Estrategia - Relaciones Internacionales - Historia y Cultura de la Guerra - Hardware militar.

Strategy – International Affairs – History and culture of War – Military Hardware.

Nuestro lema: "Conocer para obrar"
Nuestra finalidad es promover el conocimiento y el debate de temas vinculados con el arte y la ciencia militar. La elección de los artículos busca reflejar todas las opiniones. Al margen de su atribución ideológica. A los efectos de promover el pensamiento crítico de los lectores.

Our maxim: “understanding before action”
Our purpose is to encourage the knowledge and the debate of issues connected with art and military science. Selection of articles attempts to reflect different opinions. Beyond any ideological ascription. In order to impulse critical thought amongst our readers.

domingo, 28 de agosto de 2016

Guerrilla paraguaya mató a 8 militares.

http://www.losandes.com.ar/article/guerrilla-paraguaya-mato-a-8-militares







En un golpe sin precedentes, el denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) hizo estallar una poderosa bomba al paso de un camión con jóvenes oficiales. Ocurrió en Arroyito, una zona ganadera a unos 500 km al norte de Asunción.


Hugo Ruiz Olazar, especial desde Asunción

Un espectacular atentado con un número de bajas y características sin precedentes sacudió ayer a Paraguay y abrió un racimo de incógnitas sobre la actividad cada vez más mortífera de un grupo guerrillero atrincherado desde hace ocho años en el norte del país.

Son 8 los oficiales de una patrulla del ejército asesinados en el ataque ocurrido en un camino vecinal de Arroyito, en el departamento de Concepción, distante a 500 kilómetros al norte de Asunción.

Los atacantes serían los miembros de un comando del denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), una guerrilla que comenzó a operar en 2008 pero nunca había cometido un golpe de este nivel destructivo. El gobierno suspendió ayer todas las actividades después de conocer la noticia que sacudió al país.



Según los testigos y funcionarios, a las 9 de ayer el vehículo de los oficiales que pertenecían a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) fue volado con explosivos colocados en el camino. Cuando los militares lograron salir del móvil, fueron ametrallados. Seis murieron instantáneamente y otros dos poco después, cuando se intentaba auxiliarlos.

“Fue una emboscada cobarde del tipo que nos tiene acostumbrados este grupo terrorista”, dijo el ministro del Interior, Francisco de Vargas, a los periodistas. “Colocaron explosivos en el camino donde debía transitar la patrulla de rutina. Por la forma de actuar creemos que se trata de un ataque del EPP”, agregó el secretario de Estado.

Se trata del mayor número de bajas que acusa esta denominada Fuerza de Tareas que une a militares con policías en tareas represivas. Portavoces de la FTC recordaron que con las víctimas de ayer, el EPP superó los 60 asesinatos, en su mayoría militares y policías, ganaderos y peones de estancia. Entre los muertos figuran un subteniente, y el resto son sargentos primero y segundo. No había soldados rasos.

Los cuerpos fueron trasladados hasta el hospital regional de Concepción, en la capital del departamento.

Ayer por la mañana, en el lugar se congregaron decenas de familiares y una multitud de vecinos de la zona rural que, entre gritos y sollozos, vieron desfilar los ataúdes de los soldados caídos, en su mayoría, de entre 20 y 22 años.

Los militares prestaban servicio en una llamada Sub Área de Pacificación desplegada en esa zona precisamente para reprimir la actividad de esta guerrilla.

La emboscada se produjo en un camino vecinal despoblado, distante a unos escasos 7 kilómetros de la ruta que une Concepción con Asunción, en el distrito de Arroyito.

El ministro De Vargas relató que los guerrilleros detonaron la bomba enterrada en un arenal al paso del vehículo con un sistema de control remoto. El explosivo era de muy alto poder. La patrulla quedó con el habitáculo totalmente destruido. Los asesinos remataron a los sobrevivientes y se llevaron sus armas, según el relato oficial de la FTC.

El EPP es una misteriosa organización, con algunos líderes presos, que se identifica con confusos rótulos de “anarcocomunismo” y “ambientalismo”. Según los especialistas, cuenta con una reducida fuerza armada, posiblemente unas decenas, según las fuerzas de seguridad, aunque otras fuentes sostienen que serían cientos.

El lugar donde operan es una rica región ganadera. Investigaciones de la Fuerza de Tareas señalan que el EPP maneja unos U$S 3 millones, que lograron con secuestros y extorsiones a modo de “impuestos de guerra” pagados por hacendados para evitar ser atacados.

En 2012 se desprendió del EPP otro grupo denominado Asociación Campesina Armada, cuyos líderes fueron abatidos por fuerzas de seguridad.

El EPP mantiene en cautiverio al suboficial de policía Edelio Morínigo y a los colonos menonitas Abraham Fehr y Franz Wiebe, por los cuales pide rescate. Entre el más de medio centenar de víctimas que han acumulado en estos años, hay al menos 29 oficiales, tanto del ejército como de la policía, y una treintena de civiles.

 Qué es el Ejército del Pueblo Paraguayo

El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP por sus siglas) es un grupo armado autodefinido marxista-leninista con tendencia “anarcocomunista” y “ambientalista” que opera en Paraguay, en algunos distritos del noroeste del país, especialmente en el departamento de Concepción.

Orígenes. Según un documento encontrado en Horqueta, el grupo se habría constituido como tal el 1 de marzo de 2008, y contaba por entonces con 15 militantes. Actualmente, según fuentes de inteligencia del gobierno, cuenta con entre 50 y 200 miembros.

Atentado en la capital. El 29 de abril de 2009, el grupo armado se atribuyó la colocación de una bomba dentro del Palacio de Justicia de Asunción. El artefacto fue descubierto antes de estallar por una empleada de limpieza, tras lo cual un policía lo trasladó fuera del edificio, donde lo hizo explotar.

Entrenamiento con las FARC. En agosto de 2009, la Fiscalía General del Estado paraguayo anunció que poseía evidencias suficientes que comprobaban una relación entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el EPP. Dicha afirmación nunca fue confirmada.

Por su parte, el EPP niega tener vínculos con las FARC y denuncia que el gobierno y los medios usan como estrategia y propaganda acusar al EPP de tener vínculos con narcotraficantes.