Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 15 de septiembre de 2015

J.M. Le Pen: La derecha francesa.





http://www.gaceta.es/noticias/pienso-juana-arco-parece-perdido-hay-resurgir-nacional-13092015-1242

Francia: Jean-Marie Le Pen, la respuesta de la derecha.







Le Pen, que ya lidera las encuestas al Elíseo,
habla acerca de los temas más polémicos:
Eutanasia, matrimonio homosexual y unidad nacional, entre otro cosas.


-¿Si la izquierda francesa legaliza la eutanasia, la prohibirá usted
-Yo estoy totalmente en contra de la eutanasia. Acompaña derivas muy peligrosas. El sufrimiento humano ha existido desde la noche de los tiempos, y no somos nosotros- la generación  actual- los únicos que nos hemos preguntado sobre el fin de la vida cuando ésta viene acompañada de sufrimiento. Si jamás se han promulgado leyes a favor de la eutanasia es, sencillamente, porque los riesgos que llevarían aparejados estas normas son mucho mayores que los beneficios que podríamos sacar. Creo que la Ley Lionetti, que actualmente está en vigor en Francia- ley que descarta, por pura omisión, la eutanasia y que se centra en los cuidados paliativos de los enfermos terminales y de larga duración- es la que mejor se adapta en estos casos de enfermedades largas y dolorosas. Es un tema tan importante y sensible que va más allá del hecho de legislar en favor de unas personas -enfermos- cuyo derecho a la vida o la muerte es esgrimido en función de un asesoramiento que se expresa a título individual. El médico tan sólo tiene una opinión, su propia palabra, acerca de este tema tan profundo.


