo de revolución industrial y ha culminado su extraordinario despliegue iniciado en 1780 al convertirse China en la mayor potencia industrial del mundo. En el camino, el sistema ha infligido un daño irreversible a la naturaleza al convertirla en un insumo del proceso industrial. El resultado de este esfuerzo exitoso de dominación es el calentamiento de la atmósfera (cambio climático).
La población del mundo tendrá 2.000 millones más de habitantes en 2050 y 1.000 millones serán rescatadas de la pobreza, con un consumo de recursos que triplicará al de los últimos 200 años.
China vendió el año pasado 21 millones de automotores y el parque automotor alcanzó a 240 millones de unidades. En las próximas tres décadas treparía a 400 millones, la tercera parte del actual parque norteamericano.
El capitalismo es un mecanismo autoinducido de acumulación que se desarrolla a través de la absorción y despliegue de sucesivas revoluciones tecnológicas. Como fenómeno histórico, no es obra de un determinismo tecnológico, sino que surge en forma de ondas largas (40 / 60 años) de la interacción entre economía, tecnología y política. Esta última es la decisiva. Es la que desata las ondas largas, al convertirse en acontecimientos geopolíticos de alcance global.
El rasgo esencial del mecanismo de acumulación surgido en 2008 es la continua optimización en el uso de los recursos, provocada por la virtual desaparición de la fricción en su procesamiento. De ahí que caigan en forma sistemática los costos de transacción.

Este mecanismo no necesita destruir la naturaleza para procesarla y por eso surge ahora la cuestión del cambio climático.
“La humanidad sólo se plantea problemas que puede resolver” (Marx).
La raíz del cambio climático es la destrucción de la naturaleza realizada por la economía industrial, sobre todo a partir del surgimiento del motor de combustión interna, potenciado – sin costo económico hasta 1973 (primer shock petrolero) – por el uso masivo de combustibles fósiles.
La necesidad impone ahora un nuevo rumbo. En los últimos 10 años, EE.UU. ha tenido los nueve años más cálidos de toda su historia y la temperatura promedio en julio y agosto en el Medio-Oeste (Corn belt) es hoy 2° centígrados más de lo que era en 1850. “Nada convierte a una persona en más inteligente que la posibilidad de ser ejecutado en un plazo de dos semanas”, constató Oscar Wilde.
Lo esencial de la bioeconomía es que no antagoniza a la naturaleza, sino que adopta sus reglas y se convierte en “ciencias de la vida”. De ahí que su categoría central sea la sustentabilidad, la reproducción de la vida.
La agricultura avanzada sustenta materialmente a la bioeconomía. Es la forma contemporánea en la que el capitalismo se apodera de la actividad agrícola y la convierte en la superación productiva de la economía industrial, al punto de absorberla y darle un nuevo significado. Al dejar atrás las tres primeras revoluciones industriales, el capitalismo asume ahora la lógica de la vida.
Fiel a su naturaleza, aumenta incluso la productividad biológica y hace que la naturaleza se torne capitalista y trabaje más, más rápido y mejor. La “renta agrícola” era la ganancia de la tierra en el pasado y ahora se convierte en una fuente excepcional de rentas surgidas del conocimiento más avanzado, que es el de la biología.
La transformación incesante del capitalismo hace que siempre se reencuentre con su punto de partida.