Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

miércoles, 21 de enero de 2015

Nisman como símbolo.



http://www.lanacion.com.ar/1761799-no-era-nadie-ahora-es-un-simbolo


No era nadie; ahora es un símbolo.





Por Alvaro Abos |  Para LA NACION

   
Tenían que cuidarlo como oro, pero lo dejaron solo. Tenía diez custodios, pero se les murió. Ahora, la frase -percutante, decisiva- que han leído millones de personas en diarios y portales de todo el mundo dice: "Encontraron muerto al fiscal que acusaba a la presidenta argentina".

Parece que el Gobierno no entendió lo que significa una muerte para la conciencia de la gente en estos años de descreimiento y escepticismo, donde prácticamente todos los valores, pero sobre todo los políticos, están en baja.

En París, dos terroristas islamistas entraron en la redacción de Charlie Hebdo y mataron uno a uno a muchos de los que estaban allí. Esa revista satírica apenas sobrevivía: su tirada era de 60.000 ejemplares, que para una publicación en Francia significa estar al borde del cierre.

El miércoles siguiente a la masacre que conmovió al mundo, Charlie Hebdo imprimió un millón de ejemplares. Se debió reeditar varias veces: ya van por los siete millones de ejemplares.

El fiscal Alberto Nisman era un desconocido para una buena parte de los argentinos. Digamos la verdad: el horrendo atentado contra la AMIA es una vieja herida argentina. Sucedió hace 21 años.



El año pasado, el Memorándum de Entendimiento que firmó el canciller Héctor Timerman con Irán suscitó críticas y polémicas. Pero en este enero de 2015, sólo lo recordaban algunos especialistas en el tema. La opinión pública en general, los argentinos del común, nos enteramos de quién era Nisman cuando hizo su presentación, el miércoles pasado, ante la Justicia. Luego, con gran convicción, el fiscal contó en distintas notas periodísticas los detalles de lo que había descubierto.

LO PEOR QUE PODÍA PASAR

El Gobierno y sus voceros salieron a embarrarlo. Con los tapones de punta. Pero lo que tenían que hacer era cuidarlo. El fiscal Nisman era sagrado. Era como esos testigos protegidos por el FBI que muestran las películas norteamericanas. Los detectives los acompañan hasta cuando van al baño.

Con Nisman pasó lo peor que podía pasar. Lo que no debió suceder nunca: se les murió. Se suicidó, dice el Gobierno. Lo mataron, dice y cree la gente.

Ahora es un símbolo. "Yo soy Nisman", afirman muchos argentinos. Miles de nosotros lo decimos. Muchos de nosotros no sabemos bien quién era Nisman. Sólo sabemos que era un argentino que cumplió su deber. Era fiscal e investigó. Se arriesgó, hizo lo que debía hacer. Aun a sabiendas de que se jugaba la vida.

Necesitamos confiar en alguien que no nos defraude. La calle, con ese escepticismo que nace del dolor y que bordea el cinismo, lo dice así: "Tenés que estar muerto para que te crean".

Es extraño que el Gobierno no se diera cuenta del valor que tiene Nisman, muerto. Es raro, porque cuando murió Néstor Kirchner, el aparato propagandístico oficial se volcó de inmediato en la construcción del héroe. Y el Frente para la Victoria ganó las elecciones con más del 50% de los votos gracias, en gran medida, a esa operación. A esa ola que a veces tarda en bajar.

Muerto Nisman, el Gobierno insiste en ensuciarlo. No saben lo que les espera.

Estamos cansados de que nos mientan, de que al futuro de este país lo diriman los servicios de informaciones. Dicen que Nisman dependía de un tal "Jaime" Stiusso. Siguen embarrándolo. Nadie ha visto nunca a Stiusso ni lo queremos ver. Un diputado nacional del oficialismo dijo en el Congreso: "Hay sectores de la Inteligencia del Estado nacional que son el último reducto donde todavía no llegó la transparencia?".

¡Qué coraje tienen! Llevan doce años en el poder y no supieron limpiar esa pocilga que son los servicios de informaciones. Por el contrario, los usaron en operaciones varias. Por eso, yo también digo: yo soy Nisman