Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

martes, 15 de septiembre de 2015

Inglaterra: la nueva izquierda.


http://www.gaceta.es/noticias/corbyn-laborismo-gira-extrema-izquierda-13092015-1538


Inglaterra: el laborismo gira a la extrema izquierda.





Arturo García



La inesperada y aplastante derrota frente a David Cameron precipitó la salida de Ed Miliband y la victoria del candidato favorito de Pablo Iglesias.
El 7 de mayo, el partido laborista se encaminaba hacia unos comicios que podían terminar con su candidato, Ed Miliband, en el número 10 de Downing Street y la derrota del conservador David Cameron. Sin embargo, un día después los votantes despertaron a Miliband y a todo el partido de ese sueño, auspiciado por unas encuestas erróneas, y las consecuencias para el laborismo son todavía una incógnita.
La elección del izquierdista Jeremy Corbyn, histórico diputado de 66 años, como nuevo líder del partido, es sólo una muestra más de la deriva que, tras los nefastos resultados electorales, ha tomado el laborismo. El debate está abierto entre los dos bandos del partido y dirigentes como Tony Blair y Gordon Brown ya vislumbran la irrelevancia electoral que este giro hacia la extrema izquierda puede provocar.


Corbyn, que se presentó a las primarias con el objetivo inicial de generar debate en el partido, siempre ha defendido un ideario tradicional de izquierdas. Al contrario que Blair o Brown, que siempre pelearon por la centralidad laborista, el veterano diputado está a favor de la renacionalización de los servicios públicos y el estado del bienestar y contra las armas nucleares. Incluso quiere separar a las mujeres por vagones en el metro.
Además: El favorito de Iglesias en Reino Unido quiere separar a las mujeres
En su larga trayectoria política, que despegó en 1983 al ganar su escaño en los Comunes -el que aún tiene, por el distrito londinense de Islington North-, ha sido el diputado que más veces se ha rebelado contra las directrices del partido.
Desde 2001 ha votado en contra de la línea oficial laborista en más de 500 ocasiones, siendo una de las más destacadas su rechazo a la invasión de Irak de 2003, una de las decisiones más controvertidas del entonces primer ministro Tony Blair.
Blair y Brown, los dos últimos primeros ministros laboristas, ha intentado convencer, sin éxito, a los militantes de que un giro hacia la izquierda radical no es lo que necesita al partido, sino más bien el ingrediente necesario para pasar a un plano de irrelevancia política. Durante los años ochenta y noventa, el laborismo contó con dirigentes como Michael Foot o Neil Kinnock, ambos del ala más radical del partido, y el único rédito electoral fueron dieciocho años  en la oposición.
Una de las claves de la rotunda victoria de Corbyn podría estar en el hundimiento del partido en Escocia, tradicionalmente laborista, donde la mayor parte de los votos fueron a pasar al partido nacionalista escocés (SNP), en horas bajas tras la derrota en el referéndum independentista. Desde el SNP apostaron entonces por un programa de izquierdas, pro-escocés y anti-austeridad que las bases laboristas han interpretado en clave política: más izquierda, más votos.
Alegría en Podemos y el kirchenerismo
"El hecho de que Jeremy Corbyn sea el favorito para ganar las primarias laboristas y dar un giro de 180 grados a la línea impuesta por Tony Blair recuerda hasta qué punto están cambiando las cosas en Europa y hasta qué punto el cambio es posible", decía Pablo Iglesias hace apenas unas semanas. Este sábado, tras confirmarse su victoria, el líder de Podemos no podía estar más contento.
Un Iglesias exultante aseguraba que la victoria de Corbyn era "una gran noticia" y el "siguiente paso para que los cambios en Europa lleguen a la gente". Un discurso muy similar al utilizado tras la victoria de Alexis Tsipras y Syriza en Grecia, cuyas políticas han llevado al país al borde del abismo y a la convocatoria de elecciones anticipadas tras aceptar un acuerdo económico con la UE.
Desde el otro lado del charco también han llegado las felicitaciones para el nuevo líder laborista. En esta ocasión ha sido Cristina Fernández, cuyos últimos meses en el poder se han visto salpicados de escándalos como la muerte del fiscal Nisman, que investigaba una supuesta trama corrupta. La presidenta argentina ha enviado una carta de felicitación al diputado donde asegura que "por fin ha triunfado la esperanza".
"Éste es también el triunfo de todos quienes representamos la voluntad de poner la política al servicio de los pueblos, y la economía al servicio del bienestar de todos los ciudadanos", sentencia.
Preocupación en Downing Street
Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha mostrado su preocupación y ha asegurado que el principal grupo de la oposición, el Partido Laborista, "es ahora una amenaza a la seguridad nacional".

"El Partido Laborista es ahora una amenaza a la seguridad nacional, a nuestra seguridad económica y a la seguridad de sus familias", ha escrito el líder conservador en su cuenta de Twitter.