-¿No le parece lógica la legalización del aborto, después del paso inicial que se dio en los años 70?  El FN ha sido siempre pro-vida. Se habló, por entonces, de limitar los abortos, e incluso de prohibir los que fueran de conveniencia. Pero parece que el discurso ha evolucionado. Usted misma ha dicho que, de llegar al poder, no retocaría la Ley que despenalizó el aborto en 1975 en
-No, el Frente Nacional no ha cambiado su parecer con los años.  En 1986, los diputados del Frente Nacional presentaron un proyecto de ley sobre el carácter no devolutivo del aborto. No hay remisión alguna al hecho abortivo. Hoy en día es imposible plantearse prohibir el aborto. Pero, por otro lado, pienso que la responsabilidad de un Estado es hacer todo lo posible por limitar el número de abortos, no obligando a las mujeres a no abortar, pero sí dándoles facilidades para poder hacerse cargo de sus hijos.  Hoy en día, se incita el aborto de forma masiva y gratuita, como si fuera la salida más rápida, fácil e inteligente. Hay que hacer propuestas políticas de natalidad para que estas mujeres puedan tener un acceso privilegiado a la vivienda, ayudas económicas para que puedan criar a sus hijos dignamente, hacer campañas de prevención, extender la responsabilidad también sobre el padre biológico, es decir, que haya una responsabilidad conjunta de los progenitores. El hecho de que el número de abortos no descienda es un ejemplo claro de nuestro fracaso como sociedad, y no parece que haya respuesta a esta problemática. Es cierto que durante nuestra campaña presidencial hemos utilizado la palabra “abortos confort”. Es una palabra que llegó a sorprender, pues nunca hay aborto cómodo o confortable, pero nos referíamos a esas personas que abortan tres o cuatro veces, y que acaban considerando el aborto como un método anticonceptivo más. Lo cierto es que el gobierno nunca se ha propuesto, de manera real, crear políticas a favor de la natalidad.
-En Polonia, la ley que prohibió el aborto en casos específicos, hizo cambiar el modo de pensar de la gente, y hoy en día, la mayoría de los polacos están en contra del aborto, ¿No podría hacerse algo parecido en Francia?
-El pueblo es soberano, y decide lo que quiere que se haga. Hoy por hoy, no veo eso muy probable, pues la mayoría del pueblo francés ni siquiera concibe la prohibición del aborto. Pero, como he dicho antes, el establecimiento de esas medidas a favor de la natalidad serían muy positivas para hacer conciencia, para dar la opción a las mujeres para no abortar, ya que, sinceramente, hay un puñado de  casos en que a las mujeres, hoy en día, no les queda más remedio que abortar.
-La izquierda polaca opina que es inevitable, y parte del progreso, que haya una evolución tendente a la legalización de matrimonios de personas del mismo sexo, así como uniones civiles. Usted anunció que si resulta elegida, abolirá la Ley Taubira- que legaliza las uniones homosexuales y la adopción por parte de éstas-  ¿Significa esto que ilegalizará los matrimonios homosexuales ya existentes? California lo ha hecho, pero no es un Estado independiente stricto sensu. Sería Francia la primera en hacerlo.  De hecho, ya hay niños adoptados por estos matrimonios.
-La ley es la ley. No hay retroactividad en el ordenamiento jurídico francés. Eso sí, eliminaremos la posibilidad de futuros matrimonios. Aquellos que ya están casados, permanecerán casados, somos respetuosos del Estado de Derecho, pero ya no habrá matrimonios de personas del mismo sexo. En cuanto a las personas que han adoptado, hay que decir que lo han hecho violando las propias leyes, poniendo a las autoridades ante el hecho consumado y tácito de la adopción. Es decir, forzándolas. Lo digo claramente: Nos oponemos a las uniones entre personas del mismo sexo, a la adopción por parte de parejas homosexuales, y también a la adopción por parte de solteros. Creemos que una persona que nace huérfana, ya nace con una discapacidad  afectiva, y por tanto, tiene derecho a un hogar donde el referente sea un matrimonio formado por las figuras  de un padre y una madre que ofrece equilibrio. Es nuestra opinión, pero si resultamos elegidos, querrá decir que es la opinión con respecto a la llamada “ideología de género”, que consiste en que cada uno elige su género atendiendo a sus deseos internos de si se siente hombre o mujer, siendo físicamente lo contrario, Le Pen afirma que “se trata un delirio de la izquierda que además se está imponiendo en la escuelas”. Declara que “son pedagogos que tratan a los niños como sujetos experimentales, esto debe deshacerse rápidamente, además hay pocos padres que se adhieran a tales caprichos ideológicos de índole político”.
Cuando le preguntan por la unidad nacional, Le Pen dice que el comunitarismo es un cáncer porque fragmenta en comunidades enfrentadas, que la multiculturalidad es, al fin,  “multiconflictual”. Pone como ejemplo a Libia, que tras la desaparición de iure de su Estado anterior, se ha convertido en un conjunto de tribus que pugnan por el poder de facto, aun siendo sus integrantes la mayoría libios de origen, y pone de ejemplo Estados Unidos al afirmar que se puede conseguir una unidad política. Que se puede ser de religión e ideología distinta, pero que lo crucial es “el sentido de permanencia a una nación".
El periodista francés remató la entrevista con el polémico asunto de la inmigración. Actualmente muchos judíos están abandonando Francia debido al auge del terrorismo islámico. “Yo les digo ¡No os vayáis! Vuestra casa es Francia y debéis ayudar a defenderla. Donde otros, por cobarde electoralismo se han negado a hacer el diagnóstico real, nosotros sabemos qué tenemos que hacer para garantizar la seguridad ante ese peligro real. No me gustan las palabras del Presidente de Israel, Netanyahu, al respecto”- subrayó la presidenta del Frente Nacional.
Sobre si había leído el libro de Houellebecq, y que, si debido a la masiva inmigración islámica que Francia ya tiene, si sería ya muy tarde garantizar una seguridad total. Le Pen respondió: “A diferencia de Houellebecq, yo soy política. Sé que se pueden poner soluciones para impedir el futuro que describe en su libro. No es tarde, se han hecho cosas mal durante los últimos treinta años, es cierto, pero yo pienso que si tenemos a una patrona como Juana de Arco, que cuando parece que todo está perdido siempre hay un resurgir nacional”.